Mundo

Los 39 ministros del nuevo Gabinete de Dilma Rousseff juran a sus cargos

La mandataria, que agradeció a los ministros que la acompañaron en su primer mandato, llamó uno por uno a los integrantes de su nuevo Gabinete y los saludó afectuosamente antes de pedirles para firmar el respectivo documento en el que juraron sus cargos.

La Razón Digital / EFE / Brasilia

14:01 / 02 de enero de 2015

Los 39 integrantes del nuevo Gabinete de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, juraron a sus cargos en una ceremonia que la jefe de Estado encabezó en el palacio presidencial de Planalto poco después de asumir ante el Congreso su segundo mandato de cuatro años.

La mandataria, que agradeció a los ministros que la acompañaron en su primer mandato, llamó uno por uno a los integrantes de su nuevo Gabinete y los saludó afectuosamente antes de pedirles para firmar el respectivo documento en el que juraron sus cargos.

Enseguida todos los ministros posaron junto con Rousseff en uno de los salones del palacio de Planalto para la fotografía oficial del nuevo Gobierno.

La reelegida presidenta, tras complicadas negociaciones políticas en las que tuvo que satisfacer a la amplia alianza de partidos que apoya su Gobierno, mantuvo a quince de los ministros del primer mandato y cambió de ministerio a otros cuatro.

Los restantes veinte representan las novedades con las que la mandataria pretende enfrentar los desafíos de su nuevo Gobierno, entre los cuales un duro ajuste fiscal para recuperar la desacelerada economía brasileña y el escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras que amenaza con salpicar a importantes aliados políticos.

En el nuevo Gabinete, con menos mujeres que el anterior, no aparece ningún ministro vinculado directamente al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, antecesor y padrino política de la gobernante.

Las disputas entre los partidos de la alianza oficialista por cargos y espacio político obligaron a la presidenta a anunciar los nombramientos por etapas en un proceso que sólo concluyó en vísperas de su investidura.

Además de las complicadas negociaciones políticas, la propia Rousseff admitió que la formación del Gabinete se dificultó por la posibilidad de que alguno de los políticos que tenía en mente estuviese implicado en el escándalo de Petrobras, que se investiga bajo estricto secreto judicial.

La renovación del Gabinete comenzó en los primeros días de noviembre cuando la presidenta anunció cuatro ministros con perfil técnico para carteras del área económica.

Los primeros en ser nombrados fueron Joaquim Levy, un economista independiente con fama de ser defensor del recorte de los gastos públicos, para Hacienda; el líder empresarial Armando Monteiro para Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, el técnico Nelson Barbosa para Planificación, y el economista Alexande Tombini, ratificado como presidente del banco Central y que tiene estatus de ministro.

Pese a los cuidados en las negociaciones, la mandataria terminó incluyendo en su equipo de ministros a tres políticos procesados por la justicia y a cinco derrotados en las elecciones legislativas y regionales de octubre, para poder satisfacer el apetito de los partidos de su coalición de Gobierno.

Los ministros que enfrentan procesos son la senadora Kátia Abreu, que asumió el ministerio de Agricultura y responde a un proceso por falsificación de sello público; el senador Eduardo Braga, nombrado como ministro de Minas y Energía y procesado por crímenes electorales; y el diputado Hélder Barbalho, nuevo ministro de Pesca e investigado por mal desempeño en la administración pública.

Katia Abreu, la más polémica de todos, asumió como ministra de Agricultura pese a las numerosas protestas de diferentes movimientos campesinos y de indios contra su nombramiento debido a que la nueva titular es ganadera y presidenta de la patronal que representa a los grandes productores rurales del país, y se ha caracterizado por su dura oposición a la reforma agraria y a la creación de nuevas reservas indígenas.

En el Ministerio de Relaciones Exteriores, Rousseff sustituyó el canciller Luiz Alberto Figueiredo por el hasta ayer embajador de Brasil en EEUU, Mauro Vieira.

En el nuevo Gabinete ministerial brasileño hay representantes de diez partidos, que van desde la derecha hasta la izquierda en el espectro político, pero con una fuerte presencia del oficialista Partido de los Trabajadores (PT) y del centrista Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), mayor fuerza electoral del país y liderado por el vicepresidente del país, Michel Temer.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia