Nacional

Chile indicó que instaló la base militar para mayor control

En Cariquima, los militares tienen comunicación satelital, internet y pista

Presencia. Militares que fueron desplegados en Cariquima, Chile, en la frontera con Bolivia, en abril.

Presencia. Militares que fueron desplegados en Cariquima, Chile, en la frontera con Bolivia, en abril. Facebook.

La Razón (Edición Impresa) / Elisa Medrano / La Paz

04:47 / 09 de mayo de 2016

El Ejército chileno estableció una base militar en el poblado de Cariquima, ubicado en el desierto de Atacama, a 15 kilómetros de la frontera con Bolivia, para aumentar su presencia militar y reforzar el control de la zona fronteriza, según una publicación de la emisora radial Bio Bio de Chile, que se trasladó al lugar en abril y publicó una nota el 14 de ese mes.

Ese medio precisó que la instalación militar pertenece a la Segunda Brigada Acorazada Cazadores del Desierto, de la VI División del Ejército chileno. El comandante de ese equipo, coronel Pablo Onetto Jara, entrevistado por Bio Bio, explicó que “la Base Patrulla instalada en esta localidad del altiplano chileno tiene la finalidad de marcar presencia militar en zonas aisladas, donde hay compatriotas haciendo soberanía”.

Ese destacamento fue desplegado poco después de que el presidente Evo Morales anunciara, el 23 de marzo, una nueva demanda contra Chile en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) con sede en La Haya, por el uso ilegal de las aguas del Silala.

El procurador general del Estado boliviano, Héctor Arce, consideró ayer que la instalación de esa base viola los tratados internacionales, porque éstos establecen que esas instalaciones deben estar a 50 kilómetros de la línea fronteriza “para evitar provocaciones, conflictos que pudieran avivar la chispa de un superior”. “¿Por qué hacerlo a 15 kilómetros?, ¿por qué hacerlo en estos momentos, en esta coyuntura?, ¿es un mensaje de amenaza, de alerta?”.

Además, dijo que el Gobierno boliviano tiene información de que cuenta con equipos modernos y muy avanzados. Precisamente la emisora Bio Bio especificó que se trata de “una unidad con capacidad y autonomía logística, capaz de movilizarse completamente en pocas horas, y que contempla abastecimiento de agua y combustible para largos periodos”.

Manifestó también que “esta iniciativa es única en su tipo” y que fue instalada “hace algunas semanas” en la región de Tarapacá, ubicada a dos horas del Pozo Almonte, a 3.460 metros sobre el nivel del mar “y a menos de 15 kilómetros de la línea que separa el territorio chileno con Bolivia”.

Y detalló que las instalaciones están dotadas de “alta tecnología comunicacional con enlaces satelitales e internet, y cuentan con una pista de aterrizaje para distintos tipos de aeronaves”. En contraste, ese medio dio a conocer que los 80 habitantes de Cariquima no tienen suministros de energía eléctrica ni agua potable, pero sí cuentan con una escuela y también con un policlínico.

Bio Bio, además informó que el ministro chileno de Defensa, José Antonio Gómez, había anticipado a finales de marzo de este año que se enviaría refuerzos a algunos puntos fronterizos, entre ellos la Base Militar Patrulla Cariquima y precisó que el objetivo era combatir la delincuencia.

El rotativo chileno La Estrella de Iquique informó que esa medida incluía el envío de un contingente de entre 100 y 140 efectivos de la VI División, “con el cual el Ejército pretende reforzar la soberanía entre los volcanes Tracora (región de Arica y Parinacotal) y Olca (Región de Tarapacá)”. Según el diario, esa autoridad descartó que se trate de una medida tomada por la contingencia, a raíz de la tensión diplomática entre Bolivia y Chile.

Ya en noviembre de 2015, el Gobierno chileno había tomado la decisión de reforzar su presencia militar en sus fronteras, con el argumento de que había frecuentes hechos delictivos. Entonces también descartó que se tratara de una estrategia “de seguridad y defensa” y que más bien tenía que ver con la tranquilidad interna.

Organizaciones impulsarán campaña

Ibeth Carvajal

Dirigentes de la Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam) anunciaron que se sumarán a la campaña internacional para respaldar a Bolivia en el juicio que presentará contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por la jurisdicción de las aguas del Silala. Los representantes de las organizaciones sociales viajaron al lugar de origen de esos bofedales el fin de semana.

“Tenemos que acompañar al presidente Evo Morales en la defensa de nuestra riqueza hídrica, porque el agua es vida y no vamos a permitir que nos sigan robando”, advirtió la asambleísta departamental de Cochabamba por el MAS Leonilda Zurita, quien también se encarga de las relaciones internacionales de su partido.

Verificación. Hilarión Mamani, secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Markas y Ayllus del Qullasuyo (Conamaq), dijo que el manantial del Silala es del departamento de Potosí y que, como organizaciones sociales, pedirán a otros países que verifiquen que no es un río internacional.

“Las aguas más dulces de Bolivia son del Silala y hoy, más que nunca, estamos en la obligación de hacer respetar la soberanía de pueblo boliviano. Están utilizando nuestras aguas en territorio chileno sin permiso para negocio privado y no para el consumo de las personas. Eso es lo que más nos duele”, manifestó la secretaria ejecutiva de la Confederación de Mujeres Campesinas Bartolina Sisa, Juanita Ancieta.

Según Zurita, como dirigentes nacionales impulsarán la campaña del Silala cuando participen en eventos y cumbres fuera del país. Difundirán el objetivo del nuevo litigio para conseguir el apoyo internacional, tal como pasó con la demanda marítima.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia