Mundo

El diálogo Cuba-EEUU comenzó en secreto en 2012

Reserva. Los negociadores se habrían reunido nueve veces.

Esperanza. En los balcones de las casas en La Habana flamean banderas de EEUU y Cuba. Foto: AFP

Esperanza. En los balcones de las casas en La Habana flamean banderas de EEUU y Cuba. Foto: AFP

La Razón (Edición Impresa) / Eduardo Chávez / La Paz

00:00 / 21 de diciembre de 2014

Barack Obama se acercó a Raúl Castro. Se saludaron. Castro sonrió. El encuentro ocurrió en diciembre de 2013, en el funeral de Nelson Mandela en Johannesburgo (Sudáfrica). Fue breve, duró seis segundos.

La cordialidad entre los presidentes de EEUU y de Cuba sorprendió al mundo. Ambos llevaban medio año embarcados en un proyecto secreto: el deshielo en las relaciones entre dos países enfrentados más de medio siglo.

Así cuenta El País lo que denomina la caída del muro del Caribe, el último de la Guerra Fría en América, y reconoce que es el resultado de un esfuerzo que se gestó en 2009. Ese año, Obama —un senador novato que, con una retórica ilusionante, prometía hablar con los enemigos de su país y arreglar el mundo— llegó a la Casa Blanca. Pero no fue hasta la primavera de 2013 cuando el Presidente de EEUU, en su segundo y último mandato, autorizó el inicio de unas negociaciones en las que, además de emisarios de los gobiernos de ambos países, han participado el Vaticano, como mediador, y Canadá y el propio Vaticano como anfitriones de al menos nueve reuniones.

Ésta es una primera aproximación, elaborada a partir de entrevistas y declaraciones de protagonistas y observadores, de la negociación. El diario madrileño describe a sus protagonistas como jóvenes asesores de la Casa Blanca —personajes que se parecen más a actores de la serie El Ala Oeste que a negociadores de la Guerra Fría—, veteranos emisarios del aparato diplomático más antiguo de la tierra, el Vaticano, y representantes de Cuba. 

Las negociaciones comenzaron en junio de 2013 en Canadá, pero la prehistoria de la negociación comenzó casi un año y medio antes. A principios de 2012, el senador demócrata Patrick Leahy y su asesor Tim Rieser abordaron el caso con las autoridades cubanas, incluido el presidente Raúl Castro, y “cómo podía llevar a algo más grande”, recuerda Rieser. Se lo comunicaron a la Casa Blanca. “Leahy sintió que éste era el momento, con Obama en la Casa Blanca, de intentar mover nuestra relación con Cuba hacia otro lugar y sabíamos que eso iba a requerir traer a Gross de vuelta”, explica el asesor del senador.

En la primavera de 2013, el Presidente de EEUU autorizó “discusiones exploratorias”, para lo que designó a dos emisarios atípicos: su escritor de discursos y consejero predilecto en política exterior, Ben Ben Rhodes, y un diplomático nacido en Honduras con experiencia en asuntos cubanos, Ricardo Zúñiga.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia