Nacional

Es muy liviano decir que se opta por Perú dejando de lado a Chile. Jorge Soria

El desarrollo sólo lo lograremos terminando los corredores

Jorge Soria.

Jorge Soria. Ángel Illanes.

La Razón / Luis Mealla / La Paz

00:00 / 03 de marzo de 2013

Jorge Soria es el alcalde de Iquique, ciudad donde durante 36 días estuvieron retenidos los tres soldados bolivianos. Fue una de las primeras autoridades que mediante una carta le pidió al presidente chileno Sebastián Piñera que de una vez libere a los conscriptos, por el bien de Iquique y el importante intercambio comercial que hay entre el norte chileno y el sudoeste boliviano. Alega que la integración soñada es Iquique-Oruro, Chile-Bolivia.

— ¿Cómo analiza la relación económica y social entre Bolivia y Chile; o sea de la zona económica que tienen en común?

— Dentro de los proyectos de 50 años atrás, antes de que yo naciera, había un deseo de los bolivianos de Oruro de unirse con Iquique e Iquique con Oruro, eso era recíproco; yo viví en la frontera y conocía la relación de los pueblos y de ese sueño Iquique-Oruro, Chile-Bolivia nació el gran proyecto de integración de Sudamérica; en ese entendido, los caminos no deberían ser de integración de fronteras sino de costa a costa. Hemos vivido luchando por ver una Sudamérica unida y sobre todo con la capacidad de negociar sus productos en el océano Pacífico y en el Atlántico.

— Usted piensa viajar a ver la carretera bioceánica en Bolivia. ¿Qué se busca con este viaje?

— Sí, se trata del tramo Iquique, Oruro, Cochabamba, Corumbá y Sao Paulo. Hace ocho años que no voy y lo que se busca es intercambiar proyectos y luchar por la integración regional, voy a conversar con todos los alcaldes de la región; me voy por el corredor norte y me vuelvo por el corredor central. Hablaré con nuevos alcaldes, diputados y senadores.

— ¿Más integración es más dinero para Chile y Bolivia?

— Se buscará mejorar un relación cultural y comercial, y el hecho de que se haya planteado ese proyecto permite que todo el pueblo de Sudamérica salga de su pobreza. Por ejemplo, Bolivia aumentó el área cultivable de soya, seguida de Paraguay, y si ese producto lo tenemos en otras naciones la perspectiva de desarrollo económico es inmensa. El principal mercado es China, el mayor consumidor de alimentos a nivel mundial, además de India y todo el Asia.

Las perspectivas económicas de vender nuestros alimentos son mayores e incalculables en favor del desarrollo de toda Sudamérica y eso sólo lo lograremos terminando los corredores (bioceánicos) terrestres y de ferrocarriles.

— ¿En cuánto se reduce el tiempo y las distancias entre Bolivia y Chile con el proyecto de los corredores?

— Hice La Paz-Iquique y falta sólo 50 kilómetros entre Oruro y la frontera; nuestro corredor está terminado y se tardará unas cuatro horas y de ahí a Oruro serán otras tres horas, y a La Paz unas dos horas más (un total de nueve horas). Antes se tardaba entre 15 a 20 horas.

— ¿Y las relaciones comerciales cómo están? Bolivia le compra al menos $us 900 millones  al año a la Zona Franca, ¿cuál es la perspectiva?

— En la medida en que terminemos todos los corredores, Bolivia puede vender a sus países limítrofes, Argentina, Paraguay y Brasil. El que puede abrir un mejor mercado hacia la Zona Franca es Bolivia por sus variadas conexiones de frontera.

— Con este impasse de los soldados bolivianos algunos ciudadanos de mi país hablan de ya no optar por puertos chilenos sino peruanos ¿Cómo se afecta la relación económica?

— Es muy liviano decir esas cosas, acá estamos hablando de la integración de Sudamérica. Aquí hay un problema entre Chile y Bolivia, y entiendo que fue un problema de muchos años, pero en momentos dados de la historia se ha querido resolver y creo que los bolivianos tienen mala memoria.

Pinochet quiso dar una franja a Bolivia y podía no preguntar a nadie, y lo hizo de buena fe para que Bolivia tuviera una franja desde Bolivia hasta el Pacífico, eso no se logró en ese momento porque Perú se opuso y se olvida de que Chile ha querido resolver el problema; nos guste o no hay un Tratado de 1904.

Si realmente queremos integración y desarrollo, Chile ha buscado la salida y se empezó a conversar de nuevo, Bachelet, con Bolivia, y sale el caso que está en La Haya, justo cuando a Bolivia se le iba a  entregar la misma posición que tuvo Pinochet, pero Perú reclamó y ahora estamos en La Haya.

Tenemos 4.300 kilómetros de playa y mar, se nos está quitando unos metros, más 300 o 400 metros, pero esos terrenos Chile siempre ha pensado que eran para Bolivia, para que pueda resolver su problema de la mediterraneidad.

Pero Bolivia no dice nada de Perú, lo encuentro injusto y ambos presidentes (Piñera y Morales) se olvidan de la historia, nadie ha mencionado lo que ahora digo.  Aquí Bachelet tenía, siempre se quiso, al lado de Pisagua, dar una concesión marítima a Bolivia hace cuatro años atrás, tampoco nadie mencionó nada sobre eso y las autoridades bolivianas llegaron para ver el mejor puerto para que puedan sacar los minerales bolivianos. Eso está en los 13 puntos que ahora están parados.

— ¿Cuánto pierde Iquique si se opta por un puerto peruano en el entendido de que esta actividad genera al menos diez empleos directos en la Zona Franca?

— No hay ninguna consecuencia, hay que preguntarle a Bolivia, cuando se está hablando ahora de la patria americana y acá se está rompiendo la patria americana; si Sudamérica se une, triunfa. Pero en el fondo se han maltratado nuestra dos naciones, nuestros dos presidentes en algo que debería suceder pero pasó. Estamos en un momento muy difícil y espero que se supere pronto.

— Asambleístas bolivianos ya lo calificaron como un castigo económico contra Chile.

— No, nosotros tenemos mil salidas, somos los mayores productores de cobre; Iquique puede desarrollar miles de camiones que van a Argentina, pero creo que no es eso, vamos a seguir andando, ese no es problema, no afecta. ¿Todo lo que compra Bolivia se lo podría consumir la población que tiene? Van a buscar otra salida no más, a otros comerciantes.

Creo que el camino es la integración, todo lo que veo que pase rápido; no porque vamos a vender menos.  Tenemos el puerto de mayor profundidad, o sea los grandes buques van a llegar aquí de todas partes, pero se tiene que buscar las mejores condiciones y en Iquique se da la mejor condición.

No es tan fácil plantear, como lo hacen los diputados, la integración es un todo, no con un país. El mejor negocio para Bolivia es salir por Iquique, ni siquiera por Antofagasta ni por Ilo, donde está el ferrocarril todos los días que sube la cordillera y se aleja. El puerto de Iquique le corresponde a Bolivia por el Tratado de 1904 que le tiene que dar una salida, para qué aceptó meter a los 13 puntos un nuevo puerto si ya lo tiene. No debió entrar a conversar nunca algo que ya está firmado.

— ¿Este impasse afectó la relación social o económica?

— Aquí no existen problemas, ese tema es para hacer titulares en los diarios y lo vean los políticos; el pueblo sigue con su vida normal, no le llega a la gente, tal vez a algunos grupos para politizar. Se trató de una pelea muy política, muy profunda. Yo no vi a los pueblos afectados, tal vez puede haber afectado en  La Paz o Santiago, pero aquí no.

— ¿El mes pasado vio usted a la comunidad boliviana en Iquique manifestarse sobre el caso de los tres soldados?

— No los vi movilizarse, yo me preocupé y los llamé para darle mi apoyo, pero seguía la vida. No le damos pelota a esto, lamentamos, vemos los titulares de los diarios y ya. A la gente no le interesa, los pueblos no están afectados acá, es un impasse legal, el que viene a Chile sabe cómo son las leyes. Tiene alguna influencia la política, pero es mínima.

— No hay una línea entre Bolivia y Chile, y los soldados bolivianos aseguran haber entrado involuntariamente. ¿Hay problemas de delimitación territorial que usted conozca?

— Como ya le dije, hemos dado y cuando haya la posibilidad seguiremos dando apoyo a los soldados o civiles bolivianos que sean detenidos de forma injusta; no descarto que en el caso de los militares no hayan tenido conocimiento de que estaban en territorio chileno. Es difícil en toda el área de la frontera, tanto con Perú, Bolivia y Argentina, determinar una línea específica, por eso pueden haber confusiones. Incluso yo que conozco las fronteras me he confundido varias veces y lo encuentro normal no ubicarse.

— ¿En sus continuos viajes habló alguna vez con autoridades bolivianas sobre ese tema para dar alguna solución?

— Invité a la comisión de parlamentarios que llegaron de La Paz  a visitar el hito, pero por una descoordinación no pudo ser posible; es preciso verificar que hay poca claridad en los límites fronterizos en el lugar, al inte rior de Tarapacá, donde hay que verificar que no existe una línea que divida ambas naciones. Cuando no se tiene una referencia como una laguna o un cerro, uno se puede perder si no conoce el terreno.

Perfil

Nombre: Jorge Alejandro Soria  Quiroga

Profesión: Operador Naviero

Cargo: Actualmente es el Alcalde de Iquique

Alcalde naviero

Jorge Alejandro Choro Soria Quiroga nació en Iquique el 1 de noviembre 1936 y estudió en esa ciudad. Terminó cuarto de Secundaria y no tiene estudios universitarios. Fue alcalde por primera vez a sus 23 años. “Siempre quise ser empresario y hacer cosas grandes”, dice. Se desempeñó como regidor, en la comuna de Iquique, por el Partido Socialista en el Frente Popular y luego fue alcalde de Iquique en dos oportunidades, una anterior al régimen militar, desde 1964 hasta 1973, y la segunda en el retorno de la democracia, desde 1992 hasta 2007. En octubre de 2012 fue electo nuevamente alcalde de Iquique, asumiendo su cargo el 6 de diciembre de dicho año hasta la fecha.  

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia