Nacional

El día de la masacre de la Harrington

34 años después de la masacre de la calle Harrington se recuerda a los ocho militantes del MIR que fueron acribillados por la represión de García Meza.

Autor. Luis Arce Gómez (arriba) fue sentenciado por la masacre de la calle Harrington y otros delitos.

Autor. Luis Arce Gómez (arriba) fue sentenciado por la masacre de la calle Harrington y otros delitos. La Razón-Archivo.

La Razón (Edición Impresa) / Ricardo Aguilar / La Paz

04:20 / 15 de enero de 2015

“Es inútil ametrallar a las montañas”, se lee en el memorial del Cementerio General a los caídos en la masacre de la calle Harrington, a quienes se recuerda hoy, a 34 años de haber sido asesinados por agentes de Luis García Meza y Luis Arce Gómez.

Artemio Camargo, José Reyes, Ricardo Navarro, Ramiro Velasco, Arcil Menacho, Jorge Baldivieso, José Luis Suárez y Gonzalo Barrón, todos miembros de la Dirección Nacional del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), fueron acribillados por miembros de las Fuerzas Armadas.

José Coco Pinelo, militante del MIR a quien los días posteriores a la masacre se encomendó hacer la investigación interna de los hechos, también debía participar en esa reunión del 15 de enero de 1981 en la calle Harrington.

Pinelo había ingresado al país en la clandestinidad y estaba oculto en una casa de la calle 15 de Calacoto, propiedad de unos militantes que nunca quisieron publicar su adscripción. Se reincorporaría a la militancia justamente en la reunión que tendría lugar a las 17.00 en la Harrington. Paralelamente, habría otra cita en el parque Uruguay (actual mercado Uruguay).

Los resultados de la investigación interna que hizo Pinelo concluyeron que el campesino A.A., hijo de un miembro del Bloque Campesino del MIR y encargado de cuidar la oficina del partido de la Mariscal Santa Cruz, era el agente infiltrado que dio a conocer que ese 15 de enero habría una reunión de la dirección nacional del MIR, sin embargo, las FFAA aún no sabían del lugar.

“Ni Gregorio Andrade ni Gloria Ardaya (sobrevivientes de la masacre) tuvieron nada que ver con esto, sino este otro compañero A.A., quien pasó la información”. “Estábamos infiltrados”, lamenta. La investigación interna llegó a la conclusión de que como las FFAA no tenían la dirección de la reunión, montaron tres operativos. Uno en la calle 15 de Calacoto, donde se ocultaba Pinelo.

“El infiltrado conocía esa casa”. El agente hizo seguimiento la mañana del 15 de enero al miembro de la dirección nacional Gregorio Andrade. Lo siguió hasta la calle 15. “Ahí montaron el primer operativo de seguimiento”.

A esa casa luego llegaron tres de los militantes para recoger a Pinelo y Andrade, y dirigirse a la cita de la calle Harrington (Navarro, Velasco y Suárez, quienes luego fueron masacrados). No obstante, la dueña de casa se opuso a que Pinelo asistiese: “Acaba de llegar, todavía no está seguro en su lugar de trabajo en la clandestinidad” le dijo. Pinelo nunca olvidó esas palabras. “Entonces dije que iría a la reunión del parque Uruguay. A eso también se negaron todos”. Entonces, los políticos partieron de Calacoto seguidos de los agentes de la represión.

“Les quedaba dos hipótesis: una, que la reunión sería en una casa de Alto Obrajes que tenían fichada”. Esta opción fue desestimada al ver que los objetivos de la dictadura se alejaban de ese barrio. Entonces vieron que se dirigían hacia la Harrington, donde había una casa que también tenían bajo observación. “Veinte minutos antes de que lleguen a la reunión los compañeros, las FFAA ya estaban rodeando la Harrington. Gloria Ardaya (sobreviviente) se salva porque llegó antes que los militares”, relata.

La reunión se instaló. No obstante, Andrade la abandona para asistir al encuentro del parque Uruguay (al cual también asistió A.A.). Cuando llegó Andrade, los detuvieron, y el infiltrado, al ser golpeado, dijo a los agentes: “Trabajo para ustedes” y sacó una credencial que lo vinculaba con los militares.

El infiltrado pagó cárcel por estos hechos; sin embargo, Pinelo asegura haberlo visto en la calle, aunque desconoce si salió libre por haber cumplido su sentencia o por efecto de alguna irregularidad. La balacera en la Harrington se inició entre las 17.00 y 17.30. Andrade fue torturado hasta que decidió llevar a los militares a la Harrington. “Nadie aguanta una tortura, sin embargo, cuando llegaron, la masacre había terminado”.

Casi el total de la dirección del MIR había sido asesinado. “No sucedió algo así en toda Latinoamérica. Que toda la directiva de un partido sea exterminada”, lamenta la exmilitante del MIR Erika Brockmann. Treinta y cuatro años después, ella recuerda a los asesinados: “Los ocho son un emblema de la democracia”. Hoy a las 10.00 habrá un acto de la UMSA en el atrio del Monoblock central para recordar esos trágicos hechos.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia