Nacional

El ritual andino dominó la fiesta del comienzo del ‘tiempo del equilibrio’

Ministros y diplomáticos subieron a pie al cerro Santa Bárbara de la Isla del Sol. Los amautas fueron los guías espirituales de la ceremonia en el lago Titicaca de Bolivia

Energía. Amautas indígenas e invitados, en el momento de recibir los primeros rayos del astro rey en la Isla del Sol.

Energía. Amautas indígenas e invitados, en el momento de recibir los primeros rayos del astro rey en la Isla del Sol. Foto: Ángel Illanes.

La Razón / I. Paredes

03:05 / 22 de diciembre de 2012

La fiesta empezó cuando aún no había salido el sol sobre su Isla. Amautas de Bolivia, Perú y Ecuador ascendieron al cerro Santa Bárbara, a 45 minutos a pie de la bahía de Khona, para entregar ofrendas a la Madre Tierra.

Hasta allí, cerca de las 07.00, llegaron ministros de Estado y el cuerpo diplomático acreditado en la ciudad de La Paz. “Sólo pedimos seguir trabajando; trabajar para lograr objetivos corporativos y no individuales”, manifestó el ministro de Economía, Luis Arce.

El ascenso a la montaña resultó cansador. Las autoridades gubernamentales sufrieron para arribar a la cima, donde líderes indígenas les hicieron una limpia espiritual. Los ministros, arrodillados en medio de un círculo de amautas y ofrendando una mesa sagrada, pidieron perdón por sus errores y se comprometieron a trabajar por el denominado proceso de cambio.

A ese mismo punto del cerro, aproximadamente a las 09.00, arribó en un helicóptero el vicepresidente Álvaro García Linera junto a su homólogo nicaragüense, Moisés Omar Halleslevens. A ambos igualmente se les hizo una limpia espiritual. “Venimos para emitir un mensaje de paz, un mensaje de unidad”, afirmó García.

Seguridad. Con la llegada del Vicepresidente al Santa Bárbara, se desplegó un fuerte control de seguridad en la Isla del Sol y en el lago Titicaca. Efectivos militares y policiales se desplazaron por tierra, aire y agua. Dos helicópteros de la Fuerza Aérea sobrevolaban permanentemente el área y lanchas de la Armada vigilaban desde el lago.

A las 10.00 se divisó en el horizonte la balsa de totora Tunupa, en la cual viajaba el presidente Evo Morales para asistir al acto central del solsticio de verano. Fue recibido con honores militares y rituales andinos brindados por líderes indígenas. Había aproximadamente 5.000 asistentes en la fiesta. 

Luego, Morales, que llegó sujetando el fuego sagrado y vestido de jeans y chaqueta, pidió permiso a la Pachamama para dar comienzo a la ceremonia. Tres palcos se instalaron en el lugar; en el central se ubicó el Jefe del Estado junto al vicepresidente García y el representante de Nicaragua. A los costados se hallaban los invitados especiales y las autoridades de Estado, entre ministros, legisladores y los embajadores bolivianos.

Fue el canciller David Choquehuanca quien dio la bienvenida al evento. Destacó la importancia del sitio donde se desarrolló el acto central, ya que —dijo— la Isla del Sol posee energías positivas para “vivir bien”. “Debemos juntar nuestro pensamiento para construir una cultura de paz, de unidad y hermandad (…). Para terminar quiero compartir un principio, siempre tenemos que dialogar y siempre tenemos que comunicarnos”, destacó.

Posteriormente fue el turno de los representantes de los movimientos sociales, quienes postularon que ahora el sur es la región más importante de la humanidad. Coincidieron en la necesidad de erradicar el capitalismo, para dar paso a la “cultura del vivir bien”.

El Vicepresidente de Nicaragua se sumó a los discursos y dijo que “en esta nueva era debemos vivir en consenso, en armonía y en paz”. Finalmente fue el turno del presidente Morales, quien se declaró sorprendido por la asistencia de líderes sociales e indígenas del mundo, y propuso diez mandatos para rescatar al planeta del “capitalismo salvaje”.

Morales propone alianza

El Presidente afirmó que con la llegada del “Pacha” (Pachakuti) se proclamó el fin del capitalismo o del “tiempo del no”. Por esta razón, apremió a la conformación de una “alianza de los pueblos del sur contra el intervencionismo, el neoliberalismo y el colonialismo” vigente hasta ahora.

Hubo problemas con la electricidad e internet

Si bien el discurso del presidente Evo Morales, pese a su extensión (56 minutos), logró reiterados aplausos por parte de los invitados, también se vio empañado por varios cortes de energía eléctrica, lo que provocó la interrupción de su mensaje.

Según periodistas y camarógrafos que se dieron cita en la Isla del Sol para cubrir el evento, desde las 11.00, en la oficina de prensa habilitada por la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel), se cortó el servicio de internet, perjudicando a medios de comunicación nacionales e internacionales en el envío del material periodístico, reportó la agencia de noticias ANF.

La celebración del solsticio de verano en el lago Titicaca empezó el día anterior, con la instalación de una vigilia que duró hasta el día siguiente.  En la bahía de Khona (una peculiar explanada en la isla) fueron instaladas más de un centenar de carpas para albergar a los invitados y al equipo de seguridad del encuentro, que superaba los 1.000 uniformados, entre militares y policías.

La ceremonia duró toda la mañana, y ya a primeras horas de la tarde los invitados comenzaron a retornar a Copacabana. Un detalle que no pasó desapercibido fue la ausencia del presidente de Ecuador, Rafael Correa, y del vicepresidente de Venezuela, Nicolás Maduro, cuya asistencia había sido confirmada.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia