Nacional

César Guedes: Es necesario que (Bolivia y EEUU) suplan lo que fue la DEA

El representante de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (ONUDC) en Bolivia concluirá sus funciones en mayo, al cabo de dos años y medio de trabajo, e iniciará una nueva misión en Pakistán. Antes de su partida, realiza una evaluación sobre el trabajo de lucha antidrogas que desarrolla el Gobierno de Bolivia.

Delegado. César Guedes, representante de la ONUDC en Bolivia, durante la entrevista que concedió a La Razón en instalaciones de este diario, en La Paz. FOTO: ANDRéS ROJAS

Delegado. César Guedes, representante de la ONUDC en Bolivia, durante la entrevista que concedió a La Razón en instalaciones de este diario, en La Paz. FOTO: ANDRéS ROJAS

La Razón (Edición impresa) / Juan José Cusicanqui / La Paz

00:00 / 22 de abril de 2013

El representante saliente de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (ONUDC) en Bolivia, César Guedes, advierte que Bolivia y Estados Unidos deben entablar un mecanismo de intercambio de información de Inteligencia para la lucha antidrogas.Sostiene que Brasil debe ser el principal aliado en la lucha contra el narcotráfico y que el nivel de violencia puede elevarse al ser Bolivia un país de tránsito de droga.

— Al hacer una evaluación de la lucha antidrogas, ¿cuáles son las ventajas y desventajas?

— Ha habido un avance, a pesar de las diferencias con algunos países que piensan que no se ha hecho mucho. Creo que Bolivia hace mucho y más, teniendo en cuenta sus recursos y que es un problema global.

Las cifras lo indican por si solas, todos los años se han batido récords en la erradicación de la coca excedentaria, en la cantidad de operativos antidrogas, en la destrucción de fábricas de droga, pero no sólo cantidad, sino calidad, porque se han encontrado fábricas de niveles no vistos en el país, claro algunos dirán que es alarmante que exista, pero más alarmante sería que sigan existiendo.

— ¿Y las debilidades?

— Ha sido el involucramiento de algunos malos elementos de la Policía o funcionarios públicos vinculados a intereses del narcotráfico, eso es algo que no debería ocurrir. Ellos debilitan la imagen de sus instituciones, causan un efecto negativo en los esfuerzos que hace el país y, sobre todo, cuando son a niveles altos, como es el caso del general René Sanabria, dan un golpe duro a la imagen boliviana. Pero el trabajo continuó.

— ¿Cómo evalúa los nuevos acuerdos antidroga de Bolivia?

— Otro aspecto positivo fue abrir los canales de comunicación para establecer convenios de cooperación con países vecinos como Brasil y Perú. A veces se ve que la ayuda estadounidense se ha reducido, es cierto, pero hay que verlo en la medida de lo que es.

Acá, el país que debe tener más incidencia en el apoyo a la lucha antidrogas de Bolivia es Brasil, porque es un gran receptor de la droga que se produce acá o que transita por suelo boliviano.

Fuentes brasileñas dicen que más del 60% de la cocaína que ingresa a su país llega desde Bolivia.

Las fronteras entre Brasil y Bolivia se han poblado, cobraron más vida, pero mucho de eso lamentablemente ha sido con inyección de actividades ilícitas como el contrabando y narcotráfico. Lo importante es que se les dé otra oportunidad y ver que económicamente sean viables con otras cosas.

— Tras la salida de la DEA, ¿cómo vio la labor antidrogas?

— El mantenimiento o no de una agencia de cooperación bilateral como la DEA es una decisión soberana de ambos países.

También hay que indicar que EEUU es uno de los países con mayor capacidad técnica en el tema de control al narcotráfico. Ciertamente la DEA (Agencia de Control de Drogas, por su sigla en inglés) es una de esas instituciones que tiene un bagaje grande, creíble en cuanto a su capacidad técnica. A la DEA se la ha sindicado acá sobre su participación en temas políticos, nosotros no vamos a comentar de eso.

Ciertamente la DEA está presente en todos los países vecinos de Bolivia, entonces para el trabajo de monitoreo o de Inteligencia que hace EEUU a las rutas y movimiento del narcotráfico, Bolivia es un lugar de donde no sale información y entonces quiebra el flujo de estudios y análisis que tendría Washington para evaluar mejor el proceso de tráfico.

Bolivia ha nacionalizado su lucha con recursos propios empoderando a otras instituciones, yo diría que, sin mencionar a la DEA, sería importante que Bolivia pudiera tener algún nivel de cooperación con EEUU en temas de Inteligencia.

Bolivia está haciendo lo que puede, pero es necesario que los dos países tengan, en ese punto, un nivel de coordinación que supla lo que fue la DEA y que sea de interés de Bolivia, y que EEUU esté en la capacidad.

— ¿El equipamiento antidrogas de Bolivia es suficiente?

— Los narcotraficantes tienen muchísimos recursos y trabajan de manera secreta para evadir los controles de cualquier país. Bolivia sí requeriría de una mayor inversión en cooperación con países de interés para que se le apoye.

Nunca se va a poder tener todos los aviones o equipos de radar que se quisiera. Acá el tema de la droga es una responsabilidad compartida.

— ¿Cuál es el flujo del narcotráfico?

— Una ruta para Europa pasa por Bolivia, por donde sale la droga producida en acá o de tránsito de otros países y cruza ya sea a Brasil o Argentina de manera directa, o a través del Paraguay, donde los controles fronterizos son exiguos.

Argentina o Brasil son naciones que tienen mucha vinculación con Europa, sus ciudadanos no requieren visado. Pero parte de esa droga se queda en ambos países, como estrategia para crear mercados.

De Brasil y Argentina, también de Chile y Uruguay, envían la droga a Europa ya sea vía aérea o marítima, viniendo de esas naciones los controles son menos rigurosos que aquellos que provengan de Bolivia, Perú o Colombia.

Lo que se ha utilizado también, para ir a Europa, es el occidente de África. Países como Sierra Leona, Liberia, Costa de Marfil o Mali.

— Se ha denunciado que a Bolivia llegaron emisarios.

— Lo vemos con preocupación,  los niveles de interés en el país en esta actividad ilícita son mayores, ya no es simplemente que las propias organizaciones delictivas bolivianas manejan el negocio, sino que cada vez se están potenciando más con el Know-hau (saber cómo) de estos emisarios.

Estos enviados llegan para ayudar a potenciar las capacidades, pero no son dueños del negocio; acá diría que los dueños del negocio están entre bolivianos y brasileños.

— ¿Hay presencia del PCC o las FARC, como se denunció?

— En el caso de Brasil vimos participación del Primer Comando de la Capital (PCC) y del Comando Vermelho, que son organizaciones delictivas del crimen organizado porque manejan tráfico de drogas, robo de vehículos, tráfico de personas y falsificaciones.

En algún momento me preguntaba si hay cárteles o no, pero éstos obedecían a intereses de los 80 y 90. Ahora el cártel se ha convertido en miniorganizaciones.

— ¿Qué camino debe seguir Bolivia en la lucha antidrogas?

— El Gobierno debe adjudicar los recursos necesarios, hemos visto que incluso ha habido un incremento del 20% del presupuesto contra el narcotráfico.

Es importante tomar en cuenta que Bolivia, a diferencia de Perú y Colombia, es un país productor y de tránsito, y eso lo pone en otro nivel de complicación, porque al ser de tránsito, alimenta niveles de violencia, a medida que la droga avanza al exterior. Bolivia es un país pacífico, sin tradición de violencia, pero esto puede cambiar a medida que vengan intereses que demuestren lo contrario.

Algo importante es que la comunidad internacional no deje a Bolivia, ya regresó a la Convención sobre Estupefacientes de 1961, se ha aceptado su reserva sobre un tema doméstico, cultural y tradicional como es el masticado de coca. Se convierte en Estado miembro, sujeto a responsabilidades, obligaciones y también derechos.

— ¿Cree que es posible industrializar la coca y exportar?

— Todo es posible en el marco de la Convención, pero sabemos que para industrializar la coca hay que extraerle el alcaloide, hay que ver formas de abaratar el alto costo que significa hacer esa labor. También hay que ver si hay mercado para esos productos.

Se evitó el cierre de la ONUDC en Bolivia

A manera de evaluación de su gestión de dos años y medio, César Guedes, representante de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (ONUDC), destacó la vigencia de esta instancia en el país, luego de que en 2010 se corrió el riesgo de su cierre.

Guedes destacó la gestión que hizo el presidente Evo Morales ante el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU, Ban Ki-monn, para que no cierre esta oficina que trabaja en Bolivia. El delegado de la ONUDC indicó que esa situación se dio a raíz del quiebre de la relación bilateral entre Bolivia y Estados Unidos.

Si bien en 2010 la oficina se quedó, Guedes destacó el apoyo económico de la Unión Europea para que el proyecto continúe. Agregó que se presentó el proyecto País para la lucha antidrogas, el mismo que tuvo respaldo de la comunidad internacional.

Paralelamente a ese trabajo, la diversificación de la canasta de países donantes fue uno de los logros que mayor trascendencia tuvo, según Guedes, ya que se buscó no depender de un sólo país para tener el apoyo para la lucha contra el tráfico ilícito de drogas.

Un hecho que lamentó el Representante de la ONUDC en Bolivia fue la muerte de los funcionarios Iván Alfaro Santiago, Stephan Campos Ruiz, Patricia Delgado Rúa y Mariela Cinthia Moreno Torreblanco, en un accidente aéreo en Yungas, en mayo de 2011, cuando monitoreaban los cultivos de coca.

Perfil del entrevistado

Nombre: César Guedes

Nació: En Perú

Profesión: Administrador

Cargo: Representante de la ONUDC

Un largo recorrido por la ONU

Es Representante saliente de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito en Bolivia. Fue director de esa oficina para el Caribe y Latinoamérica. Cumple esa actividad en la ONU desde 1994. Nació en Perú y estudió en la universidad de Lima la carrera de Administración de Empresas entre 1978 y 1983. Tiene una maestría en Relaciones Internacionales y Desarrollo en el Instituto de Estudios Sociales en La Haya y fue voluntario de las Naciones Unidas en Georgetown, Guyana. Llegó a China.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia