Nacional

Buscan legalizar 20.000 ha de coca; indígenas piden consulta

Lo prevé el proyecto de ley de la coca. Los originarios cuestionan al Chapare

Santa Cruz. El dirigente indígena Adolfo Chávez en la cumbre paralela de originarios.

Santa Cruz. El dirigente indígena Adolfo Chávez en la cumbre paralela de originarios. Foto: Iván Condori

La Razón / Ernesto Calizaya / La Paz

04:07 / 15 de diciembre de 2011

El Gobierno planifica aumentar los cultivos legales de hoja de coca, de 12.000 a 20.000 hectáreas, en tres zonas consideradas tradicionales. En tanto, en la cumbre indígena paralela, en la ciudad de Santa Cruz, se planteó un referéndum para eliminar las plantaciones de coca del Chapare, ya que su producción es considerada excedentaria y sería desviada al narcotráfico.

“Haciendo un mapeo de cartografía de la existencia de cultivos de coca en áreas permitidas, de acuerdo con la Ley 1008, lo que estamos planificando es que en los Yungas de La Paz —en la zona tradicional de Sud Yungas, Nor Yungas, Inquisivi, Franz Tamayo, Muñecas y Murillo— solamente debe existir 12 mil hectáreas; más allá se debe erradicar esa coca excedentaria”, señaló el viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres.

La Ley 1008, de Régimen de la Coca y Sustancias Controladas, reconoce 12.000 hectáreas de coca como legales para los usos tradicionales y medicinales. La nueva ley de coca que perfila el Gobierno legalizaría también los cultivos del Chapare. “En las seis federaciones donde la hoja de coca ha sido un producto básico primordial (...) no debe haber más del cato (1.600 m2) por familia, no debe pasar las 7.000 hectáreas”, indicó.

Agregó que cuando se aprobó la Ley 1008, Caranavi era parte de Nor Yungas y que, al convertirse en una provincia más del norte paceño, se debe considerar que siempre fue productor de la hoja, por lo que se ha reconocido la existencia de 1.000 ha. “Si sumamos las tres áreas, estamos hablando de 20.000 hectáreas que el Gobierno (considera) estrictamente necesario para el tema de consumo en tema de acullico”, justificó.

En la misma línea, el presidente del Comité de Tierra, Territorio, Recursos Naturales y hoja de coca del Senado, Julio Salazar (MAS), anunció a la agencia ANF que en breve tiempo se presentará un proyecto de ley para incrementar de 12 a 20 mil las hectáreas de coca, ya que hay una propuesta oficial del Gobierno. Añadió que la cantidad de cocales aún se discutirá, debido a que falta un estudio que determine cuánta coca va al consumo habitual.

Excedente. De existir un sobrante de las 20.000 hectáreas que se pretende declarar como legales, ese excedente tendría que ser industrializado, para evitar que se desvíe, según Cáceres, quien hizo conocer que esta propuesta oficial está en la “nueva estrategia de la lucha contra el narcotráfico y reducción de cultivos excedentarios e ilegales en el país, gestión 2011-2015”.

El presidente del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyo (Conamaq), Rafael Quispe, quien participa de la cumbre indígena en la capital oriental, defendió el hecho de que la Ley 1008 establece sólo 12.000 hectáreas de coca para el acullico y los rituales. Acotó que “por capricho de Evo Morales” actualmente se violentó esta norma y amplió la superficie a 30.000 hectáreas, para beneficiar a los productores del Chapare.

El dirigente sostuvo que la hoja de coca del Chapare no sirve para el masticado y planteó “la consulta popular para que el pueblo pueda decidir si quiere tener coca excedentaria que va al narcotráfico”.

Adolfo Chávez, presidente de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB), propuso levantar un censo que cuantifique los catos de coca en el país. “Esto nos permitirá identificar la hoja excedentaria que deberá ser erradicada”, dijo. Además, propuso crear un impuesto para la producción de la hoja milenaria.

En el marco de las consultas, Cáceres reconoció que para legalizar las 20.000 ha “es necesario concluir el estudio integral de la hoja de coca, que está llevando adelante el INE”.

Entre 2009 y 2010, los cultivos de coca en Bolivia llegaron a 31.000 ha, según la Organización de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD). Estudios del Centro Latinoamericano de Investigación Científica (Celin) indican que sólo son necesarias 8.000 hectáreas para satisfacer las prácticas ancestrales (acullico) y usos industriales.

ONUDD no comparte la decisión

César Guedes, representante de la Oficina de NNUU contra la Droga y el Delito (ONUDD) en Bolivia, pidió al Gobierno que para determinar los cultivos de coca se base en el estudio científico que se realiza sobre el masticado de coca. “Sino, será una decisión política contraproducente sin ninguna base. Para nosotros, sería preocupante no contar con esa información y aunque ésa es  una decisión del Gobierno, las Naciones Unidas no comparte esa posición”, dijo.

Comisión de la JIFE llega para evaluar el acullico

Una comisión de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), de visita en el país, evaluará el cumplimiento de  los compromisos asumidos por Bolivia en la lucha contra el narcotráfico y analizará la denuncia y reserva del país a la Convención Única de Estupefacientes de 1961.

La JIFE quiere saber del propio Gobierno el porqué de su decisión y de las implicancias que esto tendrá ante los 184 países de la Convención, según el representante en Bolivia de la Oficina de las Naciones Unidas para la Droga y el Delito (UNODC), César Guedes.

A las 10.00 de hoy se prevé recibir a la comisión de la JIFE en el Salón Principal de Cancillería, donde se realizará una ceremonia ancestral para explicar la importancia de la hoja de coca en la cultura boliviana. Una hora después, la delegación se reunirá con los ministros del Consejo Nacional de Lucha contra el Tráfico Ilícito de Drogas (Conaltid).

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia