Animal Electoral

Alteños madrugan para votar; falta de capacitación a jurados causa demoras

La Misión de la OEA visitó el recinto electoral del colegio Unión Europea. La gente del municipio alteño votó en 2.722 mesas de 123 recintos

La alcaldesa de El Alto, Soledad Chapetón, emite su voto en el colegio Puerto de Mejillones  de la zona Nuevos Horizontes.

La alcaldesa de El Alto, Soledad Chapetón, emite su voto en el colegio Puerto de Mejillones de la zona Nuevos Horizontes. Foto: Alejandra Rocabado

La Razón (Edición Impresa) / Wilma Pérez / El Alto

00:00 / 22 de febrero de 2016

Cuando el reloj marcaba las 07.50, Mauricio Poma llegó a la Unidad Educativa Unión Europea, de la zona Santiago II, para sufragar. Tras algo más de media hora de espera, logró votar. “Los jurados no están bien capacitados, muchos llegamos temprano para ir rápido a casa, pero tardan mucho, incluso no saben cómo llenar las tarjetas”, se quejó el elector.

En el recorrido que realizó La Razón por 14 unidades educativas de la ciudad de El Alto, se pudo constatar que la población, sobre todo personas mayores de 45 años, acudió a sus recintos electorales antes de las 08.00.

Esta situación fue constatada por el jefe de la Misión de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Leonel Fernández, quien llegó a la Unidad Educativa Unión Europea para verificar la apertura de las mesas. Se eligió el recinto por tener más de 14.000 votantes, distribuidos en 60 mesas. Según el Tribunal Electoral, se habilitaron 2.722 mesas en 123 recintos.

“Los informes que recibimos, en terreno, es que las mesas abrieron en un 100% de manera normal. Hay tranquilidad en el proceso electoral y no se dio ningún acto de violencia, ni nada irregular”, declaró el jefe de la Misión de la OEA, quien también fue presidente de República Dominicana.

A 10 minutos del colegio de Santiago II, en la zona de Nuevos Horizontes, la alcaldesa del municipio, Soledad Chapetón, sufragó a las 09.45 en el colegio Puerto de Mejillones. Hizo la fila como cualquier ciudadano y luego de depositar la papeleta, recién accedió a hablar con la prensa y convocó a la población a votar.

“Convoco a la población a que emita su obligación y derecho en una jornada pacífica para aportar a la democracia, mucho más cuando la ciudad está de duelo. El único homenaje que podemos hacer por los caídos, es aportar a la democracia”, expresó Chapetón.

Desde las 08.00 hasta el mediodía, la queja frecuente de los electores fue la falta de capacitación de los jurados electorales. En el colegio Wálter Alpire, María Quispe se quejó porque hizo fila por casi una hora debido a que los de la mesa tardaban mucho para encontrar los nombres.

“En la fila solo estábamos cinco, dije rápido me voy a ir, pero esos señores, buscaban en cada hoja mi apellido. En mi mesa estaban los apellidos desde Poma hasta Quispe, pero ellos indicaron que les instruyeron que debían ver cada hoja. Casi muero de rabia”.

En el colegio Juan Capriles, de la Ceja, se reportaron similares problemas. Jesús Jordán mencionó que cambió de dirección, su recinto de votación era este establecimiento, pero no encontraron su nombre. “Me hicieron preguntar a todas las mesas, pues me dijeron que tal vez al actualizar los datos me pusieron en una mesa que no era con mi apellido, perdí toda la mañana. Recién ahora (mediodía) se disculpan por el desorden y me dieron una boleta de impedimento, pero no es lo mismo, yo quería votar”.

En ese establecimiento, el Tribunal Electoral Departamental (TED) destinó a dos representantes, quienes con máquinas electrónicas entregaron las boletas de impedimento a los ciudadanos que no pudieron llegar a su recinto o fueron depurados de la lista.

En la escuela Eva Perón, de Villa Dolores, María Cáceres indicó que caminó desde la zona 16 de Julio para emitir su voto debido a que no alcanzó a cambiar su dirección en el TED. “Llegué a las 08.10 para votar, pero en mi mesa, recién estaban votando los jurados y casi todos eran muy jóvenes. No sabían mucho del procedimiento, la fila se hizo larga en un momento y la gente comenzó a protestar, con justa razón”.

El comercio y las ferias ocuparon las calles

Avenidas y calles aledañas a las unidades educativas de El Alto, además de las plazas, se llenaron de comerciantes desde las 06.00 de la mañana de ayer.

La venta de comida, ropa, juguetes, videos, jugos y plantas aumentó o bajó de precio, según la demanda.

Mientras que las áreas destinadas a las grandes ferias, como la feria 16 de Julio, la Ceja, mercado Satélite o extranca de Senkata  lucían semidesiertas. Y en inmediaciones de los recintos electorales, las vendedoras se multiplicaron en relación al anterior proceso electoral de 2015, por los estatutos autonómicos de cinco departamentos.

“Antes, las vendedoras solo se concentraban en una cuadra de la avenida del Policía, pero ahora tenemos más de dos cuadras de comerciantes y apenas hay paso para que los niños paseen con sus bicicletas”, se quejó Óscar Larrea, de la zona Ciudad Satélite.

En la zona Bolívar D, recinto electoral Simón Bolivar, si bien los comerciantes no pasaban de los 30, Esperanza Surco dijo que las nuevas vendedoras le quitaron venta debido a que aumentaron las comideras. “No he vendido mucho, el año pasado ya había terminado toda la sajta”, manifestó.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia