Nacional

Campaña llega a redes sociales sin estrategia y con guerra sucia

Contenido. Opositores y oficialistas usan las redes solo como medios tradicionales

La Razón (Edición Impresa) / Rubén Ariñez / La Paz

00:00 / 07 de febrero de 2016

La campaña proselitista se ha instalado en las redes sociales con mensajes vinculados de guerra sucia, sin una estrategia que busque la interacción de los usuarios. Dos expertos consideran que opositores y oficialistas aún miran el escenario digital como si fuera un medio tradicional.

La factura falsa de corte de cabello del presidente Evo Morales por Bs 1.400, las declaraciones del Vicepresidente que advertía que “el sol se iba a esconder si gana el No” en el referéndum constitucional, los “lujos” del avión presidencial, el caso del ex Fondo Indígena son las banderas de los opositores. El oficialismo, en tanto, opta por promover los logros y beneficios del Gobierno, cuestiona la figura del can Petardo, advierte del “regreso” de los neoliberales encabezados por el exministro Carlos Sánchez Berzaín y recuerdan la capitalización.

Campaña. El fuego entre ambos bandos, incluso, vulneró el derecho a la vida privada. En los últimos días, por ejemplo, surgieron memes sobre el romance del Mandatario con una joven empresaria y un supuesto tráfico de influencias que fue negado por el propio Jefe del Estado.

El oficialismo concentró sus fuerzas en la cuenta de Facebook Sí Bolivia y el hashtag (código) del mismo nombre que se refuerza con “satélites” como Claro que Sí, Sí, voto Sí o Por Bolivia que en la mayoría de los casos promueve los logros del Gobierno de Morales y los yerros de los opositores. Los bloques opositores, en tanto, dispersos, no han logrado confluir su labor. “La campaña del Sí tiene una imagen comunicacional y un discurso bien planificado, en cambio los del No hacen lo que pueden pero generan debate”, indicó el ciberactivista Tonny López.

La experta en redes Eliana Quiroz consideró que las estrategias proselitistas de ambos bandos “han sido solo un apéndice de las campañas tradicionales”, por ello “no han tenido, en gran medida, la capacidad de generar dinámicas y actividades propias con algunas pocas excepciones”.

La ausencia de producciones específicas para este soporte obligaron a los oficialistas a replicar los mismos conceptos divulgados en las cadenas televisivas, y, peor, el No solo se limita a recuperar “lapsus” de las alocuciones de los mandatarios que son soporte de las críticas de los denominados “trols cibernéticos”. “Ambas campañas han copiado de los medios tradicionales también el objetivo de difundir antes que de dialogar e interactuar, que es más propio de las redes sociales digitales”, apuntó Quiroz, quien considera que los frentes aún no comprenden las posibilidades estratégicas de las campañas en internet y, por ende, desconocen los mecanismos para gestionar un equipo virtual. A ello se suma la falta de presupuesto que es un factor determinante que limita a las organizaciones diseñar estrategias en la lid digital.

López consideró que a pesar de las falencias, los memes e insultos han logrado crear agenda en los medios de comunicación y a partir de ello, cobrar relevancia. El ex Fondo Indígena, es un caso recurrente en los mensajes. “Si no es impactante para el público de redes sociales, no sirve”, sostuvo.

De todas formas, el alcance de estos mensajes digitales se masificó en la medida en que hay más bolivianos conectados a la internet, sobre todo desde teléfonos móviles. No obstante, López hace una precisión: “No todos los usuarios de las redes sociales son reales”. Por ejemplo, según el reporte de flujo de Facebook que se puede obtener del portal www.owloo.com, en el país existen más de cuatro millones de cuentas de esta red, pero muchas de ellas pertenecen a robots que no consignan información fidedigna. Algo similar ocurre en Twitter, donde existen cuentas artificiales que son controladas de manera automática, generalmente con fines comerciales.

El Sí y el No en las redes

Según el MAS, la campaña por el Sí llega a 500.000 cibernautas en Bolivia con varios “satélites”. En tanto, el colectivo No es N.O., se encargó de contabilizar al menos 60 cuentas que promueven esta opción en el país.

El anonimato impide al TSE regular las redes sociales

El MAS anticipó que se regularía la internet para evitar ilícitos como la trata

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) considera que el “anonimato” bajo el cual se encubren los mensajes que se difunden en las redes sociales, es el principal obstáculo para que la entidad ejerza control y regulación del ciberespacio en la campaña electoral.

“No tenemos tuición sobre las redes sociales en términos de que es un espacio de libre expresión y porque al mismo tiempo se amparan en situaciones de anonimato se pueden generar diferentes opiniones, entonces es muy complicado ejercer tuición sobre ello”, indicó a La Razón la presidenta de la entidad, Katia Uriona.

El Facebook, Twitter, WhatsApp y YouTube son plataformas digitales que a la par del avance de la tecnología, se han convertido en herramientas de mucha relevancia para la promoción de propuestas electorales como es el caso del referéndum constitucional del 21 de febrero, pero también ha servido para afectar la imagen de autoridades a través de denuncias sin fundamento.

Descrédito. Al menos así lo advirtió el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, a principios de este año aseguró que en las redes sociales se promueve además de información, el “descrédito político”. “La característica de las redes sociales es que uno puede actuar con antifaz, es un mecanismo para expresar lo que se le antoje”, declaró Quintana.

De ahí nace la necesidad de regular este escenario. El criterio más reciente fue exteriorizado por el diputado del Movimiento Al Socialismo (MAS), Víctor Borda, quien anticipó de un proyecto de ley para regular y fiscalizar especialmente el Facebook, con el fin de evitar ilícitos como la trata y tráfico de personas.

La ciberactivista Eliana Quiroz, indicó que “más que normar las redes sociales es necesario adaptar y desarrollar legislación”. Explicó por ejemplo que la tipificación del delito de difamación puede ser utilizada también para el ámbito digital.

Su colega Tonny López, explicó que el ciberactivismo no sale a la luz porque cuida su identidad, más aun si los mensajes afectan intereses. Aseguró que si existe una norma, los cibernautas buscarán la forma de evadirla.

Regulación de internet en campaña

NormaTras la puesta en vigencia del Reglamento para Campaña y Propaganda, el TSE asumió tuición en la fiscalización de las cuentas de redes sociales de las entidades y reparticiones de los tres niveles del Estado. InfractorAsí, y de manera inédita, amonestó con una “severa llamada de atención, a la estatal Mi Teleférico por consignar mensajes que inducían al Sí.EntidadesLa Alcaldía y Gobernación paceñas y los ministerios de Obras Públicas y Comunicación recibieron similares amonestaciones.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia