Nacional

Muñoz admitió apertura de Chile sobre ‘derecho’ de Bolivia al mar

Libro. El Canciller chileno documentó en 1986 acercamientos entre La Paz y Santiago

Proceso. El jefe de la diplomacia chilena, la pasada semana en Santiago, luego de recibir la memoria de Bolivia.

Proceso. El jefe de la diplomacia chilena, la pasada semana en Santiago, luego de recibir la memoria de Bolivia. AFKA.

La Razón (Edición Impresa) / Mauricio Quiroz, Rubén Ariñez / La Paz

03:10 / 23 de abril de 2014

El canciller de Chile, Heraldo Muñoz, reconoció —en un libro que publicó en 1986— la apertura que tuvo su país hace 31 años sobre los “derechos” de Bolivia respecto a una salida soberana al mar.

La obra, Las relaciones exteriores del gobierno militar chileno (Ediciones del Ornitorrinco, 1986), escrita por el actual canciller chileno, fue referida ayer por la red Erbol a propósito de las reacciones que surgieron por la presentación de la memoria de Bolivia, el15 de abril, en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya para fundamentar el juicio contra Chile.

Por ejemplo, el propio canciller de Chile calificó, en una primera instancia, de “artificiosa” la demanda boliviana, pero luego de una primera revisión la consideró “seria” y anunció que defenderá los intereses de su país. Hace más de 30 años, Muñoz, formado como cientista político con especialidad en relaciones exteriores, no tenía la responsabilidad de hoy pues era parte del Comité Central del Partido Socialista de Chile (1983-1986). 

Libro. El actual jefe de la diplomacia chilena describió la “situación de aislamiento” en la que se encontraba Chile por efecto del régimen militar del dictador Augusto Pinochet (1973-1989), una condición que posibilitó que la demanda marítima de Bolivia gane respaldo, especialmente, en el escenario de la Organización de Estados Americanos (OEA), donde el país logró en 1979 una resolución que declaraba “de interés  hemisférico permanente” la demanda de Bolivia por acceder al Pacífico.

Desde ese entonces, según recuerda Muñoz en el libro, se produjeron otras declaraciones que buscaron el acercamiento de Santiago y La Paz con apoyo de los países de la OEA. Entonces destaca la declaración de 1983 que recibió el respaldo de Chile para lograr una negociación con Bolivia.

“La resolución votada, favorablemente por la representación chilena, reconocía explícitamente la jurisdicción del organismo interamericano (...) reconocía la existencia de ‘derechos’ de Bolivia respecto a una salida soberana al océano Pacífico”, escribió Muñoz.

El diputado chileno Jorge Tarud, miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores, explicó que esta medida, asumida en el gobierno de facto de Pinochet, fue un “acto de tipo militar para ganar tiempo” ante una eventual invasión a territorios chilenos por parte del Perú.

El diplomático boliviano Gustavo Aliaga afirmó que Chile debería mantener esta posición puesto que es necesaria la continuidad de un asunto de Estado a pesar de los gobiernos dictatoriales y los elegidos democráticamente luego de 1989.

Resolución de La OEA de 1983

Declaración

“Exhortar a Bolivia y Chile a que, en aras de la fraternidad americana, inicien un proceso de acercamiento (...) orientado a una normalidad de sus relaciones tendiente a superar las dificultades que los separan, incluyendo, en especial, una fórmula que haga posible dar a Bolivia una salida soberana al océano Pacífico...”

Chile

Apoyó y aceptó a Colombia como mediadora.

‘Chile está preocupado por una segunda derrota’

Según el expresidente Carlos Mesa (2003-2005), 1983 fue un año muy importante por la resolución de la Organización de Estados Americanos (OEA). “Como dice el libro de Heraldo Muñoz, fue la única vez que Chile votó a favor de la demanda boliviana”, dijo. Este suceso se registró en el periodo de transición de la dictadura a la democracia en el país trasandino.

Empero, Mesa afirmó que ahora hay un cambio de actitud en la línea de Muñoz. “Ha cambiado su posición porque cuando escribió el libro estaba en una línea crítica con el Gobierno chileno. En ese momento no tenía responsabilidades de Estado, hoy es Canciller”, dijo.

Respecto de la posición chilena, el exmandatario sostuvo que “es dura” porque internamente los sectores de decisión en Chile, sobre todo la derecha y los sectores más conservadores, ejercen presión a la presidenta Michelle Bachelet.

“Están muy preocupados por una segunda derrota internacional en un juicio, después de la experiencia con el Perú”. Además, cree que el diplomático quiere demostrar, a la opinión interna de su país, que su defensa es intransigente.

Posicionessobre el texto del canciller

Jorge Tarud: Comisión de Relaciones Exteriores de Chile

“Que Muñoz, en 1986, haga referencia a una resolución no significa que él esté de acuerdo con ella. Chile siempre ha conversado sobre el tema, pero eso no crea ningún derecho”.

Granco Gamboa: Especialista en temas internacionales

“Lo que habría dicho Muñoz en la dictadura no tiene sentido, porque las relaciones bilaterales antes del proceso democrático de 1988 siempre han tenido un carácter ambiguo”.

Gustavo Aliaga: Diplomático e internacionalista

“Las resoluciones del 79 y del 83 marcaron un punto intermedio para demostrar que sí había una voluntad de solución. Chile debe entender que éstas son importantes”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia