Nacional

‘Huracán’ Ramírez, despedido del Archivo de Comibol

Luis Oporto, director de la Biblioteca y Archivo Histórico de la Asamblea Legislativa Plurinacional, cataloga a Ramírez como “el artífice de la mayor hazaña archivística del siglo XXI”.

Personaje. Édgar Ramírez durante una charla sobre la Comisión de la Verdad, a inicios de año.

Personaje. Édgar Ramírez durante una charla sobre la Comisión de la Verdad, a inicios de año. Foto: Luis Gandarillas-archivo

La Razón (Edición Impresa) / Erick Ortega / La Paz

15:51 / 09 de diciembre de 2019

Édgar Huracán Ramírez salvó de su destrucción inminente al Archivo de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) y le dio una vigencia mundial. Incluso hizo estantes para guardar estos tesoros. Recién lo despidieron.

“A mí no me gusta hablar de mí...  pero sí te puedo contar lo del Archivo”, comenta Édgar Huracán Ramírez a La Razón.

“Este archivo es muy importante no solo porque es grande, no solo porque recoge gran parte de la documentación minera de la época republicana; sino porque el sistema con el que se lo ha organizado es completamente innovador, que ha ido combinando una serie de principios archivísticos que tienden a adecuar la documentación generada en nuestro país con los intereses nacionales; esta documentación tiene información de carácter estratégico para el desarrollo de la minería nacional. La información que aquí tenemos no se la puede encontrar en otro lugar”, refiere quien fuera parte importante de la Central Obrera Boliviana (COB).

Luis Oporto, director de la Biblioteca y Archivo Histórico de la Asamblea Legislativa Plurinacional, cataloga a Ramírez como “el artífice de la mayor hazaña archivística del siglo XXI”. Añade que el dirigente asombró al mundo entero, al haber salvado de la destrucción inminente a la que fue condenada en 1985, la memoria histórica minera.

Fue en aquel 1985 cuando se impuso el Decreto Supremo 21060 y la vida de los mineros cambió por completo. Fueron tiempos de relocalización.

La Comibol instruyó el traslado de su Archivo Central —que estaba ubicado en el sótano del edificio de la avenida Mariscal Santa Cruz—. “La inmensa masa documental fue depositada en el patio central de los Almacenes de la Comibol en El Alto, expuestos a la lluvia y el sol, alimañas, roedores y palomas, ante la mirada impasible de autoridades políticas y técnicas de esa época”, indica Oporto.

En 1999, Ramírez y un grupo de personas se dedicaron al rescate del Archivo Minero.

El entonces presidente Carlos D. Mesa (2004) autorizó la creación del Archivo Histórico de la Minería Nacional y la conformación del Sistema de Archivo Minero de la Comibol, con Archivos Regionales en La Paz, El Alto, Oruro, Potosí, Catavi y Pulacayo.

Los tiempos fueron difíciles, Ramírez y los suyos incluso construyeron estantes para almacenar, catalogar y proteger documentos importantes para el mundo.

RIQUEZA.

¿Qué hay allí?... está, por ejemplo, el salvataje y la migración judía a Bolivia en la Segunda Guerra. “La documentación es de Comibol; no hay un solo papel en ninguna parte del mundo, ni en Israel sobre esto”.

Existen documentos relacionados con el Plan Triangular, “que desnuda la dominación imperialista de la década del 60. Algunos de los protagonistas de la documentación son: John Fitzgerald Kennedy (expresidente de Estados Unidos), Víctor Paz Estenssoro (expresidente de Bolivia), Hernán Siles Zuazo (expresidente de Bolivia), Dwight David Eisenhower (presidente de Estados Unidos) y Édgar Hoover (director de la Oficina Federal de Investigación de Estados Unidos, FBI).

“Es el único archivo de Bolivia con fama mundial. Ha recibido cinco premios internacionales, tres de ellos lo declaran Memoria del Mundo... por la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), no por cualquier institución”, indica orgulloso Ramírez.

La Memoria Minera de Bolivia, tiene aproximadamente 40 kilómetros de documentación.

Ramírez siempre fue archivista de vocación y gracias a su compromiso con la historia, a él se debe el salvamento del Archivo de la Compañía Aramayo en Tupiza (Potosí) y la fundación del Sistema de Documentación e Información Sindical (SIDIS).

Para Oporto, él es el único baluarte que queda vivo de la generación histórica de dirigentes que lucharon por la reconquista de la democracia. Ramírez fue Secretario General de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (1988-1994) y Secretario Ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (1998).

Solicita, respetuosamente, a la presidencia de la Comibol que “revoque su decisión, pues un héroe de los Archivos merece reconocimiento y no el trato que se le da al calor de la coyuntura política”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia