Nacional

En Inquisivi, los reos salen a trabajar para el sustento

No reciben prediarios desde enero y cada fin de mes aportan dinero para pagar la energía

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Quispe / Inquisivi (La Paz)

01:39 / 15 de junio de 2014

En el día, los 15 reclusos del penal de Inquisivi trabajan en el pueblo como albañiles, jardineros y electricistas, pero a las 18.00 deben estar de vuelta en sus celdas. El prediario que cada interno debe recibir no llega desde enero, por eso cada fin de mes aportan para pagar la energía.

“Hacemos una vaquita (fondo común) y a cada uno le toca más o menos entre Bs 11 y Bs 13 para pagar la energía eléctrica”, cuenta Rodolfo, desde una de las celdas de este reclusorio edificado hace 120 años. 

El sábado 31 de mayo La Razón visitó el penal del municipio de Inquisivi, en la provincia del mismo nombre del departamento de La Paz, donde solo siete de los 15 privados de libertad estaban en sus celdas. “Los ocho han ido a trabajar”, corrobora Nelson García Vargas, director de esta carceleta provincial ubicada a cinco horas de la sede de gobierno.

García muestra un libro notariado donde se registra la hora de salida y retorno de los reclusos que van a trabajar. “Si una persona del pueblo solicita un albañil, deja sus datos, su número de cédula de identidad y después un interno sale con él, pero debe volver a la hora que se comprometió con el solicitante”, explica.

Un viejo armazón de televisor con el anuncio “Se reparan televisores”, cuelga en la puerta de este penal a una cuadra de la plaza principal de Inquisivi. En sus 12 celdas hay también un zapatero. La mayoría de los reclusos fueron trasladados desde los municipios de Quime, La Paz y Oruro. En lo que va del año seis se beneficiaron con el indulto.

El que se les permita salir para ejercer un oficio representa un riesgo. El año pasado dos internos escaparon mientras trabajaban en el pueblo. 

“Yo estoy casi 15 años y durante ese tiempo apenas dos preventivos se me han fugado. Eso fue en 2013, por enero más o menos”, explica García, que depende de la Dirección General de Régimen Penitenciario.

La persona que solicita los servicios de uno de los internos es el garante para que el recluso retorne a la celda, no obstante García afirma que él, en persona, acompaña a los reos.

Y si eso sucede, entonces ¿quién cuida el penal? “Los trabajos (que los internos hacen) son pues de aquí a dos cuadras, a tres cuadras o aquí arriba”, formula Vargas para confirmar que los reclusos no salen del pueblo y que él mantiene el control.

Así como algunos salen a trabajar, es normal también ver al resto que se quedó tomar sol en la puerta del penal, mientras otros juegan fútbol de salón al frente de la cárcel.

García no tiene ayudantes y él se basta para vigilar esa cárcel y, cuando existe alguna emergencia, no llama a la Policía, porque los internos no permiten el ingreso de los uniformados.

Admitió además que a través de una pequeña ventana con rejas, que da a la calle, algunos introdujeron en el pasado bebidas alcohólicas. “Pero es de vez en cuando nomás”, minimiza. Se constató que por esa ventana se pueden introducir sin muchos problemas hasta botellas de cerveza.

Prediario. Desde enero, los 15 internos del penal de Inquisivi no reciben el prediario de Bs 6 para cada uno. La deuda hasta mayo llegaba a unos Bs 13.500 en total.

El privado de libertad Rodolfo confirmó que pese a los reclamos, la Gobernación de La Paz, que desde diciembre de 2013 es responsable del pago, incumplió esta labor, que antes recaía en la Dirección General de Régimen Penitenciario (DGRP) a través de oficinas departamentales.

Este medio se contactó esta semana con la Unidad de Planificación de la Gobernación, desde donde el director de Control de Gestión, Reynaldo Llanos, informó que esperan la modificación del Plan Operativo Anual (POA), por parte del Ministerio de Economía, para hacer efectivo el pago. El 24 de diciembre de 2013 se aprobó una ley que instruye a las gobernaciones hacerse cargo de los prediarios. El POA de La Paz fue aprobado en agosto del año pasado.

El Director del centro penitenciario de Inquisivi informa que el jueves por la tarde recibió un llamado desde la sede de gobierno. “Nos dijeron que este lunes (16) nos podrían pagar, por eso viajaré a La Paz”, añadió.

Vargas afirma que esta es una de las razones por las que los internos trabajan en el pueblo.

Allí, los reclusos aportan de su bolsillo para llevar una vida mejor, los nuevos se encargan del vaciado con cemento en una parte del patio y otros ponen cuotas para reparar el único baño que poseen. “El año pasado el doctor (Ramiro) Llanos nos ayudó con la reparación de la cárcel”, recuerda Vargas, refiriéndose al anterior director de la DGRP.

El día que este medio visitó el lugar, dos niños estaban dentro del penal junto a sus madres. Ellos visitan los sábados a sus padres, pero después retornan a sus casas.

Para reincorporarse a la sociedad, los reclusos esperan dedicarse a la agricultura en un predio de 3.500 metros cuadrados que el municipio les dio en las afueras de Inquisivi. “Queremos ser agricultores, pero necesitamos herramientas”, dice Rodolfo, que está detenido desde hace seis meses por el delito de robo.

Otros datos de la cárcel inquisiveña

Control

A diferencia de otros penales, en el de Inquisivi, no llaman lista “porque son pocas personas y es fácil de controlar”, dice Vargas.

Distribución

En una habitación de unos 4x5 m2 hay cuatro colchones, el resto de los reos ocupa celdas unipersonales. El viejo edificio del siglo XIX ya presenta rajaduras en sus vigas.

Cuotas

La factura de energía eléctrica de abril era por Bs 205,70, por lo que cada uno de los 15 internos aportó Bs 13,71. No pagan por el consumo de agua potable.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia