Nacional

Evo convence a parte de la JIFE sobre la despenalización

Acullico. Además, pidió helicópteros y radares para lucha antidroga

Encuentro. Miembros de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (izq.) se reúnen con el presidente Evo Morales y ministros.

Encuentro. Miembros de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (izq.) se reúnen con el presidente Evo Morales y ministros. Foto: ABI

La Razón / Ernesto Calizaya / La Paz

02:41 / 16 de diciembre de 2011

El presidente Evo Morales afirmó que convenció a algunos de los miembros de la misión de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) que visita Bolivia para tratar el tema de la denuncia y reserva a la Convención de 1961, que penaliza el tema del acullico.

Una misión de la JIFE visita Bolivia oficialmente desde ayer para evaluar la denuncia presentada por el país a la Convención de las Naciones Unidas sobre Estupefacientes de 1961, que da un plazo de 25 años para acabar con el acullico, y que sostiene que la coca es un estupefaciente. Con la denuncia, el Gobierno busca defender el acullico o masticado tradicional de la hoja. La delegación de la JIFE, encabezada por Hamid Ghodse, tuvo una audiencia con Morales, quien al final de la misma dio a conocer los avances con la junta.

“Hemos convencido a algunos de sus miembros y también hay algunos que todavía siento que no entienden, algunos técnicos. Estoy convencido de que tarde o temprano se van a reparar daños históricos al movimiento indígena y a toda una población sobre la hoja de coca”, declaró. Los delegados de la JIFE no declaran a periodistas durante sus visitas.

El Mandatario señaló que la citada convención trató de acabar con la coca en 25 años, como también con el uso tradicional, pero hizo notar que en 50 años se incumplió esa norma.

Teniendo en cuenta el uso tradicional, recordó que Bolivia pidió antes una enmienda para reparar el “daño histórico” sobre el consumo de coca, la cual fue rechazada y por lo que se recurrió a la denuncia con reserva que ahora es evaluada por la JIFE.

Denuncia. Una vez presentada la postura boliviana, en julio, la JIFE criticó la decisión de denunciar a esa convención para volver a adherirse previa reserva sobre la prohibición del masticado de la hoja. Ayer, tras la visita de la Junta a Palacio, Morales afirmó que “se ha convencido que aquí nosotros estamos luchando contra el narcotráfico” y que se valoró la reducción de cultivos.

Además, refirió que pidió apoyo a la JIFE para equipar al país con tecnología, ya que advirtió algunas plantaciones de coca en el parque Carrasco o serranías donde se puede llegar sólo con helicópteros. “He pedido (...)  que también nos consigan, que nos doten, que nos donen unos helicópteros, que nos donen radares, y dijo que va a hacer gestiones”, manifestó.

Los miembros de la JIFE participaron de una ceremonia ancestral en la Cancillería, donde un grupo de amautas (sabios andinos) les explicó la importancia de la coca. Luego, la misión se reunió con los ministros del Conaltid y por la tarde visitó la FELCN. Hoy prevén un sobrevuelo en el Chapare, donde mañana el Gobierno presentará su informe de gestión antinarcóticos.

Esperan la aprobación de la junta

Previsión

Los procedimientos y mecanismos de la ONU indican que para que entre en vigencia la denuncia de Bolivia a la Convención de 1961 deben pasar seis meses (hasta el 1 de enero de 2012), cuando Bolivia prevé adherirse de nuevo, esta vez con la reserva.

Tres gremios piden respeto al acullico

Los miembros de la comisión de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), que se encuentran en Bolivia, tuvieron ayer un encuentro con representantes de la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias Bartolina Sisa, del Consejo de Federaciones Campesinas de Yungas (Cofecay) y de los cooperativistas mineros, quienes pidieron que se respete la práctica del acullico.

En el Salón de Honor de la Cancillería, Julia Ramos, de las “Bartolinas”, expuso que “estas hojas (...) la utilizamos a diario en el trabajo, en nuestras costumbres, en la Pachamama” y con ese argumento pidió que se pueda despenalizar el masticado de la coca.

Por los mineros tomó la palabra Wilfredo Calani, quien afirmó que la hoja “quita el hambre dentro del trabajo minero, quita el cansancio y da fuerza y valor para el trabajo”, por lo que pidió no “satanizar” la hoja. “Pedimos respetuosamente que el acullico sea legalizado (...) nosotros somos los primeros en luchar contra el narcotráfico”, manifestó Félix Barra, de Cofecay.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia