Mundo

El desempleo refluye en Brasil y da un alivio a Temer

En el periodo abril-mayo, el paro cayó a 13%, con 13,5 millones de personas en busca de un empleo, frente a 13,7% y 14,2 millones del trimestre anterior.

Michel Temer

Michel Temer Foto: EFE

La Razón Digital / Jorge Svartzman, AFP / Río de Janeiro

13:48 / 28 de julio de 2017

El desempleo en Brasil registró en el segundo trimestre su primer "retroceso significativo" desde fines de 2014, cuando el país se dirigía hacia la peor recesión de la historia, un dato que podrá dar algún alivio al impopular presidente Michel Temer, amenazado por denuncias de corrupción.

En el periodo abril-mayo, el paro cayó a 13%, con 13,5 millones de personas en busca de un empleo, frente a 13,7% y 14,2 millones del trimestre anterior, precisó el viernes el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE).

La evolución del segundo trimestre no consigue recuperar sin embargo los niveles del mismo periodo del año pasado, cuando el índice de desempleo era de 11,3% y había 11,6 millones de personas en busca de trabajo.

La estadística sorprendió pese a todo a los analistas, que apostaban mayormente por una estabilización en torno a un 13,3% o incluso por un retroceso del empleo.

El IBGE divulga mensualmente datos que ya venían apuntando una caída del desempleo desde abril. Los publicados el viernes marcan el tercer reflujo mensual consecutivo de ese flagelo social.

Se trata "del primer retroceso estadísticamente significativo de ese índice desde el trimestre octubre-diciembre de 2014", señaló el IBGE.

El punto de referencia no es anodino: en ese momento, el índice era de 6,5%, uno de los más bajos de la década, con 6,4 millones de personas en procura de una actividad remunerada. Pero la mayor economía latinoamericana entraba en una espiral infernal de recesión con alta inflación, que la sumió en la peor crisis de su historia.

El PIB brasileño registró dos años consecutivos de contracción y solo tuvo su primer resultado positivo en el primer trimestre de este año (+1%), en comparación con el periodo anterior.

La crisis fue de par con convulsiones políticas que en 2016 provocaron la caída de la presidenta de izquierda Dilma Rousseff, sustituida por su vicepresidente, el conservador Michel Temer, que llegó con un duro programa de ajustes para intentar recuperar la confianza de los inversores.

Temer ya logró bloquear los gastos públicos durante 20 años y aprobar una reforma de flexibilización del mercado laboral, aunque la llave maestra de los ajustes -la reforma de las jubilaciones- está trabada por las acusaciones de corrupción que tienen en la mira al mandatario y a muchos de sus ministros y aliados.

La semana próxima, la Cámara de Diputados decidirá si encamina a la corte suprema o si archiva una denuncia de corrupción pasiva contra el jefe de Estado, que ostenta un índice de aprobación de apenas 5%, el peor desde el retorno de la democracia en 1985.

Argumentos para Temer

El gobierno podrá sumar así el reflujo del paro al control de la inflación (3% en la medición a 12 meses), dos datos de fuerte impacto en la población, para demostrar que su programa funciona y que quienes lo apoyen pueden verse recompensados en las elecciones generales de octubre de 2018.

El dato puede servir además para moderar el impacto del enorme rojo fiscal y escamotear las divisiones entre el ministro de Hacienda, Henrique Meirelles, partidario de recortes y aumentos de impuestos a ultranza para cumplir con unas metas cada vez más comprometidas, y los sectores industriales que piden aflojar las riendas.

El déficit primario (previo al pago de intereses de la deuda) a doce meses se situaba en junio en 2,62% del PIB, indicó este viernes el Banco Central, en tanto que el gobierno quiere reducirlo a 2,1% en diciembre.

El reflujo del desempleo "es positivo", pero "no veo con tanto optimismo como el gobierno" los últimos datos, afirmó el analista independiente Felipe Queiroz.

La caída "no significa necesariamente una recuperación, porque [el nivel de desempleo] era muy elevado, agregó.

Y "con un nivel de ociosidad [de la capacidad industrial] tan elevado, cualquier alteración en el nivel de la demanda tendrá un efecto significativo" en el mercado de trabajo, explicó.

El indicador de evolución de la capacidad industrial medido por la Confederación Nacional de Industria (CNI) cayó incluso de 53,8 puntos en mayo a 47,7 puntos en junio (por debajo de los 50 puntos, marca una contracción del empleo en el sector), aunque la entidad sigue apuntando un escenario de recuperación.

Además, las reformas impulsadas por Temer tienden a crear "una rotación mayor" en el mercado de trabajo, pero eso "no significa que están generando empleos", subrayó Queiroz. (28/07/2017)

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia