Nacional

Morales es investido en ceremonia indígena en Tiwanaku y reivindica la cualidad marítima como derecho ancestral

El presidente Evo Morales lució una túnica hecha con lana de vicuña y un gorro de cuatro puntas, ambas prendas repujadas en oro. Delegaciones oficiales de países y organismos internacionales participaron de la ceremonia indígena

La Razón Digital / Carlos Corz / La Paz

11:00 / 21 de enero de 2015

El presidente Evo Morales, con una túnica hecha con lana de vicuña y un gorro de cuatro puntas, ambas prendas repujadas en oro, fue investido en una ceremonia indígena en Tiwanaku. Desde la puerta del templete de Kalasasaya abogó por una “recuperación científica del pasado” y reivindicó la cualidad marítima boliviana como un derecho ancestral.

El acto empezó a las  09.00 con una “limpia” a Morales. Fue vestido con el traje indígena en el museo Lítico y luego se trasladó, escoltado por los amautas, hasta el templo de Kalasasaya, donde fue ungido en medio de incienso y rituales como líder indígena. Recibió dos cetros de mando con motivos ancestrales.

El vicepresidente Álvaro García y delegaciones oficiales de diferentes países y organismos internacionales participaron de la ceremonia, que se realiza desde el 2006, en la primera gestión del mandatario. Morales empezó el discurso en aymara y continuó en castellano. “Tiempo de un gran parto, parto de la esperanza, de la unidad, de la armonía, de la felicidad y de nuestra filosofía de vida”, señaló.

Hizo un recuento sobre políticas de exterminio de indígenas en regiones como Estados Unidos, donde, señaló, instalaron reservas comparadas con zoológicos. En el Cerro Rico de Potosí perdieron la vida, afirmó, 10 millones de indígenas en la colonia. “A pesar de tanto sufrimiento y masacre, nunca nos hemos rendido”, señaló.

“Hacemos esta ceremonia para agradecer a nuestros líderes, hombres y mujeres, que han entregado su vida por nosotros”, señaló y mencionó a líderes como Túpac Katari, Bartolina Sisa, Zárate Villka, al indio Gerónimo, al Oso Blanco, a Toro Sentado, y a los líderes de África. Además evocó a Marcelo Quiroga Santa Cruz y al padre Luis Espinal.

Tiwanaku es una ciudad milenaria enclavada en el altiplano boliviano, centro ceremonial y de relacionamiento científico y comercial, destacó. “Nuestro territorio abarcada desde las costas del Pacífico, desde entonces teníamos cualidad marítima, nuestro mar que se nos quiere negar hoy”, sostuvo en parte del discurso.

Bolivia decidió llevar el diferendo marítimo con Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), donde el trataniento de fondo de la demanda está supeditada a la resolución de un recurso de incompetencia presentado por la administración de Michelle Bachelet.

Morales destacó los avances de la cultura tiwanacota y explicó que el objeto del denominado proceso de cambio no es recuperar el pasado con una visión romanticista. "Se trata, más bien, de una recuperación científica de lo mejor de nuestro pasado, para combinarlo con la modernidad, pero no con cualquier modernidad, sino con la modernidad que nos permita hacer industria sin dañar a la Madre Tierra, con modernidad que nos permita hacer desarrollo con equilibrio con nuestra Pachamama", sostuvo.

Insistió que la pobreza es resultado de las políticas del capitalismo y reflexionó sobre la necesidad de proteger el medio ambiente. "Hay que parar esta loca carrera de la destrucción del planeta", abogó.

Las delegaciones oficiales entregaron diferentes presentas a Morales, a la conclusión de la ceremonia, que dio pie a una entreda autóctona.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia