Nacional

Comandante apunta a crear la Policía Fronteriza y desplazar a 300 efectivos

El comandante General de la Policía, general Abel de la Barra, informó que el nuevo comando es necesario para luchar contra los ilícitos en frontera como el atraco a la remesa a Brinks, en la frontera con Brasil

Abel de la Barra. Tiene como objetivo cambiar la imagen de la institución para acercarla a la ciudadanía y apuesta a un cambio de actitud de sus subordinados para avanzar en ello. Asegura que hay avances.

Abel de la Barra. Tiene como objetivo cambiar la imagen de la institución para acercarla a la ciudadanía y apuesta a un cambio de actitud de sus subordinados para avanzar en ello. Asegura que hay avances. Fotos: Jóse Lavayén

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Rivas, Carlos Corz / La Paz

16:49 / 17 de abril de 2017

Es el primer afroboliviano en llegar al más alto cargo en la Policía Boliviana. Cuando fue posesionado prometió luchar contra la corrupción y crear una unidad de descolonización. En una primera entrevista con un medio impreso, el general Abel de la Barra hace un repaso sobre lo avanzado y los proyectos inmediatos.

— ¿Cuánto se avanzó en el compromiso de cambios en la Policía?

— Se ha creado la Dirección de Descolonización, Doctrina e Identidad porque de un tiempo a esta parte la institución policial se sentía un poco disminuida y desanimada ante la opinión pública y el mismo Gobierno. Había un liderazgo que nos ha hecho creer que el Gobierno o los poderes u órganos del Estado no nos querrían, y la población de alguna forma no estaría empática con la Policía, cosa que yo no comulgo. Con esa mentalidad dije: Si me voy a hacer cargo de la institución, la Policía primero debe tener una identidad, estar descolonizada, y entiéndase por descolonizada que tienen que salir de la mente de los policías estructuras que no son nuestras, ideas que no son nuestras, visiones que no son nuestras, visiones de otras policías. El mismo lenguaje, el nombre que ponemos a los operativos policiales, nuestros símbolos, uniformes, no responden a la identidad de un Estado Plurinacional; eso es lo primero que ofrecí con visión para la agenda 2025, a largo plazo. En 40 años, la Policía no sufrió transformaciones y ha estado estoica, no ha pasado nada. Seguimos manteniendo los mismos compases en nuestras marchas, nuestro lenguaje no ha cambiado.

— En cuanto al uniforme, ¿ha pensado en algunos cambios?

— Sí, nosotros tenemos este tipo de uniformes, el tipo de uniforme es de una estructura militar, no nos diferenciamos casi nada, incluso los bordes de la caballería; nosotros nunca hemos tenido esas especialidades, artillería y otras, los militares tienen sus especialidades y en la Policía otras diferentes como Ingeniería de Tránsito, Investigación, Orden y Seguridad, no tenemos nada que ver con algunas rayas que son decorativas y que no obedecen a una doctrina. Estamos trabajando en busca de una propia identidad. ¿De dónde nacen las estrellas (en el uniforme)? No vamos a cambiar las estrellas ni el uniforme, (pero vamos a) buscar el significado.

Tenemos una Cruz Andina y unas estrellas, por lo menos significa que soy boliviano, andino, ahí ya tiene un significado. Tengo una bandera, una Wiphala que demuestra la interculturalidad, algunas cosas que no deberían estar, salen. El uniforme también deberá estar de acuerdo con el clima, no es lo mismo que en Beni se utilice esta tela gruesa. Son cambios que tendrán una explicación. Por ejemplo el cóndor, el símbolo de un ave que significa altura, altivez y dignidad, no concibo un ave pequeña. Debe ser grande, resaltante como lo hacen en Estados Unidos, en Alemania, con sus símbolos de realeza. Mi cóndor en la gorra está bien reducido. La Policía debería tener otro tipo de identidad y de modelo porque a veces la gente nos identifica más con los militares en su bronca con los gobiernos militares, y nos dice que vayamos a la frontera, pero no sabe que nosotros estamos para hacer el bien, nuestro trabajo es servir a la sociedad, darle seguridad y protegerla. La mentalidad del policía debe ser esa, debe entender que si es policía es para hacer el bien y tiene que ser honesto, transparente. No tenemos nada que ver con gente delincuencial, gente del hampa. Debo ser sensible a nuestra ciudad, debo ser empático con la gente, llorar con los que lloran y reír con los que se alegran.

— ¿Qué ha cambiado de la estructura policial para luchar contra la corrupción?

— He pedido que trabajen conmigo Control Social, yo tengo aquí en la Policía a las hermanas que responden al control social nacional, si vale el término, y vienen, están acá y tomamos decisiones juntos. Esta Policía ya no es cerrada, yo no tengo que cerrarme a la gente, yo no manejo cosas a escondidas.

— ¿De qué sectores sociales son los del Control Social?

— De los movimientos sociales, campesinos, obviamente del instrumento del MAS (Movimiento Al Socialismo), pero por sobre todas las cosas es un control social que obedece a una estructura social general. Nunca hemos escuchado hablar que “viva el MAS”. Sugieren o finalmente observan que se cumpla.

— ¿Se ha eliminado una estructura de control policial?

— No puedo darme el lujo de pagar a policías que controlen a otros policías. El Cuerpo de Control Policial (que fue anulado) salía a patrullar para ver la conducta del policía; yo no entiendo cómo. Yo tengo que trabajar y ser responsable con mi trabajo, mi trabajo es ser policía y si soy de Tránsito debo estar controlando el tráfico. Cómo va a venir un policía a decir ¿qué es lo que hago? O cobrando una coima cuando yo sé que no lo debo hacer. El policía no debe meterse en problemas, sencillo.

No se lo encuentra, por parte de nuestros supervisores, en su lugar de trabajo, se le inicia un proceso, de acuerdo con nuestro reglamento y nada más. Eran aproximadamente unos 100 efectivos (del Cuerpo de Control Policial). Aparte, eso servía para el Comandante General, para sus propósitos: anda y perseguí al fulano, seguí al coronel fulano de tal, porque dicen que está chupando (bebiendo), y yo no quiero eso.

— Entonces, ¿al policía quién lo controla?

— Lo controla sus supervisores. El comandante de la unidad es responsable de lo que hagan o dejen de hacer sus policías.

— ¿Se ha pensando en endurecer las normas internas para luchar contra la corrupción?

— Considero que no se trata de normas. La sociedad tiene un montón de normativas y muchas no las cumple. Lo que se tiene que hacer es convencer al ser humano. Ayer me dieron parte de una dama cadete de una escuela que fue sorprendida con un chanchullo. ¿Qué amerita? Separación, nada más, y lo mismo a los policías que planten pruebas.

— ¿Cómo conceptualiza al policía en este momento?

— Ahora, en el Estado actual, como un policía con alto ánimo, motivado, con ganas de hacer su trabajo, diferente en su forma de hacer y de pensar. Tenemos resultados buenos y cada día se escucha sobre operativos en los que se encontró 50 o 100 kilos (de droga) con gente aprehendida y vehículos incautados. Lo malo del policía es que le atribuye (los hechos irregulares) al salario, le echa la culpa a la situación económica (y dicen): tenemos tantos hijos y no está acorde a nuestra necesidad y realidad. Eso no es causal.

— ¿Cuál es la situación del control de frontera en la lucha contra el narcotráfico?

— El Gobierno no descuida esa área. Contamos con helicópteros, que son de las Fuerzas Armadas, para la localización de fábricas, con buenos resultados. También está el intercambio de información (con países vecinos) y los policías encubiertos a lo largo y ancho de nuestro territorio. Hemos dado golpes duros al narcotráfico.

— ¿En qué departamentos hay zonas rojas?

— Bolivia se ha vuelto un paso (de drogas), ya que algunos quieren ir a Chile o los peruanos a Brasil, o entrar a Argentina, ya sabemos qué fronteras debemos reforzar y servimos, por ejemplo, de pared a Chile; hemos encontrado recientemente más de 600 kilos de droga.

— ¿En qué departamentos se genera mayor movimiento del narcotráfico?

— En fronteras, en Santa Cruz, El Alto, Cochabamba y no se libran Potosí, Oruro, por eso es difícil decir dónde existe mayor movimiento. En Beni, hacia Brasil, hay más armamento y droga; entonces, los narcos van recorriendo (zonas) donde existen mayores ventajas.

— ¿Se va a fortalecer la lucha antidroga en la frontera?

— Tenemos un plan. Después de la creación de la Dirección de Descolonización es la creación de la Policía de Frontera (Polfron). Tenemos trabajando hoy a policías, pero no de la forma en la que ahora vamos a organizar: control de migrantes, narcotráfico, contrabando, trata y tráfico. Será un comando y una vez que agarre estos casos informará a las unidades especializadas.

— ¿Cuántos policías destinarán a ese comando?

— Al menos 300. Tenemos policías fronterizos y a los ya existentes vamos a reforzar con estos 300 en grupos de 15 que contarán con vehículos y el equipo para recorrer las fronteras, verificar hitos y reportar lo que encuentren a instancias que correspondan como la Cancillería o la fuerza antidroga.

— ¿Cuándo operará?

— Inmediatamente se nos apruebe. Ahora se hace propicio con lo que pasó con Mariano T. (líder de la banda que atracó la remesa de Brinks en Roboré, zona de frontera con Brasil). Nosotros necesitamos una policía fronteriza.

— ¿Ya se cuenta con el equipamiento?

— Tenemos el proyecto a diseño final y con costos que presentaremos al presidente Evo Morales, y creemos que va a aceptar porque es el más interesado en la seguridad boliviana.

— ¿Este comando coordinará con policías de países vecinos?

— Sí, coordinaremos. Tenemos muy buenas relaciones con todas las policías de los países vecinos, incluidas a las de Chile porque los delitos les afectan a ellos como a nosotros. 

— Hay más de 36.000 uniformados, ¿se animaría a decir cuántos son malos policías?

— No, de ninguna manera. Hay buenos policías, pero también no falta alguien que se distrae y comete alguna situación, y lo hace a sabiendas de que va a ser público y que va a entrar a la cárcel. También hay policías que han sido sorprendidos en evasión (de reos) y como que algunos se han hecho sorprender.

Perfil

Nombre: Abel Galo de la Barra Cáceres

Profesión: Policía

Cargo: Comandante General

Afroboliviano

Estudió en el colegio nocturno René Zamora de Villa Fátima, en La Paz, y egresó de la Academia Nacional de Policías (Anapol) en 1985. Desempeñó una serie de funciones y cargos dentro de la institución policial a lo largo de su carrera. En su muro de Facebook tiene imágenes como de Martin Luther King, Nelson Mandela o del expresidente de Estados Unidos Barack Obama, todas personalidades mundiales y afrodescendientes. “Mis tías, mis tíos fueron transportados en barcos", rememoró como máxima autoridad policial para revalorizar sus orígenes durante el acto de posesión, el 13 de febrero.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia