Mundo

Para la funcionaria consular boliviana, muerte anunciada

Desaparecida. Ayer se confirmó su destino fatal en el tren argentino

Recordatorio. En el domicilio de la familia Lezano en Sucre se erigió una capilla ardiente para Nayda.

Recordatorio. En el domicilio de la familia Lezano en Sucre se erigió una capilla ardiente para Nayda. Foto: Yubert Donoso

La Razón / Alfredo Grieco, Yuvert Donoso

02:02 / 24 de febrero de 2012

Todo el miércoles, Nayda Tatiana Lezano Aranda fue dada como desaparecida por el Consulado de Bolivia en Buenos Aires, donde trabajaba. Ayer jueves se supo que había muerto. La sede consular queda en la misma estación de Once, escenario de la tragedia ferroviaria bonaerense.

La confirmación llegó ayer jueves a la 01.00. Durante el día y la noche del miércoles, el Consulado General de Bolivia en Buenos Aires había dado por desaparecida a su funcionaria. La búsqueda de Marcelo Edwin Ojeda Ortiz, su marido, también llegó al peor desenlace. Su esposa había fallecido. Estaba embarazada de seis meses y su muerte hace que sus tres hijos se queden en la orfandad.

Hacía ocho años que Nayda Lezano vivía en Argentina y desde hace un año trabajaba en el Consulado. Se había recibido de abogada en Sucre, su ciudad de origen, y en Buenos Aires estaba esperando la revalidación de su título universitario para practicar en Argentina.

En diálogo con la radio Erbol, el cónsul boliviano en Buenos Aires, Ramiro Tapia, explicó que Nayda estaba a punto de entrar en licencia por maternidad, dado lo avanzado de su embarazo. También declaró que la asegurada de riesgos del trabajo (ART, en Argentina) había dispuesto la autopsia de la funcionaria para después proceder a un velorio y a la eventual repatriación de los restos.

Todos coinciden en que era una madre que amaba a sus hijas, trabajadora y muy emprendedora, dijo a La Razón la periodista radial boliviana que trabaja en la capital argentina, Lilia Camacho Callisaya, que habló con su hermana Arminda y también con su cuñado, Juan Carlos Durand.

Fue él quien acompañó a Marcelo en el angustioso recorrido por los hospitales, cuando las esperanzas se iban desvaneciendo. “Sus esperanzas se desvanecieron en la noche y desde las 22.00 del miércoles ya se iban preparando para la peor noticia aunque guardaba algo de luz”, explica la periodista Camacho. Los padres de Nayda viajaron ayer hasta Buenos Aires para realizar trámites legales y recoger el cuerpo de su hija. La familia no determinó aún si sus restos serán repatriados o no hasta Sucre, su ciudad natal.

La Razón dialogó en Sucre con Giovanna, hermana de Nayda, la mayor de seis hermanos. Confirmó que sus papás Valerio y Yolanda se trasladaron por sus propios medios a la capital argentina. “Han viajado para recoger el cuerpo de mi hermana, porque no nos quieren entregar”, lamentó acongojada por la pérdida.

Giovanna comentó que el esposo de Nayda no pudo recoger el cuerpo. Para ello, se requiere que los padres cumplan con los trámites legales. También dijo que la intención de sus familiares es repatriar el cuerpo hasta Sucre, pero todavía no se tomó una decisión última al respecto.

En el domicilio de la familia Lezano en Sucre, ubicado en el barrio Canadá, se erigió una capilla ardiente para recordarla, que ayer era visitada por los familiares más cercanos de manera reservada. Giovanna dijo que si Nayda es enterrada en Buenos Aires, ese día se ofrecerá una misa en la ciudad.

Periodismo del dolor

LimitaciónEl equipo de psicólogos que atiende a familiares de las víctimas en Buenos Aires recomendó a la prensa no insistir en buscar más datos personales de los fallecidos con familiares directos, para facilitarles el luto.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia