Mundo

Brasil ofrecerá a países vecinos su moderno sistema de vigilancia fronteriza

El llamado Sistema Integrado de Vigilancia de Fronteras (Sisfron) de Brasil fue concebido por el Ejército en 2010 como un sistema de defensa integrado por radares fijos, radares móviles en aviones, sistemas de comunicaciones, imágenes de satélite, cámaras, sensores y vehículos aéreos no tripulados.

Un soldado brasileño enseña los equipos de vigilancia fronteriza. Foto: Dialogo-Americas.com

Un soldado brasileño enseña los equipos de vigilancia fronteriza. Foto: Dialogo-Americas.com

La Razón Digital / EFE / Río de Janeiro

12:04 / 05 de abril de 2017

El Gobierno brasileño pretende ofrecer a los países vecinos acceso al moderno sistema de vigilancia fronteriza que está desarrollando y que utiliza una compleja red de radares, sensores, aviones no tripulados y sistemas de comunicación para fiscalizar las fronteras, anunciaron este miércoles fuentes oficiales.

"Como es un proyecto fronterizo y tenemos muy buenas relaciones con nuestros vecinos, queremos proponerles el desarrollo conjunto del sistema", dijo el ministro brasileño de Defensa, Raúl Jungmann, en un desayuno con un grupo de corresponsales extranjeros.

De acuerdo con el ministro, Brasil puede compartir no sólo las informaciones recogidas por el sistema y los datos de inteligencia sino también las inversiones necesarias para su montaje, los costos, la producción y la tecnología.

Jungmann aseguró que, pese a que la idea de compartir el sistema con los vecinos aún está análisis, Argentina será el primer país al que se le ofrecerá el acuerdo de cooperación.

El llamado Sistema Integrado de Vigilancia de Fronteras (Sisfron) de Brasil fue concebido por el Ejército en 2010 como un sistema de defensa integrado por radares fijos, radares móviles en aviones, sistemas de comunicaciones, imágenes de satélite, cámaras, sensores y vehículos aéreos no tripulados, todos totalmente conectados y comunicados con los centros de decisión de las Fuerzas Armadas.

Esta red, una vez implementada, permitirá una fiscalización remota de los 16.886 kilómetros de frontera terrestre de Brasil con diez países vecinos.

Hasta el momento el sistema cubre 600 kilómetros de frontera terrestre en el estado de Mato Grosso do Sul, que limita con Bolivia y Paraguay, y está en fase de pruebas y de evaluación.

Pero el sistema debe ganar una importante ampliación este año gracias a que el presupuesto para su montaje fue duplicado, desde los 228 millones de reales (unos 73,5 millones de dólares) en 2016 hasta 470 millones de reales (unos 151,6 millones de dólares) este año pese a los recortes determinados por el Gobierno.

El Sisfron será extendido este año a los estados de Mato Grosso, Paraná, Santa Catarina y Rondonia, pero la intención es que toda la frontera terrestre de Brasil, la tercera mayor del mundo, esté cubierta por el sistema en los próximos años.

"Actualmente compartimos información de inteligencia con los vecinos para combatir los crímenes transfronterizos pero también queremos compartir la arquitectura para fiscalizar las fronteras", aseguró Jungmann.

El ministro explicó que ningún país puede combatir de forma aislada los crímenes transfronterizos, como el narcotráfico, el contrabando y hasta el tráfico de personas, por lo que es necesario asociarse con los vecinos para reprimir estas actividades.

"En asuntos de seguridad la mayor prioridad de Brasil es el control de sus fronteras. No tenemos problemas de disputas fronterizas con ningún vecino pero sí problemas con los crímenes transfronterizos", afirmó.

Agregó que Brasil reformuló este año la llamada Operación Ágata, una ostentosa movilización militar que desarrollaba anualmente en asociación con algunos vecinos para realizar operaciones de combate al crimen en las fronteras.

"Como las operaciones eran programadas comenzaron a perder eficacia y a caer el número de incautaciones (de drogas, armas y contrabando). Ahora la táctica es hacer operaciones de sorpresa después del trabajo de inteligencia para identificar las redes criminales", aseguró.

Jungmann agregó que, en asuntos fronterizos, una de las actuales preocupaciones de Brasil es la crisis en Venezuela, que ha provocado un éxodo de miles de venezolanos hacia Brasil en busca de alimentos y de atención sanitaria.

"Nos preocupa la crisis en Venezuela pero por una cuestión humanitaria. Hay una fuerte presión en la frontera hasta el punto que los casos de malaria en la región saltaron desde 40 hasta unos 1.100 en sólo tres meses", afirmó el ministro al referirse al elevado número de venezolanos que ingresó a Brasil y que demanda ayuda inmediata y servicios públicos de salud y educación.

(05/04/2017)

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia