Mundo

Ocho personas mueren tras explosión en Beirut

El balance de víctimas es de ocho fallecidos y casi 80 heridos, según el cuerpo de bomberos. Un coche bomba ha saltado por los aires en el distrito residencial y comercial de Ashrafiyeh.

La Razón Digital / El País / Jerusalén (Beirut)

11:21 / 19 de octubre de 2012

Al menos ocho personas han muerto a causa de una explosión registrada el mediodía del viernes en Ashrafiyeh, un barrio cristiano de Beirut. Casi 80 personas resultaron además heridas, según fuentes del cuerpo de bomberos.

La deflagración provocó una densa nube de humo negro acompañada de llamaradas, según las imágenes que fueron llegando de la capital libanesa. Los marcos de las ventanas de los edificios circundantes se desencajaron y algunos tramos de balcones se desplomaron. Numerosos vehículos estacionados en la zona quedaron también destrozados.

"Acabábamos de cerrar para ir a comer", explica la dueña de una papelería de la calle Alfred Naqash mientras recoge los cristales esparcidos de lo que era el escaparate del local. Prácticamente ninguno ha quedado en pie en varios cientos de metros a la redonda. La explosión ha podido escucharse desde otros barrios alejados de la zona como Mar Mikhail, a unos dos kilómetros del lugar del atentado.

La explosión se produjo en un momento del día en el que las calles del centro de Beirut se encuentran normalmente muy concurridas. Ashrafiyeh es un barrio residencial de mayoría cristiana. Alberga además numerosos restaurantes y elegantes cafés. La explosión ha afectado la sede del cristiano Partido Falangista, enfrentado con Damasco. "No podemos seguir así. Llevamos advirtiendo un año. Ya basta", aseguró el líder falangista Sami al Gemayel, cuyo hermano fue asesinado en noviembre de 2006, citado por la agencia Reuters.

Pese a la fragilidad política libanesa, Beirut ha permanecido en relativa calma en los últimos meses. Los enfrentamientos en el pequeño y fragmentado país se han centrado en el norte, y en general en las zonas cercanas a la frontera con Siria. El sangriento conflicto sirio, fruto de la represión del régimen de Damasco de las protestas nacidas al calor de la primavera árabe, corre el riesgo de contagiarse a Líbano, el país vecino. La oposición acusa a Hezbolá, la milicia chií que domina la vida política libanesa de apoyar y combatir del lado de las tropas gubernamentales.

Sin embargo, el peligro de que la guerra civil siria acabe contagiándose a su vecino es cada vez mayor, no sólo por la participación de Hezbolá, sino porque muchas de las divisiones sectarias que marcan los combates en Siria también tienen su reflejo en Líbano. Este país vivió un salvaje conflicto entre 1975 y 1990, pero nunca ha acabado de pacificarse del todo.

Varios miembros del Parlamento libanés, pertenecientes a la oposición, han relacionado el atentado con el conflicto en la vecina Siria. "No hay duda de que el régimen sirio [del presidente Bachar el Asad] está detrás", ha afirmado rotundo Carlos Eddé, líder del Bloque Nacionalista Libanés, un partido secular adscrito a la coalición 14 de Marzo.

"Al Asad quiere extender el estado de guerra civil para justificar la violencia", ha dicho. El otro dedo señalaba también a Hezbolá y Irán: "No hay duda de quién es responsable", ha dicho, "solo un grupo tiene la posibilidad de utilizar explosivos [en Líbano]".

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia