Mundo

Papa aboga por la paz en fiestas de fin de año

El Papa apoyó los esfuerzos de paz en Colombia y Siria, y pidió “abundantes bendiciones” para quienes acojan a migrantes. Asimismo condenó los “atroces actos terroristas”.

El papa Francisco. Foto: EFE

El papa Francisco. Foto: EFE

La Razón (Edición Impresa) / AFP/EFE / Ciudad del Vaticano

00:00 / 27 de diciembre de 2015

El Papa apoyó los esfuerzos de paz en Colombia y Siria, y pidió “abundantes bendiciones” para quienes acojan a migrantes. Asimismo condenó los “atroces actos terroristas”.

En su tradicional mensaje Urbi et Orbi (a la ciudad y al mundo) el Papa pidió “que la alegría de la Navidad ilumine los esfuerzos del pueblo colombiano para que, animado por la esperanza, continúe buscando con tesón la anhelada paz”, tras medio siglo de enfrentamiento armado.

La paz fue una de las palabras más repetidas de su reflexión después de un año marcado por la amenaza yihadista.

En el tercer mensaje de Navidad de su pontificado, el jefe de la Iglesia Católica condenó “los atroces actos terroristas” en Egipto, Beirut, París, Bamako y Túnez, y denunció unas “atrocidades” que “provocan enormes sufrimientos y no respetan ni siquiera el patrimonio histórico y cultural de pueblos enteros”.

El Pontífice aportó su apoyo a las resoluciones del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que se esfuerzan por restablecer la paz en Siria y en Libia.

“Que el acuerdo alcanzado en el seno de las Naciones Unidas logre cuanto antes acallar el fragor de las armas en Siria”. Es igualmente urgente —dijo— que el acuerdo sobre Libia encuentre el apoyo de todos.

Frente a la violencia que enluta Cisjordania, Francisco pidió a palestinos e israelíes que reanuden “un diálogo directo” para superar un conflicto de “graves consecuencias” para Oriente Medio.

Refugiados. Como ya viene siendo costumbre, el Pontífice insistió en que las sociedades occidentales abran las puertas a los migrantes y refugiados. “Que sean recompensados con abundantes bendiciones todos aquellos, personas privadas o Estados, que trabajan con generosidad para socorrer y acoger a los numerosos emigrantes y refugiados” y les ayudan “a integrarse”.

Jorge Bergoglio no se olvidó de los cristianos “perseguidos por causa de su fe en distintas partes del mundo”.

Los conflictos y tensiones en Irak, Yemen, República Democrática del Congo, Burundi, Sudán del Sur y los esfuerzos de paz en Ucrania fueron otros de los temas citados en el mensaje, concluido con una bendición solemne y una indulgencia general.

El mensaje Urbi et Orbi es una ocasión para denunciar cada año los conflictos y la situación de las personas más desamparadas, como es el caso de los migrantes.

Sin ir más lejos, el día de Nochebuena, 370 migrantes desesperados por llegar a Italia han sido rescatados en las costas de Libia, pero otros 18 se ahogaron en las de Turquía.

La violencia y el miedo a atentados es un denominador común este fin de año en diversas regiones del mundo.

En Somalia, el Gobierno prohibió las celebraciones navideñas alegando que podrían suscitar ataques de islamistas.

El miedo ha calado en Europa, y no solo en París, donde varios atentados reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico causaron 130 muertos en un atentado múltiple el 13 de noviembre.

PRESENCIA. En los alrededores del Vaticano se veían menos peregrinos que en anteriores años.

En su homilía de la Misa de Gallo en una Basílica de San Pedro abarrotada, Francisco exhortó a los 1.200 millones de católicos a “tener un comportamiento sobrio” y a ahuyentar el miedo.

“En una sociedad frecuentemente ebria de consumo y de placeres, de abundancia y de lujo, de apariencia y de narcisismo, Él nos llama a tener un comportamiento sobrio, es decir, sencillo, equilibrado, lineal, capaz de entender y vivir lo que es importante”, añadió el Obispo de Roma, fiel a su estilo claro y franco.

Tras los atentados de noviembre, el Pontífice argentino ya había denunciado un mundo que no tomó la senda de la paz.

“Habrá luces, habrá fiestas, árboles iluminados, también pesebres...  y todo falsificado!: el mundo sigue haciendo la guerra”, denunció Francisco, quien además considera que el mundo vive “una tercera guerra mundial a pedazos”.

‘Silencio vergonzoso’

El papa Francisco denunció que “los cristianos son perseguidos a menudo con el silencio vergonzoso de muchos” en un mensaje en su cuenta de la red social Twitter y en ocasión de la celebración de San Esteban, primer mártir de la Iglesia Católica.

La festividad de San Esteban fue el tema que posteriormente afrontó en su reflexión durante el rezo del ángelus y recordó que tanto Jesús como San Esteban pidieron perdón para los demás.

“El perdón, como dice la misma palabra, es la expresión más alta del don”, agregó el Pontífice.

Francisco también se refirió a que es horrible “vivir con el rencor” y por tanto invitó a “vencer el mal con el bien y transformar el odio en amor y hacer así mas limpio el mundo”.

El Papa dijo que “se puede afrontar con la oración el resentimiento”.

Saludos al pontífice

Saludos. El papa Francisco explicó ayer que en estos días ha recibido muchos mensajes de felicitaciones por las fiestas de fin de año.

Respuesta. El Pontífice agregó que como no le es posible responder a todos, aprovechó la ocasión para agradecer a todos —vía Twitter— por los saludos.

Popularidad. La cuenta de Twitter del Papa (@Pontifex_es) es una de las más seguidas en las redes sociales.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia