Nacional

El Canciller prevé dos años para preparar demanda por el Silala

Argumentos. Existen textos de Naciones Unidas que se refieren a ‘los manantiales’

Vertientes. Los bofedales formados producto de los manantiales del Silala en la localidad de Quetena, en Potosí.

Vertientes. Los bofedales formados producto de los manantiales del Silala en la localidad de Quetena, en Potosí. Pedro Laguna-Archivo.

La Razón (Edición Impresa) / Rubén Ariñez / La Paz

03:04 / 08 de abril de 2016

La preparación de la demanda legal contra Chile por la jurisdicción de las aguas del Silala tomará al menos dos años, anticipó el canciller David Choquehuanca luego de comparar esta iniciativa con los aprestos de la demanda marítima que está en la Corte Internacional de Justicia (CIJ). 

“Primero se formó Diremar (la Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima) y ésta contrata expertos bolivianos, historiadores; se forman equipos multidisciplinarios, vienen expertos de afuera y demoramos esa preparación más o menos dos años; no es rápido, lo mismo ahora”, afirmó el jefe de la diplomacia boliviana en una entrevista que concedió ayer a la red privada de televisión RTP.

Bolivia, que no tiene relaciones diplomáticas con Chile a nivel de embajadores desde 1978, demandó a Chile en 2013 para que la CIJ declare que existe una obligación de negociar “de buena fe” una salida al mar en su favor sobre la base de propuestas unilaterales planteadas durante la historia bilateral.

El 23 de marzo, en ocasión del Día del Mar boliviano, el presidente Evo Morales anunció que el país demandará a Chile por el uso “ilegal” de las aguas del Silala. “Hoy estamos trabajando para recuperar soberanía sobre nuestras aguas (...). El Presidente le ha dado la tarea a Diremar para que puedan llevar adelante estudios jurídicos para ver alternativas por donde vamos a caminar. Se está trabajando”, remarcó el ministro.

Entretanto, el Gobierno ha iniciado una ronda de consultas y reuniones para explicar los argumentos que tiene Bolivia para sustentar la demanda internacional que será planteada ante la CIJ, según anticipó el propio Jefe del Estado. El lunes, el gobernante explicó a los diplomáticos residentes en Bolivia esta problemática. Paralelamente instruyó a las Fuerzas Armadas designar a “los mejores militares” —muchos de ellos de la Academia de Historia Militar y el Instituto Geográfico Militar (IGM)— para que conformen el equipo multidisciplinario que estudiará las bases del nuevo reclamo.

“Habían habido textos en inglés, que todavía no están traducidos, que hablan del Silala y se refieren a manantiales; expertos que trabajan en Naciones Unidas, en la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), tenemos que recoger todos estos materiales”, precisó la autoridad.

Tras el anuncio de este nuevo proceso legal, Chile amenazó con una “contrademanda” basada en el derecho internacional que asiste a un río de curso sucesivo. La nación vecina, que en 2009 negoció un acuerdo preliminar para pagar por el usufructo del Silala, rechazó así la tesis de que se trate de manantiales.

“Son manantiales que fluyen a través de canales hechos por el hombre. 180 litros por segundo pasan hacia Chile, esas aguas son nuestras, nos pertenecen”, remarcó Choquehuanca. Recapituló que en 1908, la Prefectura de Potosí entregó el uso de los manantiales a la empresa chilena The Antofagasta Railway Company para el funcionamiento de sus locomotoras a vapor. “Hay un contrato. Los chilenos solicitan a los bolivianos, piden permiso porque saben que esas aguas son de nosotros. Tenían que canalizar, porque estas aguas salen de manantiales y forman bofedales, no corren naturalmente”, precisó Choquehuanca.

El agua que trasvasa hacia Chile

Obras

El canciller David Choquehuanca explicó ayer que las obras civiles de canalización que efectuó la empresa The Antofagasta Railway Company en territorio nacional duraron unos cinco años.

Flujo

Al completarse las obras civiles, el flujo normal del agua era de 250 litros de agua por segundo. Hoy, los últimos estudios dan cuenta de 180 litros.

Un tercio era para uso público

Chile se obligó a utilizar un tercio de las aguas manantiales del Silala para servicios públicos. Así consta en el contrato de 1908, con el que se autorizó la concesión del uso de ese recurso hídrico a The Antofagasta Railway Company. Este recurso ahora es empleado por unas 12 empresas mineras en el norte de Chile.

“Mi mandante ofrece dejar para el uso público una tercera parte de las aguas que logre captar o reunir, debiendo advertirse que la obra proyectada hará utilizables aguas que hoy se pierden sin beneficio para nadie”, escribió en la histórica acta Benjamín Calderón, apoderado de la ferroviaria chilena que solicitó usar el recurso hídrico.

El alcalde de Calama (Chile), Esteban Velásquez, durante una visita a la frontera que coincidió con la inspección que hizo el Gobierno boliviano a las aguas manantiales el 29 de marzo, desveló que hace más de 25 años el recurso fue concesionado para abastecer a la industria minera de Chile. “Las aguas son capturadas por las tuberías de las sanitarias y llevadas a empresas mineras al interior de nuestro país”, afirmó la autoridad al diario La Tercera.  El edil reclama diálogo para que el agua sea de beneficio social.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia