Mundo

Otro tiroteo en Estados Unidos cobra la vida de siete personas

Luto. El desconocido que disparó en un templo sij fue muerto por un agente policial

Templo. Efectivos policiales rodean el sitio donde ocurrió el tiroteo de ayer, en la localidad de Oak Creek.

Templo. Efectivos policiales rodean el sitio donde ocurrió el tiroteo de ayer, en la localidad de Oak Creek. Foto: EFE

El País, EFE y AFP / Washington

00:00 / 06 de agosto de 2012

Al menos siete personas fallecieron ayer en un tiroteo en un templo sij próximo a la ciudad estadounidense de Milwaukee. El incidente se produjo apenas dos semanas después de que James Holmes (24) asesinara a 12 personas en Colorado. 

El autor de los disparos en el templo resultó muerto tras un enfrentamiento con uno de los agentes de policía. Asesinó a cuatro personas dentro del templo y a otras tres en el aparcamiento contiguo, de acuerdo con la información publicada por el diario local The Milwaukee Journal Sentinel.

“El agente recibió varios impactos de bala pero el autor de los disparos ha resultado muerto”, declaró el jefe de policía de la localidad, Bradley Wentlandt, quien no podía confirmar por el momento si había más de una persona implicada en el asalto, como denunciaron algunas víctimas. El incidente tuvo lugar en la localidad de Oak Creek, al sur de Milwaukee.

Caos. Según las autoridades, el sospechoso se adentró en el recinto cerca de las 09.30 (hora boliviana), cuando se celebraba el rezo. El autor de los disparos abrió fuego contra los fieles, provocando otros tres heridos, entre los que está también el presidente del templo, Satwant Kaleka. Ellos fueron trasladados a hospitales cercanos en condiciones críticas.

El diario The New York Times señaló que los tres hombres sufrieron varios impactos de bala. Uno de ellos recibió un disparo en la cabeza y en las extremidades, y la otra víctima en el abdomen, mientras que el hospital no reveló la condición del tercero.

Las autoridades añadieron que los agentes que respondieron al incidente se encontraron una situación caótica y trataron de desalojar a las personas que no habían resultado heridas. El primer policía en responder, un militar veterano con 20 años de experiencia y “oficial de táctica con un gran historial”, según la Policía, fue el que intercambió varios disparos con el sospechoso, resultando herido de gravedad. Las autoridades afirmaron que, pese a las heridas recibidas, no se temía por su vida.

Darshan Dhaliwal, otro líder del templo sij, declaró que una veintena de mujeres y entre cinco y diez niños se encontraban en el sótano en el momento del tiroteo y que pudieron abandonarlo después de haber permanecido escondidas en un armario. Según Dhaliwal, el centro religioso del sur de Milwaukee nunca había sido objeto de amenazas.

Según The Milwaukee Journal Sentinel, hay entre 20 y 30 víctimas en total. Un miembro del comité del templo, Ven Boba Ri, tras comunicarse con personas dentro de la sede, dijo que el tirador era un hombre blanco de unos 30 años. “No tenemos idea” de qué motivo pudo tener, dijo al diario. “Se parece mucho a un crimen por odio. No es un miembro de la comunidad”, estimó.

El diario informó que la congregación, establecida en 1999, tenía de 350 a 400 miembros. Los sijs forman la quinta religión del mundo, una religión monoteísta nacida en la India en el siglo XVI y que cuenta con 27 millones de creyentes en todo el orbe, de los que aproximadamente 500 mil radican actualmente en diversos lugares de Estados Unidos.

El gobernador del Estado de Wisconsin, el republicano Scott Walker, afirmó en un comunicado que las autoridades locales trabajan con el FBI para esclarecer los hechos.

La Casa Blanca compartió un comunicado en el que el Presidente y la primera dama Michelle Obama se solidarizan con las víctimas y afirman que el suceso recuerda “cuánto ha enriquecido nuestro país la comunidad sij como parte de la gran familia americana”.

El incidente se produjo apenas dos semanas después de que el joven James Holmes asesinara a 12 personas e hiriera a otras 58 durante el asalto a una sala de cine en la localidad de Aurora, en el Estado de Colorado, durante el estreno de la última película de la reciente saga de Batman.

Una pesadilla americana

Aurora

La última matanza de este tipo fue el 20 de julio de 2012 en un cine de Aurora, cerca de Denver, Colorado, donde 12 personas murieron y 58 resultaron heridas.

Virgina

El 16 de abril de 2012 se produjo el suceso más grave. El estudiante surcoreano Cho Seung Hui mató a 32 estudiantes y profesores en la Universidad Politécnica de Virginia y después se suicidó.

Columbine

El 20 de abril de 1999, dos estudiantes  mataron a 13 personas e hirieron a 23 en la escuela de Columbine, Colorado, antes de suicidarse.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia