Mundo

‘Sí, lo haría de nuevo’, afirma el neonazi Breivik ante sus jueces

El extremista de derecha Anders Behring Breivik, en el segundo día del juicio en su contra televisado en toda Europa, por la matanza de 77 personas el año pasado,  explicó que el suyo "fue un ataque preventivo para defender a los noruegos auténticos”.

Aprendizaje. El militante antiislámico admitió su deuda con Al Qaeda.

Aprendizaje. El militante antiislámico admitió su deuda con Al Qaeda.

AFP / Oslo

02:33 / 18 de abril de 2012

Breivik explicó que logró "conducir la mejor, la más sofisticada operación realizada por un militante nacionalista en este siglo", y afirmó que "sí, lo haría de nuevo". Sólo la masacre de Oklahoma tuvo más muertos, pero su autor, Timothy McVeigh, usó explosivos.

"Actué en una situación de urgencia en nombre de mi pueblo, de mi cultura y de mi país. Por lo tanto pido ser liberado", añadió en un discurso que duró una hora y cuarto, y no media hora, como le había pedido el tribunal, en el que fustigó el multiculturalismo y la tolerancia europea con el Islam.

"Las personas que me llaman diabólico confunden entre ser diabólico y ser violento", dijo Breivik con voz calma, para destacar seguidamente que "pasar en prisión el resto de la vida o morir como un mártir por su pueblo es el honor más alto (...). Es un deber".   

"Si hay alguien diabólico, son los socialdemócratas y los marxistas culturales", añadió, porque "desean transformar el país en una sociedad multicultural sin consultar antes con la población".

Abundando en ese sentido, el acusado declaró que actuó en nombre de los derechos humanos, con el objetivo de salvar a su pueblo, y que se vio influido en su modus operandi por Al Qaeda.    Para llegar a su fin, los nacionalistas europeos tienen, según él, "mucho que aprender" de Al Qaeda, "la organización militante más exitosa del mundo".

El ultraderechista atribuyó a los "musulmanes" violaciones y agresiones contra "hermanos y hermanas noruegas". Los musulmanes, dijo, "desprecian" la cultura noruega. “Los ríos de sangre causados por los musulmanes" llegan ahora a las ciudades europeas, añadió, citando ataques en Madrid, Londres y Toulouse.

A su alrededor, el público formado por familias de víctimas de las masacres apenas podía limitarse a mover la cabeza en gesto de disgusto o de impaciencia. La jornada había comenzado con problemas, ya que la acusación, la defensa y los abogados de las partes civiles pidieron y consiguieron el descarte del juez adjunto Thomas Indreboe, uno de los tres jueces adjuntos de la sociedad civil y que auxilian a los jueces profesionales.

Indreboe había pedido después de los ataques, perpetrados en julio del año pasado, la aplicación de la pena de muerte para Breivik. "¡La pena de muerte es la única solución justa en ese caso!", había escrito Indreboe en esa oportunidad. Aunque la pena capital no figura en el arsenal penal noruego, tal declaración "fragilizó la confianza" en la imparcialidad de su juicio, explicaron autoridades judiciales.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia