Mundo

La carta que puso a Bolivia como otro aliado de los nazis

Los servicios secretos de EEUU y Reino Unido  crearon una falsa conjura

Fotografías. Una exposición de la guerra en el Congreso, en 2005.

Fotografías. Una exposición de la guerra en el Congreso, en 2005. La Razón-Archivo.

La Razón (Edición Impresa) / Yuri Flores / La Paz

01:45 / 08 de mayo de 2015

En junio de 1941, a casi dos años de comenzada la Segunda Guerra Mundial, agentes de Inteligencia de EEUU y Reino Unido infiltraron una misiva en las valijas diplomáticas bolivianas desde Alemania, para hacer creer que desde Bolivia se conjuraba una acción bélica hacia Latinoamérica a favor de los nazis.

El historiador militar general Tomás Peña y Lillo relató a La Razón que el propósito de los países Aliados (Reino Unido, Francia, Polonia, Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y otros), en especial de EEUU, era el evitar que las naciones sudamericanas se alinearan al Gobierno alemán y a la Potencia del Eje (Alemania, Italia y Japón).

La carta presuntamente fue escrita por el agregado militar boliviano en Berlín, mayor Elías Belmonte, y enviada al embajador de Alemania en la ciudad de La Paz, Ernest Wendler, con quien supuestamente se conjuraba el plan para provocar el golpe de Estado al entonces mandatario de Bolivia, Enrique Peñaranda.

“Hicieron una conjura para hacer creer que el agregado militar boliviano en Alemania, que era el mayor Elías Belmonte, envió una misiva en la que se declara una conjura para tomar el poder y apoyar a la Alemania nazi. Lo único que necesitaban era que se declare la guerra para que no tuvieran representación diplomática ni posibilidad de que sus barcos encallen en puertos latinoamericanos”, relató el historiador. 

Peña y Lillo señaló que existía la intención de EEUU de obtener los recursos naturales de Bolivia, como el estaño, que era demandado para la fabricación de armamento para la guerra.  Belmonte fue designado en junio de 1940 y un año después se conoció el incidente diplomático que derivó en su baja de las Fuerzas Armadas (FFAA) y la remoción del Encargado de Negocios boliviano en Berlín, Alfredo Flores.

MISIVA. La supuesta carta enviada por Belmonte a Wendler, decía: “He sido informado por amigos de la Wilhelmstrasse (sede del ministerio de Asuntos Exteriores en Berlín-F. K.) que, según informes que ellos recibieron, se acerca el momento de pasar a los hechos y liberar a un pobre país de un gobierno débil con rasgos enteramente capitalistas”. “Yo iría más lejos aún: el golpe de Estado debe tener lugar a mediados de julio y yo lo considero como el momento apropiado, pues, conforme a las noticias que he obtenido del ministerio de Asuntos Exteriores de Berlín, me regocijo en ver que todos los cónsules y amigos en toda la república boliviana han preparado el terreno y han organizado nuestras fuerzas inteligentes y con energía”.

La nota explicaba que Belmonte supuestamente llegaría a Cochabamba en paracaídas y que los demás militares de La Paz, Santa Cruz y Trinidad (Beni) arribarían al centro del país en bicicletas, “ya que los automóviles y camiones son bulliciosos”.

La Razón accedió a la correspondencia entre Bolivia y Alemania de 1940-1942, que se encuentra en el Archivo Diplomático de la Cancillería del Estado. En la documentación se refleja que el impasse generó la declaratoria de persona no grata al embajador alemán Ernest Wendler, a quien se dio un plazo de tres días para abandonar el territorio.

El Gobierno teutón actuó de la misma manera con el Encargado de Negocios de Bolivia e hizo conocer su protesta “enérgica” por la determinación. El canciller boliviano Alberto Ostria inmediatamente designó a José Saavedra como nuevo representante de la legación boliviana.

Luego, el 4 de diciembre de 1943 se dio la ruptura de relaciones entre los dos países y la declaratoria de guerra de Bolivia a Alemania, con lo que se cumplió el propósito de EEUU. Belmonte negó haber escrito esa misiva y aclaró públicamente en Berlín que el Gobierno boliviano tomó “desusadas” medidas contra el ministerio de la Gran Alemania, “basándose en una carta que dicen que yo he escrito al ministro Wendler en La Paz y que el Gobierno boliviano, como ha publicado, ha recibido de una potencia extranjera”, dijo.

Antes de su muerte, a finales de los 70, el agente inglés Montgomery Hyde publicó en sus memorias que, con apoyo de los agentes norteamericanos, infiltró la carta para generar un conflicto diplomático entre Bolivia y Alemania. Tras la revelación, el presidente Wálter Guevara (1979) y las FFAA restituyeron a Belmonte  y lo ascendieron a general como especie de resarcimiento. 

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia