Nacional

Temporal frena la IX Marcha Indígena por segundo día

Por segundo día, la IX Marcha Indígena del TIPNIS permaneció en Puerto Varador, Trinidad, debido a una fuerte lluvia y a la crecida del río Mamoré. Los marchistas prevén reanudar la caminata hoy, a las 10.00, mientras preocupa la llegada de una embarcación con 80 nativos del Parque Nacional.

Caminata. Dos indígenas que intentaron marchar ayer.

Caminata. Dos indígenas que intentaron marchar ayer.

La Razón / Jorge Quispe / Trinidad

02:31 / 30 de abril de 2012

Resignados, intentando abrigarse con la ropa donada que llegó y algunos hasta sin calzados, los indígenas se quedaron ayer en la escuela de Varador, a la espera de que pare la lluvia y baje el nivel del río. Los marchistas demandan la abrogación de la Ley 222 de Consulta Previa, en oposición a la apertura del segundo tramo de la vía Villa Tunari-San Ignacio de Moxos  por el núcleo del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS).

“No, no, no vamos a salir. Nosotros los mayores quizás podamos caminar, pero no podemos exponer a los niños”, lamentó Bertha Bejarano, presidenta del Comité de Marcha. La dirigente, posteriormente, confirmó que la caminata se reanudará hoy. El ejecutivo de la Central de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob), Adolfo Chávez, señaló que hoy definirán si salen al menos a Tijamuchí, una zona a unos 19 km de Varador.

Al despuntar el domingo, aproximadamente a las 06.30, un grupo de 30 indígenas del Consejo Nacional de Markas y Ayllus del Qullasuyu (Conamaq) encabezó la salida hasta las orillas del río. “La lluvia es una bendición en el altiplano y por eso salimos”, dijo a esa hora Rafael Quispe, exdirigente que, sin embargo, todavía lidera a este grupo, para dos horas después admitir que era complicado salir.

Los originarios de tierras altas estaban listos, pero la lluvia y el frío los hizo retroceder. Además, aún no estaban los responsables de las barcazas para pasar el río y tampoco había vehículos para transportar los víveres.

Para Chávez, después de cuatro días de lluvia en Trinidad, sólo se espera que llegue el surazo, el fenómeno climático al que más le temen en el oriente por las bajas temperaturas que, sumadas a la humedad, hacen que la sensación térmica sea más cruda que en el altiplano paceño. La dirigente Bejarano se mostró preocupada ante la tardanza de una embarcación que salió el jueves desde el centro mismo del TIPNIS.

“El viernes partieron unos 80 hermanos de Gundonovia, pero hasta ahora no han llegado. No sabemos qué ha pasado por aquí, por eso estamos analizando la posibilidad de que una comisión vaya río arriba, sin embargo para eso también esperamos que pare la lluvia”, expresó Bejarano, a quien le extrañaba la tardanza.

Los marchistas están desde el viernes en Puerto Varador, a 15 km de Trinidad. Ayer se sumaron a la movilización 50 indígenas que llegaron desde la región del Sécure Alto. Mientras tanto, en la ciudad de La Paz, la presidenta de la Cámara de Diputados, Rebeca Delgado, descartó la posibilidad de modificar la Ley 222.

“Tenemos que estar absolutamente conscientes de que el Estado boliviano está cumpliendo con una obligación estatal, es decir que no se puede abrogar la Ley 222 (...), eso sería ir contra los derechos de los pueblos indígenas y eso sí realmente sería una traición a las reivindicaciones de los pueblos indígenas”, dijo la autoridad a medios estatales.

“Ir a fojas cero sería como si no tuviéramos la Constitución Política del Estado y como si estuviéramos desconociendo el mandato que hemos tenido en la Asamblea Constituyente”, agregó la asambleísta.

Protesta originaria

Apoyo

Indígenas de las regionales de la Central de Pueblos Indígenas de Beni (Cepib), con los que el Gobierno firmó acuerdos hace dos semanas, se suman a la IX Marcha Indígena, según reportó Erbol. El asesor de la Central de Pueblos Étnicos Mojeños del Beni, Hernán Ávila, dijo que el sábado dieron encuentro a la movilización.

La Cidob alista una demanda contra Evo

La Central de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob) prepara una denuncia contra el presidente Evo Morales ante el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de la Organización de Naciones Unidas (ONU), en la que pretenden acusar al Gobierno de pretender destruir el territorio que habitan.

Así lo informó la vicepresidenta de la Cidob, Nelly Romero, quien viajará a la ciudad de Nueva York, en Estados Unidos, donde el 7 de mayo iniciará el 11° periodo de sesiones de este Foro, que se extenderá hasta el 18 del presente mes. “Vamos a ir (a denunciar anomalías) como es la problemática de los pueblos indígenas, bueno a hacer gestiones paralelas y denunciar todo el atropello y la vulneración a los derechos de los pueblos indígenas que está haciendo nuestro dignatario aquí en Bolivia”, anunció Romero.

La denuncia deberá ser analizada al menos unos tres meses por la repartición de la ONU y si es aceptada, “la Comisión Interamericana de Derechos Humanos tomará cartas en el asunto”, explicó la dirigente indígena. Romero dijo que viajará a la ciudad norteamericana el 4 de mayo, acompañada de otros dirigentes indígenas y precisó que ésta es la segunda ocasión de participar de este Foro, pues ya en una anterior oportunidad se hizo presente al encuentro.

Los comunarios del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) iniciaron el viernes, desde la capital de Beni, Trinidad, una marcha rumbo a la ciudad de La Paz para exigir la abrogación de la Ley 222 que obliga a los indígenas a ser consultados por la construcción de una vía por el núcleo del TIPNIS.

Una veintena de niños está en la caminata

Si hasta el viernes Marcelo, un niño de tres años, era uno de los más jóvenes en la caminata, en las últimas horas se incorporaron dos niños menores de tres meses a la IX Marcha Indígena en Defensa del TIPNIS. “Se llama José Daniel y tiene un mes y medio”, informó Jovita, su hermana, que sostenía al bebé entre sus brazos. Junto a su madre Doralú y el niño Charly, de tres meses, pertenecen a la Organización de Mujeres Indígenas de Trinidad y se sumaron ayer a la marcha.

A unos metros de José Daniel otra menor estaba en los brazos de una madre. “Xiomara tiene dos meses (de nacida)”, dijo tímidamente ayer Raquel, su madre. Al lado suyo estaba además Jefferson, de tres años. Los tres llegaron por río desde la comunidad de San Juan de Lasea, que se encuentra en el sector del Sécure Alto.

La Razón contó por lo menos a 20 niños menores de 12 años que jugaban, pese al intenso frío y a la persistente lluvia en el patio de la Escuela de Varador. “Aquí hay siete niños. Todos hemos venido desde Iténez y llegamos el sábado”, contó José Luis Saucedo, uno de los responsables de este grupo de indígenas del oriente.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia