Nacional

Conisur llegó a El Alto y alista para el lunes una vigilia en plaza Murillo

Carretera. Una vista de la columna de marchistas que llegó a las puertas de La Paz desde Isinuta, Chapare.

Carretera. Una vista de la columna de marchistas que llegó a las puertas de La Paz desde Isinuta, Chapare.

La Razón / Williams Farfán / Senkata

03:38 / 28 de enero de 2012

Los marchistas del Conisur llegaron ayer a Senkata, a 10 minutos en vehículo de la Ceja de El Alto. La indiferencia de los transeúntes y vecinos de la zona fue notoria, aunque ello no desanimó a los movilizados, que ya preparan para el lunes la instalación de una vigilia en la plaza Murillo. 

El 20 de diciembre, desde Isinuta, Chapare, iniciaron la caminata rumbo a la sede de gobierno para exigir la anulación de la ley corta que vetó la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos por el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS).

La intensidad de la luz solar no evitó que sientan una brisa helada, que obligó a muchos a mantenerse abrigados con chamarras y gorros. Ingresaron prácticamente inadvertidos a las 15.30 a la zona de Senkata, última parada antes de cumplir con su objetivo de llegar hasta la ciudad de La Paz.

“La marcha está en El Alto, nuestro objetivo es anular la ley corta. Tenemos que entrar a la plaza Murillo para instalar una vigilia hasta que se anule la ley; no saldremos del lugar hasta que atiendan la demanda”, aseguró el dirigente del Consejo Indígena del Sur (Conisur), Gumercindo Pradel.

La Asamblea Legislativa dejó a la Comisión Mixta de Constitución la responsabilidad del estudio y presentación de propuestas de solución a la exigencia indígena.        En el oficialismo, legisladores como el senador Adolfo Mendoza proponen que una consulta defina la suerte de la carretera.

La marcha fue escoltada por efectivos de la Unidad Operativa  de Tránsito. Tras unos minutos de descanso, los indígenas fueron conducidos hasta las unidades educativas España y República de Italia, donde permanecerán hasta el lunes. Pradel aseguró que más de cuatro mil personas forman parte de la movilización, aunque el número parecía menor cuando fueron distribuidas en ambas unidades educativas. “Se ve poca gente, pero es que están dispersos”, explicó el dirigente.

Antonio Guzmán Suárez, representante del pueblo yuracaré, aseguró que de su comunidad participan 36 personas entre hombres y mujeres. “A pesar del cansancio, estamos firmes.  Si no nos obedecen en nuestras demandas hay más yuracarés que vendrán a la marcha”, advirtió.

Una delegación de ocho personas del Distrito 8 de El Alto tomó contacto con la dirigencia de la marcha. “Solamente vinimos a darles nuestra solidaridad a los indígenas, además de solidarizarnos con su petición que tienen”, explicó el dirigente de la junta de vecinos Ángel Condori.

En una especie de ampliado, Pradel manifestó que permanecerán en la zona hasta el lunes. Entre los indígenas empezaban a organizarse para preparar la olla común. “Ya han pasado todo lo peor, aquí ya van a estar tranquilos”, aseguró un coronel de la Policía a los marchistas contrarios a similar movilización que  consiguió la ley corta, en octubre. En estos dos días de descanso esperan recuperar fuerzas y atender problemas de salud a causa del frío.

Detalles de la marcha

Atención

Médicos de la Cruz Roja de La Paz atendieron a los marchistas desde la localidad de Ventilla, sobre todo a niños con resfríos y a personas con ampollas en los pies a causa de la caminata.   

Masajes

Al colegio España y a la Unidad Educativa Italia  llegaron tres médicos del Sedes y cinco médicos kallawayas para friccionar los pies de marchistas con ungüentos naturales.

Evacuación

Un niño que tenía fiebre alta fue llevado al hospital Corazón de Jesús para que reciba atención médica, sin embargo uno de los galenos explicó que no podía atenderlo porque no había un convenio, denunció el médico de la Cruz Roja, Reinaldo Ayala.

Niños

Según Ana Álvarez, dirigente y encargada de la Seguridad del Comité de Marcha, llegaron junto a sus padres 700 niños. Pidió la solidaridad de la población para que faciliten ropa y abrigos para los niños. Los indígenas preparan sus alimentos en ollas comunes, por lo que piden ayuda.

Bartolinas y CSCIB apoyan marcha

La Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias-Bartolina Sisa (CNMCIO-BS) y la Confederación Sindical de Comunidades Interculturales de Bolivia (CSCIB) respaldaron, por separado, la marcha del Consejo Nacional de Indígenas del Sur (Conisur), que el lunes entrará al centro de la ciudad de La Paz.

Dirigentes de ambas organizaciones anunciaron que recibirán a la movilización. El dirigente Gustavo Aliaga señaló que su sector respalda moralmente a los indígenas, y que por ello se los recibirá a su ingreso a la capital paceña.

La marcha del Conisur empezó el 20 de diciembre en Isinuta, Cochabamba. Demanda la anulación de la ley corta promulgada en octubre por el presidente, Evo Morales. La norma prohíbe la construcción de la vía Villa Tunari-San Ignacio de Moxos por el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS). Julia Ramos, ejecutiva de las “Bartolinas”, sostuvo que un grupo de mujeres podría sumarse a la marcha en las próximas horas. “Nosotros no somos del lugar, pero igual nos une su preocupación”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia