Animal Electoral

Comerciantes aprovecharon la jornada electoral para sus ventas

En la puerta de los recintos electorales paceños, la venta de ropa, utensilios de cocina, joyas y juguetes fue lo más llamativo

Damas observan la variedad de prendas de vestir ofrecidas al frente de la unidad educativa Ignacio Calderón, ubicada en la zona de Tembladerani.

Damas observan la variedad de prendas de vestir ofrecidas al frente de la unidad educativa Ignacio Calderón, ubicada en la zona de Tembladerani. Foto: Ángel Illanes

La Razón (Edición Impresa) / Gabriela Imaña / La Paz

00:00 / 22 de febrero de 2016

“¡Llévese su chompa, baratita, en todos los colores, llévese!”, era el llamado de un joven en las puertas del colegio Ignacio Calderón, en Tembladerani, que invitaba a la población a la compra de una prenda en la jornada de referéndum constitucional.

El comercio de otros productos, además de comida, fue muy llamativo, principalmente en recintos de las zonas Norte y Este.

Dos armazones metálicos con coloridas chompas para dama acaparaban la atención de muchas al salir de emitir su voto, pero al frente de este puesto se encontraba una comerciante ofreciendo sartenes, cucharones y demás enseres para cocina.

En la avenida Buenos Aires, cerca del colegio Boliviano Japonés, los llamativos colores —rojos, verdes, azules, entre otros— de  bañadores plásticos en diferentes tamaños eran ofrecidos en un pequeño puesto temporal en medio de la avenida que estaba cerrada por otros lugares de comida.

Aretes, cinturones y adornos de cerámica como jarrones, ceniceros y otras imágenes eran ofrecidos en inmediaciones del colegio Agustín Aspiazu, en Sopocachi.

En los siete recintos visitados, los comerciantes aprovecharon la afluencia de ciudadanos para el comercio de peluches, llaveros, CD, que ahora es común en un fin de semana corriente en la urbe. La Razón visitó en la zona Sur las unidades educativas San Andrés, René Barrientos y Tres Pasos al Frente, y el colegio Santa Rosa. Estuvo en el Instituto Americano de Sopocachi, en la unidad educativa Holanda en el Cementerio y en el colegio Hugo Dávila y Miraflores. Muchas casas particulares también aprovecharon la jornada de ayer para la venta de comida. Carpas de plástico con mesas o simplemente sillas para que los comensales puedan acercarse a degustar una ranga, chicharrón, fricasé, ají de lengua o un simple sándwich de chola y chorizo.

Pero si algo hubo en común en las diferentes zonas fue la tranquilidad con la que se desarrolló la emisión de votos en la jornada de referéndum constitucional.

Delegados de mesas y notarios del Tribunal Electoral Departamental de las diferentes unidades educativas visitadas informaron que la votación fue normal y sin incidentes de relevancia.

Una notaria de la unidad educativa René Barrientos Ortuño, que pidió reservar su identidad, informó que tres papeletas de la mesa 6 de ese recinto fueron cambiadas porque existía un pequeño hoyo en una parte de la boleta. “Se procedió al cambio de las papeletas para evitar cualquier susceptibilidad de la población, pero esto no generaba ninguna anulación o irregularidad”.

Los votos asistidos para personas con capacidades diferentes o de la tercera edad fueron comunes en la unidad educativa Holanda de la zona del Cementerio, donde pobladores de El Tejar y Chamoco Chico estaban inscritos. Eran 22 mesas del primero y 32 del segundo, donde cada mesa agrupaba a unas 150 personas, indicó Cristóbal Tórrez, notario de ocho mesas del sector de El Tejar.

Entre los pocos incidentes ocurridos, un grupo de ciudadanos inscritos para votar en el colegio Libertadores de América de la calle 27 de Cota Cota fue cambiado sin previo aviso al colegio San Andrés de la calle 26, generando confusión entre los votantes. Los notarios no emitieron ningún comentario al respecto.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia