Nacional

La protesta chiquitana sube de tono con amenaza de bloqueos

Medida. Acampan desde hace 11 días; quieren hablar con Costas

Presión. La vigilia de los indígenas chiquitanos continúa en puertas de la Gobernación cruceña.

Presión. La vigilia de los indígenas chiquitanos continúa en puertas de la Gobernación cruceña. Juan Mejía.

La Razón (Edición Impresa) / Iván Condori / Santa Cruz

03:22 / 08 de octubre de 2015

La movilización de los indígenas chiquitanos, que demanda un porcentaje mayor de regalías petroleras, hoy cumple 11 días y no tiene visos de solución. Al menos cinco alcaldes del Movimiento Al Socialismo (MAS) se sumarán a la medida de presión y no se descartan bloqueos de caminos. 

Rodolfo Vallejos, alcalde de Cabezas, anunció que la medida de presión en apoyo de los indígenas se realizará desde la próxima semana, si es que el gobernador cruceño, Rubén Costas, no atiende las demandas. “La movilización se realizaría en cada uno de los municipios”, precisó la autoridad.

Desde el 28  de septiembre, los manifestantes acampan en puertas de la Gobernación de Santa Cruz en demanda de una reunión con la principal autoridad departamental, a quien quieren entregarle una propuesta sobre la redistribución de regalías petroleras: 45% a las provincias productoras, 35% a las no productoras y el 20% a los indígenas, quienes actualmente reciben el 10% por este concepto.

Protesta. Costas explicó que este debate debe ser abierto con la Asamblea Legislativa Departamental (ALD) en virtud a la competencia de ese órgano. “Las regalías son sagradas, les ha costado sangre a nuestros padres (...). Tomé la decisión de distribuir estos recursos en beneficio de los 56 municipios del departamento, sin importar los colores políticos”, señaló la autoridad. Lamentó, en ese marco, el sacrificio de hombres, mujeres y niños que forman parte de la vigilia de protesta.

A fines del pasado mes, la marcha indígena llegó a la capital cruceña tras una caminata de 29 días. Enarbolaron el pedido de reunirse con Costas y exigir ajustes al Estatuto Autonómico cruceño, que ahora está sometido a un proceso de revisión constitucional. La pasada semana, los marchistas instalaron una huelga de hambre, una crucifixión momentánea y una marcha por esas inmediaciones del principal edificio de la Gobernación cruceña.

El dirigente chiquitano Justo Seoane pidió a Costas abrirse al diálogo. “No existe conciencia del Gobernador, se encapricha y está encerrado, que deje de lado su soberbia”, manifestó. Ante este escenario, el representante de la Gobernación Vladimir Peña afirmó que la protesta tiene “un trasfondo político” porque está promovida, según dijo, por los excandidatos del MAS Juan Damián Dorado,

Justo Seoane y Carlos Guazace, quienes perdieron en las elecciones de marzo en las alcaldías de San Rafael, Concepción y San Ignacio de Velasco, respectivamente. Señaló que esas tres personas “siempre están presentes en las medidas de presión junto a Rolando Borda”, expostulante a la Gobernación por el MAS.

Las asambleístas departamentales del MAS (oposición en la ALD cruceña)  Gabriela Rivero y Verónica Crisel se sumaron a la medida bajo el argumento de respaldar al sector indígena.

Aunque la movilización sumó más apoyo, una veintena de alcaldes y concejales respaldan la actual redistribución de recursos que realiza Costas, en virtud a que esto permitió la materialización de obras civiles y sociales. El vicepresidente de la ALD, Alcides Vargas, argumentó que el trasfondo político de la movilización indígena “es la razón para que no se abra el diálogo con el órgano legislativo regional”.

Rechazo al debate

Diálogo

Hace unos días, los marchistas retiraron por la fuerza a los asambleístas de Demócratas (el partido de Costas) que se acercaron a la vigila para entablar el diálogo y abrir el debate de la propuesta de las regalías petroleras.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia