Mundo

Los muertos por la tormenta en Filipinas superan los 650

Devastación. Los socorristas buscan a más de 800 desaparecidos

Rescate. Un grupo de socorristas lleva el cuerpo de una de las víctimas en una zona azotada por la tormenta tropical Washi.

Rescate. Un grupo de socorristas lleva el cuerpo de una de las víctimas en una zona azotada por la tormenta tropical Washi. Foto: AFP

La Razón / AFP y EFE / Cayagan de oro, Filipinas

00:56 / 19 de diciembre de 2011

La tormenta tropical Washi, que arrasó el sur de Filipinas, causó más de 650 muertos y 800 desaparecidos, y dejó a miles de personas sin hogar, agua ni electricidad, en un paisaje desolador invadido ayer por el hedor de los cadáveres descompuestos.

Washi llegó a las costas filipinas el viernes al anochecer. Las aguas barrieron aldeas enteras y destruyeron rutas y puentes, según testigos.

“Las regiones afectadas son tan extensas que las búsquedas no pudieron cubrir toda la zona. Muchas casas fueron arrastradas por las aguas, lo que significa que los cuerpos (de los habitantes) también fueron desplazados”, declaró ayer a la AFP Gwen Pang, secretaria general de esta organización caritativa.

“Por el momento solamente estamos contando los cadáveres en las morgues”, explicó. Según un nuevo balance de la Cruz Roja, por lo menos 652 personas fallecieron y más de 808 están en la lista de desaparecidos luego de la tormenta.

Zonas. La isla de Mindanao (sur), una de las regiones más pobres de Filipinas, donde hay una rebelión separatista, fue la más afectada. La tormenta golpeó con especial dureza la ciudad portuaria de Cagayan de Oro e Iligan, precisó Gwen Pang.

La tormenta también causó estragos en la pequeña isla de Negros. El domingo de madrugada (hora local) llegó a la isla de Palawan (oeste), sobre el Mar de China Meridional, según servicios meteorológicos.

El Gobierno y la Cruz Roja de Filipinas lanzaron llamados de ayuda para alimentar, vestir y albergar a más de 35 mil personas refugiadas en los centros de evacuación.

Las autoridades compararon a Washi con el tifón “Ketsana”, uno de los más mortíferos de los últimos años, que inundó gran parte de Manila en 2009 y causó la muerte de 464 habitantes.

Socorro.  Este domingo, el Ejército, que movilizó a unos 20 mil soldados, continuaba retirando cadáveres enterrados bajo torrentes de lodo.

“Nuestros esfuerzos se desplazan poco a poco de las operaciones de socorro a la reunión de las familias, la restauración y la reconstrucción” de las zonas devastadas, declaró el presidente de la Cruz Roja de Filipinas, Richard Gordon, a la televisión ABS-CBN, al tiempo que pedía ayuda a la Cruz Roja Internacional.

La tarea que viene ahora será gigantesca, destacó Benito Ramos, el director del organismo nacional para la prevención de las catástrofes.

La prioridad es el agua, pero también será necesario restablecer la electricidad, retirar los escombros, y reparar rutas y puentes, agregó.

Según EFE, hay áreas devastadas por la tormenta y las inundaciones donde los equipos de rescate no han comenzado a entrar y otras zonas en las que todavía hay viviendas sumergidas que nadie ha revisado.

llevados hasta las playas

Una mujer dijo que cuando el agua comenzó a subir se aferró a un neumático junto con otros vecinos y fueron arrastrados a una playa a 32 kilómetros. Más de 80 muertos fueron hallados en las playas de las provincias de Misamis Oriental y Lanao del Norte, según EFE.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia