Nacional

Caso Yapacaní deriva en pedidos de renuncia y fisuras en el oficialismo

Enfrentamiento. Movilizados responden con piedras a los gases lacrimógenos de la Policía.

Enfrentamiento. Movilizados responden con piedras a los gases lacrimógenos de la Policía.

La Razón / C. Corz.,I.Condori / La Paz

02:31 / 13 de enero de 2012

La violencia en Yapacaní no sólo agudizó las pugnas internas del MAS en ese municipio, sino que alcanzó a tocar con acusaciones al Gobierno. La fractura tiende a ahondarse, ya que  la dirigencia anunció presiones para la destitución del ministro de Gobierno, Wilfredo Chávez.  

La oposición sostiene que es evidente una “pugna de poder interna” y plantea la formación de una comisión legislativa para investigar los hechos de violencia que provocaron la muerte de tres personas, dos por heridas de bala, y decenas de heridos.

El diputado del Movimiento Al Socialismo (MAS) Franklin Garvizu, quien representa a la circunscripción escenario de la violencia, denunció que el ministro de la Presidencia, Carlos Romero, conocía de la delicada situación política en la zona a consecuencia de las denuncias de corrupción que existían sobre la administración del gobierno local.

Romero respondió que no recibió ninguna denuncia sobre actos de corrupción y aseguró que pidió en una reunión en Montero a Garvizu, al alcalde de Yapacaní, David Carvajal, y al asambleísta Edwin Muñoz ponerse de acuerdo y resolver el conflicto político. “Nuestro rol sólo era mediar”, señaló en una entrevista concedida a Panamericana.

Las pugnas masistas, entre la gente que apoya a Carvajal y sus detractores, derivaron el miércoles en una jornada de violencia que registró un saldo de tres personas muertas. El conflicto fue desatado cuando Carvajal, destituido del cargo por denuncias de corrupción en diciembre, intentó retornar a la alcaldía, amparado en una orden judicial y con el apoyo de más de 400 policías.

El presidente del Concejo Muni- cipal, el también masista Federico Ortiz, denunció a Erbol que en el gobierno edil están enfrentados los que buscan el desarrollo del pueblo y los radicales liderados por Carvajal, quien dimitió al cargo el miércoles tras los hechos de violencia.

Denuncia. Acusó a Carvajal de cometer irregularidades y abusos en el gobierno municipal. Pese a ello, aseguró, recibía apoyo de un grupo de personas del oficialismo, articulados por el asambleísta Muñoz. “Tenía una coordinación con Edwin Tupa (diputado), Nemecia Achacollo (mi- nistra de Desarrollo Rural), Isaac Ávalos (senador) y Silvia Lazarte (dirigente del Movimiento Al Socialismo)”.

“He informado de lo que ocurría a Wilfredo Chávez y a Romero”, aseguró Ortiz, quien también informó que presentó denuncias a la Fiscalía.  Dijo que algunos sectores del oficialismo pretenden desviar la atención, denunciando que el Movimiento Sin Miedo (MSM) pretende derrocar al MAS. “Eso es erróneo”, insistió.

Los familiares y pobladores de Yapacaní velaron anoche los cuerpos de Abel Rocha (26), Maicol Sosa (23) y Eliseo Rojas (22). El secretario de Actas del Comité Interinstitucional, Freddy Machaca, informó que          después del entierro de las víctimas convocarán a un ampliado en el que definirán medidas de presión para exigir la destitución del ministro Chávez y de la comandante de la Policía cruceña, coronel Lily Cortez.

“El pueblo está indignado por el accionar del verde olivo, por ello es que se viene pidiendo la renuncia de los principales responsables de la agresión a la gente”, sostuvo Cirilo Sonabi, dirigente del Comité.

Una persistente llovizna cayó ayer en este municipio, bajando de alguna manera la tensión. Las instalaciones de la Policía fueron quemadas, poco después de que los uniformados —el miércoles— abandonaran la zona. Garvizu señaló que “el único mérito de este señor (Carvajal) era que fue de Orinoca y trompetero”, en alusión a los orígenes y actividades que desarrolló el presidente Evo Morales.

El diputado opositor Wilman Cardozo señaló que lo que sucede en Yapacaní muestra las contradicciones internas en el oficialismo, mientras que el también opositor, Jaime Navarro, planteó la formación de una comisión legislativa que investigue y esclarezca lo ocurrido.

El Ministro de la Presidencia aseguró que la renuncia de Carvajal no acabará con las disputas. “Hay  muchas cosas, por ejemplo el alcalde exhibía planillas donde se daban algunos ítems a algunos dirigentes. Si hay una relación clientelar y de chantaje hacia las autoridades, es demasiado complicado. El mismo exalcalde debería exhibir esos documentos”, aconsejó la autoridad.

La Fiscalía y la Defensoría del Pueblo, por separado, iniciaron una investigación para esclarecer lo sucedido. Carvajal denunció la existencia de presiones del Concejo y aseguró que su administración estuvo caracterizada por la transparencia. 

Para el dirigente de la oficialista organización de colonizadores de Yapacaní Eusebio Carrasco, el Ministro de Gobierno debería renunciar. “Por moral debería renunciar, estos señores no pueden hablar de que somos de izquierda o derecha, por tanto repudiamos esta actitud política que está manejando el Gobierno”. Ortiz aseguró que personal del Gobierno oculta al Presidente lo que ocurre en este municipio.

Posición de ministra de justicia

Posición

“Esperamos la investigación, sanción drástica para los culpables y responsables, como también para los agitadores”, demandó la ministra de Justicia, Nilda Copa. “Las autoridades  municipales ya no son como en el pasado”.

ONU pide fijar responsabilidades con eficiencia

La representación de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en Bolivia lamentó el desenlace de los hechos de violencia en Yapacaní, Santa Cruz, y abogó por una investigación que establezca con eficiencia y transparente las responsabilidades sobre los sucesos, que acabaron con tres personas muertas y decenas de heridos de diversa gravedad.

El organismo internacional, a través de un comunicado de prensa, hizo un llamado a las autoridades nacionales y locales, como a la población en su conjunto, a restablecer la paz y tranquilidad en el municipio cruceño.

Una punga interna en la Alcaldía de Yapacaní derivó en los enfrentamientos registrados la jornada del jueves. El alcalde David Carvajal intentó retornar a su cargo, del cual fue obligado a alejarse, amparado en una orden judicial y con respaldo policial. El Comité Interinstitucional, que agrupa a los sectores sociales, movilizó a sus bases para evitar el retorno del alcalde, quien finalmente dimitió a su cargo tras las consecuencia del enfrentamiento entre pobladores y policías.

“Naciones Unidas considera que estos lamentables eventos nos recuerdan nuevamente la necesidad de continuar esfuerzos colectivos entre el Gobierno, los sectores políticos y la sociedad civil, para que todos los conflictos y problemas sociales se resuelvan por medio del diálogo, y respetando los derechos humanos y las leyes del Estado Plurinacional”, refiere. Añade: “Dada la gravedad de los hechos, manifestamos nuestro apoyo a la decisión de una apertura de investigación y esperamos que la misma establezca  responsabilidades con eficiencia...”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia