Mundo

Macri gana las presidenciales en Argentina y anuncia una nueva era

El conservador Mauricio Macri, adalid de la economía de mercado, anunció un “cambio de época” en Argentina, tras ganar la presidencia en el balotaje frente al candidato del gobierno peronista, Daniel Scioli, y poner fin a 12 años de kirchnerismo.

Infografía: La Razón/Fuente: Cámara Nacional Electoral Argentina

Infografía: La Razón/Fuente: Cámara Nacional Electoral Argentina

La Razón (Edición Impresa) / AFP / Buenos Aires

03:26 / 23 de noviembre de 2015

El conservador Mauricio Macri, adalid de la economía de mercado, anunció un “cambio de época” en Argentina, tras ganar la presidencia en el balotaje frente al candidato del gobierno peronista, Daniel Scioli, y poner fin a 12 años de kirchnerismo.

“Es un día histórico. Un cambio de época. Un tiempo que no puede detenerse en revanchas o ajustes de cuentas. (Vamos) a construir una Argentina con pobreza cero, derrotar al narcotráfico y mejorar la calidad democrática”, dijo ante miles de partidarios, en medio del cotillón tradicional de su partido, con globos y papelitos de colores, con música de rock y de cumbia argentina.

La diferencia final de casi tres puntos reveló un comicio muy reñido, en el que Macri sumó 51,4% de votos, frente a 48,6% de Scioli, escrutadas el 99,17% de las mesas (a las 01.45 de hoy). La presidenta Cristina Fernández llamó por teléfono a Macri para felicitarlo y acordaron reunirse mañana en la residencia oficial de Olivos.

Reconocimiento. “Felicito a Macri por su victoria”, indicó Scioli al admitir su derrota. Una multitud de sus partidarios en la Plaza de Mayo entonó cánticos, sin mostrar sorpresa por un resultado que anticipaban los sondeos.

Macri, un ingeniero de 56 años, fue electo para un mandato de cuatro años y en los primeros dos estará forzado a establecer alianzas en el Congreso, donde el kirchnerismo tiene mayoría absoluta en el Senado y es la primera fuerza en Diputados.

El macrismo ha prometido liberar el mercado de cambios, impulsar la iniciativa privada como motor, reordenar el Estado, reanudar vínculos dañados con las potencias desarrolladas y arreglar una deuda en litigio judicial con fondos especulativos en Nueva York.

También anticipó que pedirá aplicar la cláusula democrática y suspender a Venezuela del Mercosur (Mercado Común del Sur) por tener presos políticos, afirmó, entre ellos a Leopoldo López, cuya esposa Lilian Tintori celebró en el comando de campaña de Macri.

En la sede de campaña el clima fue de fiesta y euforia por el triunfo de su alianza Cambiemos, forjada junto con los radicales de la UCR (socialdemócratas).

“Esto es historia”, dijo Marcos Peña, jefe de campaña de Macri e ideólogo del Pro (Propuesta Republicana, derecha) el partido del nuevo mandatario.

El presidente electo sucederá a Cristina Fernández, en el mando desde 2007, y viuda del fallecido presidente Néstor Kirchner (2003-2007). Fueron 12 años de kirchnerismo en el poder.

La participación fue del 78% de los más de 32 millones de electores registrados en este balotaje, el primero en la historia argentina. Macri asumirá el 10 de diciembre. En la primera vuelta, el 25 de octubre, Scioli obtuvo 37,0% de los votos frente a Macri (34,1%).

Celebración. Los festejos se extendieron al Obelisco de la capital, donde seguidores del nuevo presidente celebraban descorchando botellas de champán.

Macri capitalizó el voto contra el kirchnerismo y su fuerza electoral descansa en las grandes urbes del centro.

“Yo voté por Macri para que cambie algo en el país. A mí me tocó de muy cerca la inseguridad, lo mataron a mi hermano, en la calle, por nada. Esperemos que eso cambie”, indicó Ángeles Rodríguez, una empleada de 24 años.

Es la primera vez que un líder liberal de derecha llega al poder por las urnas en elecciones, sin una dictadura que lo sostenga, ni fraudes o candidatos proscriptos.

Antes, pocos creían en Macri. Era el símbolo de la antipolítica. Lo eligieron diputado y se dormía en su banca. “Si no te dormís por aburrimiento, no sos normal”, se defendía. Tenía hasta dificultades de dicción e inexperiencia política.

Impuso una voluntad férrea. Ganó las elecciones a alcalde y logró la reelección en Buenos Aires.

Empezó a ser un rival de temer, tanto que al final de la campaña del balotaje, Scioli se empeñaba en crear miedo por el origen e ideología derechista de su adversario.

Más información

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia