Mundo

Nada, la niña que sobrevivió a su secuestro

Durante siete meses, Gróver Morales la retuvo y la abusó en Bolivia

Víctima. La Guardia Civil Española rescató a Nada en el Chapare.

Víctima. La Guardia Civil Española rescató a Nada en el Chapare. Foto: EFE

La Razón (Edición Impresa) / EFE / Madrid

00:00 / 23 de marzo de 2014

El sábado 8 de marzo acabó el calvario de Nada. Durante siete meses la niña de origen marroquí fue agredida sexualmente por su secuestrador, el boliviano Gróver Morales. Gracias a su inteligencia y capacidad de adaptación logró sobrevivir.

Nada durmió en el suelo, trabajó de sol a sol y sufrió las picaduras de todo tipo de insectos. Cuando los agentes la liberaron en la zona selvática del Chapare cochabambino, tenía signos de un deteriorado estado físico del que seguramente podrá recuperarse.

Sin embargo, son las heridas psicológicas las que más tardarán en curar, comenta el teniente de la Guardia Civil española José Hidalgo, quien acompañó a la menor de vuelta al país ibérico.

La investigación policial y judicial determinará por qué los padres de la pequeña la autorizaron a pasar una semana de vacaciones con el que luego sería su secuestrador, Gróver Morales, un vecino al que conocían desde hacía pocos meses.

Fue el 27 de agosto de 2013 cuando Morales y la niña partieron de Madrid con destino a Santa Cruz de la Sierra. Unas jornadas más tarde, el 5 de septiembre, los padres de la menor denunciaron su desaparición.

Comenzó entonces un periplo policial para localizar al secuestrador, un hombre devoto de la Asociación Evangélica de la Misión Israelí del Nuevo Pacto  que exige a los que quieren ser líderes tomar a una menor virgen de diez años de edad. El móvil del secuestro pudo ser que Morales quería casarse con ella.

No fue fácil localizarlo. Los agentes españoles viajaron el 27 de enero a Bolivia. Encontraron la casa donde el secuestrador y la niña habían vivido en Cochabamba. Morales y Nada, relata el teniente Hidalgo, abandonaron esa casa porque el hombre necesitaba dinero y se fue a trabajar en las plantaciones de coca.

Las abundantes lluvias complicaron la búsqueda, por lo que decidieron volver a suelo ibérico. De vuelta a Bolivia, los agentes supieron que Morales se había puesto en contacto telefónico con una persona desde una cabina en medio de la selva, en un lugar de difícil acceso.

Finalmente, y a través de agentes de narcóticos, se negoció con sindicalistas cocaleros que controlan los poblados, a quienes se les convenció de que sus propias familias corrían riesgo con la presencia de Morales.

Una cuadrilla de ocho o diez hombres retuvieron al secuestrador a la fuerza en la caseta donde vivía y entregaron a Nada a las mujeres hasta que agentes españoles y bolivianos la rescataron en un helicóptero y arrestaron a su raptor.

Lo primero que preguntó a los agentes es si creían que iba a perder el curso, porque su único deseo es “estudiar, estudiar y estudiar”, cuenta Hidalgo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia