Nacional

Pugna por el poder en El Abra causa la muerte de cuatro reos

El ataque estaba dirigido al delegado del penal, Édgar Tancara, quien fue abatido a tiros para que deje de controlar cobros ilegales a reos. Sergio Arce, su rival, también falleció

Reyerta. Una de las víctimas del enfrentamiento armado que se dio en el penal de El Abra, en Cochabamba.

Reyerta. Una de las víctimas del enfrentamiento armado que se dio en el penal de El Abra, en Cochabamba. Fernando Cartagena.

La Razón (Edición Impresa) / Angélica Melgarejo / Cochabamba

03:39 / 16 de septiembre de 2014

Otra pugna de poder desató una balacera y la muerte de cuatro reos en la cárcel cochabambina de El Abra. Once personas resultaron heridas, entre ellas nueve internos y dos mujeres que estaban de visita. La gresca se registró durante una fiesta en honor de la Virgen de Urkupiña.

El delegado interno de El Abra, Édgar Ariel Tancara Sandagorda, y dos de sus colaboradores, identificados como Gustavo Tovar Ramírez y Humberto Gonzales Olmedo, fallecieron por múltiples heridas provocadas por proyectiles de arma de fuego y armas blancas. Un enfrentamiento similar se dio en agosto de 2013 en Palmasola, donde murieron 34 reclusos y un niño.

La reyerta se dio cerca de las 22.00 del domingo, cuando se apagaron las luces en la cancha de fútbol, donde bailaban los reclusos junto a familiares, contó una testigo. “Esto es para ti Tancara”, gritó una de las tres personas encapuchadas que ingresaron al lugar y dispararon a quemarropa. La pelea se dio por el control de cobros irregulares por alquiler de celdas y pago de seguro de vida a los presos.

“Dispararon directamente contra Tancara, dijeron que todas las balas eran para él y luego dispararon por todo lado, yo me oculté, estaba asustada. No había policías adentro, había solo reos con sus bates”, relató.

El entorno de Tancara identificó a Sergio Camilo Arce Araníbar, El Lucifer, como uno de los agresores. Éste intentó escapar, pero lo atacaron con armas blancas y piedras hasta matarlo. Su cuerpo quedó sin vida cerca de la puerta, explicó el mayor Yuri Duk, gobernador de El Abra.

Los disparos y peleas se dieron por al menos 30 minutos. “Las armas fueron arrojadas desde afuera, por el lado oeste hacia el sector de los cultivos”, indicó otra familiar de un recluso. Sostuvo que tras la balacera, mujeres policías les ayudaron a salir. “Nos han sacado a algunos que nos ocultamos en la capilla; hemos salido y otra vez empezó la balacera, eran ráfagas y fue otra media hora de disparos, parece que era entre la Policía y los reos”, añadió.

Aproximadamente a las 23.00, diez heridos fueron llevados al hospital Viedma y otro herido llegó al hospital Salomón Klein. Más de 30 personas, entre mujeres y niños, quedaron atrapadas y pasaron la noche en la capilla. Cerca de las 11.00 las trasladaron hasta un cuarto ubicado al ingreso del recinto.

Casquillos de balas quedaron regados cerca de la puerta de ingreso a la cárcel. La Policía no pudo ingresar al recinto hasta las 08.40 de ayer; 200 uniformados de grupos de élite, de la fuerza anticrimen y antinarcóticos entraron a inspeccionar hasta las 14.30.

Bates de béisbol, combos, cuchillos, punzones, tijeras, tres armas de fuego, balas y casquillos, además de cocaína, marihuana y bebidas alcohólicas, fueron hallados en las celdas.

El ministro de Gobierno, Jorge Pérez, llegó al lugar acompañado de diez efectivos del Grupo de Inteligencia. También visitó a los heridos, no emitió informe alguno y evitó a los medios de comunicación y a los familiares de los reos que exigían informes sobre la salud de los internos. “Hay más heridos en la sanidad, que nos dejen verlos, queremos saber cómo están”, gritaron los familiares, que intentaron entrar por la fuerza al lugar. La Policía lo impidió y fue apedreada.

Mejía y Duk informaron que esta pelea fue un hecho que se dio en contra de los delegados del penal por pugnas de poder. Duk no supo explicar cómo ingresaron al penal las armas y las bebidas. “Todo está en proceso de investigación, no puedo informar”, se limitó a indicar el jefe policial.

Acciones ilegales en el penal

Policías

En el penal de El Abra existen 544 internos y 27 uniformados. Los familiares de los reclusos denuncian el ingreso de droga con ayuda de policías. Además dicen que hay otros cobros irregulares.

Reclusos

También persiste el cobro de alquileres mensuales. “Si no pagan, los mandan con los treinteros (reos con sentencia de 30 años) y éstos ‘los bolsean’ (ponen bolsas nailon en la cabeza) como escarmiento”, denunciaron familiares de reos. Los presos ya están cansados de ese tipo de abusos, indicaron otros familiares, preocupados por la situación.

Enfrentamiento devela irregularidades

La celebración de la fiesta de la Virgen de Urkupiña en el penal de El Abra y la posterior pelea que causó cuatro muertes, develó irregularidades como la existencia de bebidas alcohólicas, droga, armas de fuego y armas blancas dentro de esa cárcel.

El representante del Defensor del Pueblo en Cochabamba, Andrés Cuevas, informó de la existencia de “instrumentos con los cuales se ha producido la pelea, armas, bates, cuchillos, incluso perros de raza pitbull que se crían para amedrentar a reclusos”.

La requisa en cada rincón del penal, en el pabellón B y alrededores del patio, permitió encontrar 110 gramos de cocaína repartidas en 166 sobres, cocaína en cajas de fósforo, cada una con 10 gramos, y 725  gramos de cocaína y semillas.

Gran cantidad de latas de cerveza, tres cajas de ron y alcohol también fueron hallados, además de un gran número de bates de béisbol, cuchillos, punzones, tijeras, tres combos, celulares, linternas, un revólver, una pistola con cargador y municiones, una escopeta y pasamontañas, entre otros. Según el gobernador del penal, mayor Yuri Duk, existen requisas periódicas, pero los resultados muestran lo contrario.

Respecto a la fiesta y a la existencia de civiles hasta altas horas de la noche, Dennis Mejía, director regional de Régimen Penitenciario, explicó que se autorizó la fiesta para recaudar fondos para los hijos de los reos y ésta empezó a las 10.00 del domingo y debía concluir a las 00.00. Aclaró que el ingreso de armas, bebidas y civiles es responsabilidad de la Policía. “Todo esto está siendo investigado por el Ministerio Público, cómo ha ingresado. Tenemos un penal de cinco hectáreas para cubrir”, manifestó el gobernador de la penitenciaría.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia