Nacional

MAS alista su reestructuración, con pugnas y la mirada en 2019

Propuesta. Discutirá el diseño de una escuela política para la formación de cuadros

Congreso. El presidente Evo Morales conversa con el vicepresidente Álvaro García en el ampliado nacional del MAS en agosto de 2014.

Congreso. El presidente Evo Morales conversa con el vicepresidente Álvaro García en el ampliado nacional del MAS en agosto de 2014. Fernando Cartagena-Archivo.

La Razón (Edición Impresa) / Rubén Ariñez / La Paz

04:19 / 23 de abril de 2015

En medio de pugnas internas y críticas tras los resultados de las subnacionales, el Movimiento Al Socialismo (MAS) alista un congreso nacional que, además de reestructurar su directiva, delineará su futuro para afrontar las justas presidenciales de 2019.

El partido en función de Gobierno prevé la cita para junio, una vez que las autoridades electas en los comicios regionales asuman sus cargos, aunque el presidente Evo Morales —jefe de partido— y la directiva aún no definieron la fecha. En tanto, el Pacto de Unidad, que agrupa a las organizaciones afines al MAS, diseña en las nueve direcciones departamentales los lineamientos del encuentro.

“Obviamente se hará un diagnóstico de la situación actual política y económica y la visión que tiene el MAS hacia las elecciones 2020, se analizará la remoción de nuevos cuadros políticos y dirigenciales”, señaló a La Razón el vicepresidente de Diputados y militante del MAS, Víctor Borda.

Además de la reforma de la dirección nacional del partido se prevé discutir sobre la transformación de la dirigencia en las organizaciones sociales, según el legislador. En medio de la contienda electoral del 29 de marzo, surgieron una serie de denuncias en contra de dirigentes indígenas y campesinos por malos manejos de recursos económicos en el Fondo Indígena. Para el presidente Morales, las denuncias influyeron en los resultados negativos en capitales como La Paz y El Alto.

“A nadie le conformamos, siempre hay análisis, críticas y autocríticas para poder mejorar algunas falencias que hay”, indicó la secretaria de Relaciones Internacionales del MAS, Leonilda Zurita, y vaticinó que muchas “críticas fuertes” apuntarán a la Comisión de Política del partido gobernante.

Borda, en ese necesario, apuntó que en el congreso departamental de Potosí, que se desarrolló el fin de semana pasado, cuestionó la forma de elección de los candidatos subnacionales, puesto que “muchos de ellos no han sido la genuina representación de las organizaciones sociales”. Las pugnas internas en las regiones obligó al Mandatario a designar, en persona, a los postulantes.

Cuadros. Chuquisaca es la prueba más clara del disenso masista. Las organizaciones sociales habían decidido postular al dirigente campesino Damián Condori, mientras que el presidente Morales optó por Esteban Urquizu. El duelo en las justas fue tan cerrado que el Tribunal Electoral Departamental (TED) emitió un polémico fallo para definir como ganador a Urquizu. Condori estuvo a punto de llevar al MAS a un balotaje.

“Lo que planteamos es que las nuevas estructuras para las elecciones nacionales y subnacionales puedan emerger de ampliados y cabildos de las organizaciones sociales sin que exista un interlocutor válido”, precisó Borda. 

Sin embargo, el MAS sufrió la ausencia de cuadros políticos en algunos departamentos. Es el caso de Tarija, donde Pablo Canedo —quien se considera el “jailoncito de la plaza”— terciará en la segunda vuelta del 3 de mayo. Zurita enfatizó que su partido tiene el fin de “incluir y no es para excluir”.

Borda adelantó que una de las propuestas que se llevará al cónclave nacional es el diseño de una escuela política que se encargue de dictar cursos de formación para generar cuadros, fundamentalmente en el movimiento indígena, pero también en la propia estructura del MAS. “Es un talón de Aquiles”, lamentó Borda.

Franco Gamboa: El MAS paga su relación con élites 

El futuro congreso del MAS y la reestructuración es un simple saludo a la bandera. Aunque los resultados de las elecciones subnacionales le han dado la espalda en muchos lugares clave, el MAS no está cambiando su actitud que está apegada al caudillismo.

El presidente Evo Morales no ha reconocido en ningún momento que se equivocó, porque él es quien ha elegido a los candidatos. Morales y un círculo muy cercano, que sin duda se aprovecha de las circunstancias del poder, se han equivocado en los comicios.

El segundo aspecto de la aparente reestructuración es que el Presidente está pagando la factura de su relación con diferentes grupos corporativistas, entre ellos pequeñas élites sindicales y grupos de interés con influencia económica y política que le dan influencias de poder y prestigio.

Se ve atado de manos, por tanto un congreso partidario no va a romper la presión de otros grupos corporativos que no obedecen a la estructura de mando del partido, pero sí responden a las estrategias electorales de los cenáculos dirigenciales. El intento de reestructuración es un formalismo porque las bases no tienen mucho peso.

Gustavo Torrico: ‘Se debe reestructurar el bloque’

También hay que tener presente, y eso lo demuestran las elecciones subnacionales, que no se han tomado en cuenta a las ciudades. No están organizadas en movimientos sociales y hemos dejado fuera a los citadinos. Por eso hay que reestructurar el bloque político como tal, si perdiste unas elecciones hay que determinar por qué las perdiste. Reorganicemos y hagamos estrategia.

Víctor Borda: ‘No calificamos a los recursos humanos’

No estamos siendo capaces de cualicuantificar nuestros recursos humanos, pero fundamentalmente la formación de cuadros con visión política e ideológica. Este congreso adoptará medidas para ideologizar y capacitar, para que no haya la necesidad de invitar a terceras personas que no profesan nuestra ideología, solo se debe recurrir a los invitados en casos extremos.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia