Nacional

Marchistas exigen diálogo con Morales y rechazan al Conisur

La IX marcha ingresó a La Paz y sus dirigentes exigen dialogar con el presidente Evo Morales para resolver su plataforma de nueve demandas, cuyo punto central es la anulación de la Ley 222 de Consulta. Otra condición que plantean es que en los encuentros no participe el Conisur.

Protesta. El exdirigente de la Cidob, Marcial Fabricano, en el ingreso a la ciudad por Villa Fátima.

Protesta. El exdirigente de la Cidob, Marcial Fabricano, en el ingreso a la ciudad por Villa Fátima.

La Razón / Paulo Cuiza / La Paz

03:22 / 28 de junio de 2012

Como medida de presión para abrir el diálogo, horas después de recorrer calles y avenidas de la ciudad, un grupo de los caminantes inició una vigilia en el atrio de la plaza San Francisco. La presidenta del comité de movilización, Bertha Bejarano, ratificó que permanecerán en La Paz hasta que sus demandas sean atendidas.

Fue una jornada de marchas en La Paz, pues otra movilización de organizaciones sociales en defensa del denominado proceso de cambio también recorrió calles y avenidas, desde El Alto hasta la plaza Villarroel.

“Tendrá que ser él (Evo Morales) quien dialogue con nosotros”, dijo otro dirigente, Fernando Vargas, quien reclama que el Jefe del Estado hubiera promulgado la Ley 222 de Consulta estando vigente la Ley 180 de Protección del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), el año pasado. Vargas habló en San Francisco en un acto de bienvenida organizado por la Alcaldía y la Asamblea de la Paceñidad.

Vargas descartó sentarse a la mesa del diálogo con dirigentes del Consejo Indígena del Sur (Conisur) que se movilizaron para pedir al Gobierno la Ley 222. La IX marcha demanda la anulación de esa ley y que no se construya la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos por el TIPNIS.

La caminata salió el 27 de abril de Trinidad, Beni, y completó su recorrido tras 62 días. La marcha intentó ingresar a la plaza Murillo, pero un fuerte resguardo policial se lo impidió. Los indígenas rodearon la plaza y en las calles Potosí y Ayacucho, e Ingavi y Yanacocha hubo amagos de enfrentamiento con la Policía.

Recibimiento. Finalmente, caminaron hacia San Francisco, donde fueron recibidos por el alcalde de La Paz, Luis Revilla, que sobre el escenario montado para la ocasión comprometió su apoyo y ayuda. Por su lado, el arzobispo de La Paz, Edmundo Abastoflor, celebró una misa.

“Estamos instalando una vigilia hasta que el Gobierno nos atienda. Nos quedaremos en la plaza San Francisco”, aseguró el coordinador de la marcha, Leandro Candapeí. Decenas de personas se sumaron y solidarizaron con la movilización que reclama respeto al parque TIPNIS.

Candapeí informó que los hombres de la marcha harán vigilia en San Francisco, mientras que las mujeres y niños se albergarán en el coliseo de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA). Ayer, alrededor de 1.500 indígenas ingresaron a La Paz. En el mismo acto, el presidente de la Central de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob), Adolfo Chávez, planteó un voto castigo para Morales en las elecciones de 2014 por “dividir” a los indígenas y gobernar “sin escucharlos”.

Marcha pro gobierno

Indígenas

Desde El Alto marcharon ayer decenas de organizaciones indígenas en defensa del proceso de cambio. En la plaza Villarroel estuvieron a sólo una cuadra de la movilización por el TIPNIS.

La Policía gasificó a los dirigentes de la marcha

Efectivos policiales rociaron gas pimienta al rostro de al menos cuatro dirigentes de la IX marcha durante un forcejeo con los uniformados en la esquina de las calles Ingavi y Ayacucho. Los indígenas intentaban rebasar el cerco policial para ingresar a la plaza Murillo. Bertha Bejarano, presidenta del comité de movilización, y la indígena Aidé Ortiz fueron las más afectadas.

“Me han golpeado. Quisiera que el Presidente venga en persona acá y no mandar a estos pobres policías”, declaró Ortiz. Bejarano, con el rostro pálido y los ojos llorosos, fue separada del grupo durante al menos diez minutos hasta que se recuperó. El efecto del gas alcanzó a una treintena de personas cuya primera reacción fue retroceder, sin percatarse que atrás había mujeres y niños.

Otro afectado fue el presidente de la Subcentral del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), Fernando Vargas. “La Policía obedece órdenes. Nos vamos a San Francisco, no podemos poner en riesgo a los niños con los gases”, dijo. Mientras tanto, una multitud coreaba estribillos contra la Policía. “¡Vendidos por 100 bolivianos!”, decían levantando billetes de ese valor.

Indígenas recibieron la solidaridad paceña

El frío de Urujara fue aplacado con el calor de la población paceña que ayer salió a recibir a la IX marcha indígena en defensa del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS). Niños, adolescentes, hombres y mujeres afines a sus demandas aplaudieron el paso de la movilización en su recorrido hasta la Plaza Mayor de San Francisco.

“Conisur (Consejo Indígena del Sur) no es del TIPNIS”, “El TIPNIS mantiene el equilibrio climático”, “¡Fuerza hermanos del TIPNIS!”, fueron algunas leyendas escritas en pancartas en apoyo a los indígenas, que salieron el 27 de abril de la ciudad de Trinidad, Beni, con dirección a La Paz.

La IX marcha comenzó su descenso hacia el centro a las 10.35. Fueron más de cinco horas de caminata hasta su meta. En Urujara, en donde la columna se instaló por dos días a la espera de una solución al conflicto por la demanda salarial de la Policía, el frío había obligado a los caminantes a ponerse bastante ropa abrigada.

El jesuita Xavier Albó dio la bendición a la marcha y la presidenta del comité de movilización, Bertha Bejarano, pidió a las madres cuidar a sus niños. Al llegar a Villa Fátima, cocaleros de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) insultaron a los caminantes, aunque no hubo mayores incidentes.

Informados sobre el recorrido de otra columna, afín al Gobierno y que iba rumbo a la plaza Villarroel (por la que debía pasar la IX marcha), la del TIPNIS decidió cambiar su ruta prevista.

Los niños fueron los más mimados. La gente les regalaba galletas, jugos y juguetes. Los efectivos de la Patrulla de Auxilio Ciudadano (PAC), a la altura del puente Minasa, les invitaron agua. El calor de la gente se hizo sentir en todo el recorrido. De Trinidad a La Paz, la marcha estuvo marcada por denuncias contra sus dirigentes y un accidente de carretera que cobró la vida de dos hermanos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia