Mundo

Aún buscan a 40 ocupantes del crucero que naufragó en Italia

Desastre. El crucero Costa de Concordia aparece encallado frente a la isla de Giglio en Italia, donde se hundió tras zarpar con más de 4.000 ocupantes.

Desastre. El crucero Costa de Concordia aparece encallado frente a la isla de Giglio en Italia, donde se hundió tras zarpar con más de 4.000 ocupantes.

AFP / Isla de Giglio (Italia)

00:05 / 15 de enero de 2012

Los socorristas italianos buscaban a 40 personas que permanecen desaparecidas en el accidente que se produjo cuando encalló un crucero con más de 4.000 personas a bordo en Toscana, en la costa oeste de Italia, y que provocó la muerte de un peruano y dos franceses.

La Fiscalía de Gressetto decidió anoche la encarcelación del comandante del Costa Concordia, Francesco Schettino, después de varias horas de interrogatorio, coincidiendo con el inicio de una polémica por la trayectoria seguida por el barco, demasiado cerca de la costa según testigos.

La capitanía del puerto de Livorno, que coordina las labores de socorro, informó anoche que unas 40 personas que figuraban en las listas de ocupantes del Costa Concordia no fueron localizadas aún. La capitanía aclaró que eso no significa que se encuentren desaparecidas, “puesto que podrían no haber sido registradas” a su llegada a tierra.

Fuentes diplomáticas francesas en Roma informaron a la AFP que dos de los tres fallecidos confirmados son turistas franceses, mientras que el tercero es un miembro del equipaje de nacionalidad peruana, según informaciones en Italia. Los cuerpos de las tres víctimas mortales, que aparentemente se ahogaron, se encuentran en la morgue de Orbetello, ciudad situada frente a Giglio. La Fiscalía ordenó su autopsia. Fuentes médicas dijeron que había además unos 40 heridos, dos de ellos graves.

En el barco viajaban 4.231 personas, a saber, más de 3.000 turistas de diferentes nacionalidades, aunque la mayoría italianos, y un millar de miembros de la tripulación. La Cancillería brasileña indicó que los 53 ciudadanos de esta nacionalidad que viajaban en el barco (47 turistas y 6 tripulantes) están a salvo. Lo propio hizo la embajada argentina en Roma con respecto a los 18 argentinos que iban a bordo.

Los rescatados fueron trasladados este sábado desde Giglio al puerto de Santo Stéfano, en la península de Argentario, costa oeste italiana. En la isla sólo quedan ya los socorristas, buceadores y nueve miembros de la tripulación que ayudan a orientarse a los socorristas en las entrañas del barco, un inmenso paquebote de 290 metros de eslora que se encuentra recostado sobre el lado izquierdo, en parte submergido.

Algunos de los viajeros compararon los momentos vividos a las escenas de pánico del Titanic. El Costa Concordia realizaba un crucero de una semana por el Mediterráneo cuando chocó aparentemente contra una roca cerca de la isla de Giglio, en el sur de la Toscana.

Muchos de los pasajeros se encontraban cenando cuando encalló el buque y por el pánico algunos saltaron al agua helada. Una pasajera periodista, Mara Parmegiani, denunció a la televisión la falta de preparación de la tripulación, afirmando que el “personal no estaba para nada adaptado, hubo problemas cuando los botes salvavidas fueron bajados al mar y el piloto (del suyo) tuvo que ser reemplazado”. La mujer también afirmó que algunos chalecos salvavidas “no funcionaban, así como las lámparas” de emergencia.

Algunos turistas franceses trasladados ayer a Marsella (sureste de Francia) denunciaron la “mala organización para desembarcar los botes, muchos empujones y después, en tierra, nada” para acogerles. Joël Pavageau denunció que se tardó 45 minutos en dar la orden de evacuación. “Nos pedían mantenernos sentados, cuando el barco ya se hundía”, criticó.

Revive el recuerdo del Titanic

-“Era plena noche, hemos tenido todos mucho miedo, pero hemos tenido suerte de estar cerca de tierra” firme, en concreto una de las puntas de la isla rocosa de Giglio, explicó a la AFP, José Rodríguez, un hondureño de 43 años que trabajaba en el crucero como barman.

-“Parecía una película. Empezamos a correr para llegar arriba y ahí nos dijeron que fuéramos al camarote. Nos aseguraban que no era más que un desperfecto técnico”, declaró al canal de televisión Todo Noticias, Jonathan Balaban, uno de los 18 argentinos que viajaban en el barco. “Iba perfecto hasta que fuimos a cenar”, dijo. EFE

Ya hablan de las causas del hundimiento

Para el único periodista de la isla de Giglio, Giorgio Fanculli, a cargo de la web www.giglionews.it, la causa del naufragio es que el barco pasó “demasiado cerca, mucho más de lo habitual” de la costa y golpeó una roca.  El director general de la compañía Costa Crociera, dueña del Costa Concordia, Gianni Onorato, manifestó su “gran dolor a las personas que sufren” y negó que el barco se desviara de su trayectoria habitual. “No es correcto decir que el barco estaba fuera de su ruta”, declaró. 

El comandante Francesco Schettino, horas antes de ser detenido, declaró que “según la carta náutica, debería haber habido suficiente agua” bajo el barco para no encallar.Para Onorato, lo único cierto es que el barco “ha golpeado una roca” y que las labores de evacuación se vieron dificultadas por la súbita inclinación.

En el Costa Concordia viajaban 177 españoles, 107 latinoamericanos —de Brasil, Argentina, Perú, Venezuela, Chile, Cuba, México, Ecuador, Colombia, República Dominicana y Uruguay— y un andorrano, además de casi un millar de italianos, 569 alemanes y 462 franceses, los tres países con mayor número de pasajeros antes que los turistas de España.

El naufragio se produjo a las 21.40 cuando el barco se dirigía desde el puerto de Civitavecchia, a 70 kilómetros al norte de Roma, hacia Savona (noroeste de Italia), etapa de un crucero por el mar Mediterráneo que tenía escalas en Barcelona y Palma de Mallorca, en España, así como Palermo y Cagliari, en Italia, y Marsella, en Francia.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia