Animal Electoral

Detrás de las cifras de Evo Morales

Según la encuesta de agosto, desarrollada por Ipsos, hasta un 72% de la población encuestada aprueba la gestión de Morales. Esta cifra es coincidente con un período relativamente largo de crecimiento económico ininterrumpido en nuestro país: 5% en promedio para los últimos ocho años.

La Razón (Edición Impresa) / Pablo Rossel

09:21 / 01 de septiembre de 2014

El presidente Evo Morales se mantiene sólidamente como el primero en la preferencia del electorado, según las encuestas de intención de voto, cuyas cifras muestran una mayor convergencia con el paso de las semanas (y con la ampliación de los marcos muestrales). ¿Qué factores pueden explicar este comportamiento del electorado? A guisa de hipótesis, identificamos tres pistas: la estabilidad (y una relativa prosperidad) en lo económico, el optimismo de la gente y la simpatía que despierta el Mandatario.

Según la encuesta de agosto, desarrollada por Ipsos, hasta un 72% de la población encuestada aprueba la gestión de Morales. Esta cifra es coincidente con un período relativamente largo de crecimiento económico ininterrumpido en nuestro país: 5% en promedio para los últimos ocho años.

Optimismo. Este crecimiento económico, acompañado de medidas distributivas de la riqueza (bonos sociales, regulaciones laborales de incremento y salarial entre otros), ha sido efectivamente percibido por la población en sus propios bolsillos, pues la economía popular ha experimentado una relativa prosperidad: los estratos incluidos en la “economía informal”, vale decir los segmentos “familiares” y “semiempresariales” del universo laboral y “semiempresariales” del mercado de trabajo han visto crecer sus ingresos en los últimos años, en 146% para el segmento “familiar” y en 68% en el segmento “semiempresarial”. Como aclaración, las unidades económicas “familiares” son aquellas que solo usan mano de obra familiar y las “semiempresariales” son microempresas que combinan trabajo familiar con trabajo asalariado.

El buen momento económico por el cual nuestro país está atravesando, junto con una mejora relativa de las condiciones económicas de la ciudadanía, genera una percepción de prosperidad que es asociada con la gestión gubernamental, incluso en los estratos menos favorecidos de la población. Esta percepción está siendo capitalizada por el MAS, en términos de intención de voto.

Asimismo, en concordancia con la evaluación positiva sobre el pasado, la mayoría de la población encuestada considera que Bolivia está mejorando y que será un lugar mejor en el futuro.

Como ejemplo (que no necesariamente es significativo en el ámbito estadístico) a lo largo del tiempo, varias encuestas muestran un relativo optimismo acerca del futuro del país y de la economía familiar: el diario colega Los Tiempos publicó en junio de 2014 y en enero y abril de este año, encuestas de la empresa Tal Cual que indicaban que los bolivianos consideraban que su economía familiar mejoraría en el futuro. Los porcentajes de “optimistas” son 46% para junio de 2013, 54% para enero y 50% para abril de este año.

En concordancia con ese nivel de optimismo sobre la economía familiar, las encuestas realizadas por Ipsos para LA RAZÓN indican que el 57% de la gente consideró que Bolivia será un lugar mejor en julio de 2014 y ese porcentaje

Morales durante la marcha del 1 de mayo de este año, tras lograr acuerdos políticos con la Central Obrera Boliviana subió hasta 59% en agosto. La percepción de una buena gestión económica –que ha llegado a los bolsillos de las mayorías– junto con la expectativa de que la situación del país y de la economía familiar mejore en el futuro, favorece que el electorado, mayoritariamente, priorice la estabilidad de la gestión. Esta situación puede explicar el hecho de que el Presidente-candidato haga más énfasis en los mensajes acerca de los futuros logros de gestión (pregonando estabilidad y más crecimiento) y que, por ejemplo, el opositor Samuel Doria Medina, de la Unidad Demócrata (UD), señale que puede haber un gasolinazo, intentando dar el mensaje de que la estabilidad y la buena situación de la economía familiar pueden tener un fin abrupto.

Asimismo, en concordancia con la evaluación positiva sobre el pasado, la mayoría de la población encuestada considera que Bolivia está mejorando y que será un lugar mejor en el futuro.

APUNTES DE LAS ENCUESTAS

Demanda ciudadana • Los resultados de la encuesta preelectoral de agosto, elaborada por Ipsos, muestran que el 64% de los entrevistados pide a los cinco partidos en competencia planes prioritarios para frenar la violencia en contra de las mujeres.

El MAS y Santa Cruz • En occidente, el partido gobernante mantiene indicadores de intención de voto cercanos al 60% y se evidencia sobre todo un avance significativo del MAS en Santa Cruz, donde en julio el 48% afirmaba que votaría por Evo Morales si las elecciones fueran en esos días; en agosto ese porcentaje sube a 56%.

Uninominales •Por el momento, el MAS es el partido con la mayor intención de voto uninominal (37%) seguido de UD con 11%, el PDC con 3%, el MSM con 3% y PVB con 1%, sin embargo, el alto porcentaje de indecisión hace muy volátiles estas estimaciones, lo cual agrega incertidumbre a la distribución definitiva de escaños por esta vía.

Indecisos •El porcentaje a escala nacional llega a los 17%, aunque en el ámbito departamental es mayor.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia