Mundo

Los postulantes: Scioli y Macri

Dos posturas radicalmente opuestas se enfrentan en las urnas durante esta jornada. El vecino país se debate entre el continuismo y el cambio.

Daniel Scioli obtuvo el 36,86% y Mauricio Macri el 34,33%

Los candidatos Daniel Scioli (izq.) y Mauricio Macri.

La Razón (Edición Impresa) / AFP / BUENOS AIRES

00:00 / 22 de noviembre de 2015

El oficialista es un deportista de temple que se reinventó tras accidente

Daniel Scioli apeló a su espíritu deportivo, dejó atrás al eterno conciliador y sacó las garras para tomar el timón del último tramo de la campaña hacia el balotaje de hoy, empecinado en convencer que es el mejor preparado para ser el presidente de Argentina.

A sus 58 años, el candidato del oficialista Frente para la Victoria, el partido de la presidenta peronista de centroizquierda Cristina Fernández, recibió un duro cimbronazo en la primera vuelta del 25 de octubre.

Se impuso pero con un resultado muy lejos de lo esperado (37% sobre 34,1%), y vivió como una derrota los apenas tres puntos que le sacó al conservador Mauricio Macri, quien salió triunfal hacia el balotaje, con los sondeos posteriores a su favor.

Pero este excampeón de motonáutica, que saltó hace 25 años del deporte a la política y avanzó sin prisa pero sin pausa, atravesó todos los temporales con la aspiración presidencial como meta, sin tirar la toalla tan rápidamente.

El exvicepresidente de Néstor Kirchner (2003/2007) y gobernador desde 2007 de la provincia de Buenos Aires, donde viven 16 de los 40 millones de argentinos sufrió la derrota en su propio distrito.

Se vio a un Scioli desencajado primero y que tambaleó por el cross en la mandíbula recibido, pero que pudo recomponerse.

Como muestra de su temple y su tenacidad, supo reinventarse y se hizo zurdo tras un grave accidente que casi le costó la vida y le amputó el brazo derecho, cuando en 1989 corría los mil metros del delta del río Paraná al mando de su lancha.

“Si me pude adaptar a ese accidente terrible que tuve, cómo no me voy a adaptar. Asumo el reclamo del 25 de octubre”, dijo al incorporar propuestas para captar indecisos y votantes de otros candidatos.

El opositor es empresario, busca poner fin a un gobierno de 12 años

Mauricio Macri, surgido de la alta sociedad, adalid del libre mercado e hijo del dueño de un imperio de negocios, se perfila como el primer líder de la derecha liberal que puede llegar al poder por el voto popular en la historia argentina.

Nunca antes un representante de lo que llaman establishment, rico de cuna y graduado en una universidad privada en un país que valora sus universidades públicas, estuvo tan a tiro de ser presidente en comicios libres, en el balotaje que librará hoy con Daniel Scioli.

Si gana la segunda vuelta, como indican los sondeos, será el primer jefe de Estado desde que se instituyó el voto (en 1916) que no pertenece ni al partido peronista ni al radical socialdemócrata, las dos grandes fuerzas populares en 100 años de vida política en Argentina.

Otros derechistas fueron mandatarios pero a través de fraudes o golpes de Estado.

“El mercado va a fijar el tipo de cambio, no vamos a intervenir”, se pronunció este año ante los 400 empresarios más poderosos de la tercera economía latinoamericana. La frase sintetiza el pensamiento de Macri, al finalizar un ciclo de 12 años de gobiernos peronistas de centroizquierda que regularon el tipo de cambio.

De profesión ingeniero, nació hace 56 años en la ciudad de Tandil, un polo de rica producción agropecuaria en la pampa húmeda. Su padre, Franco Macri, nacido en Italia y nacionalizado argentino, es un influyente magnate.

“Siempre pensé que mi hijo debía dedicarse a dirigente deportivo y a la política. Iba a ser exitoso”, dijo una vez en una rueda íntima Franco Macri al hablar de la carrera de su hijo, que llegó a ser gerente del holding.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia