Animal Electoral

‘Gringo’ Gonzales: Soy soldado, Evo no es mi dueño

El ‘Gringo’ llegó puntual a la cita con Animal Electoral. Espontáneo y ocurrente, habló del programa de gobierno, mientras contaba algunas anécdotas personales

Conversatorio con Alberto Gonzales, candidato del MAS a primer senador por La Paz

La Razón (Edición Impresa) / Luis Mealla / La Paz

04:25 / 12 de septiembre de 2014

Puntual y sonriente. José Alberto Gonzales abrió una agenda llena de apuntes para conversar con los periodistas de Animal Electoral. El candidato a primer senador de La Paz aseguró ser un “soldado del proceso”, pero que no es propiedad del presidente Evo Morales.

El Gringo —como prefiere que lo llamen— habló de sus planes y aspiraciones, además de algunas anécdotas personales. El periodista de profesión reconoció que la política es un “camino sin retorno” y que si luego vuelve a los medios de comunicación lo hará para conducir programas musicales.

Llegó solo a un hotel ubicado en la zona Sur de La Paz, donde fue entrevistado por el editor de La Razón-Digital, Carlos Corz; el editor de la sección Nacional, Mauricio Quiroz, y el periodista Luis Mealla de este mismo diario. El jefe de Redacción de Extra, Antonio Dalence, y el periodista de ese rotativo Martín Aquino también participaron del conversatorio.

Ante este grupo de periodistas, Gonzales reveló que en tres oportunidades rechazó las invitaciones que le hizo Evo Morales; una para postular a alcalde, otra para buscar la antigua prefectura de La Paz (2005) y la última para el cargo de senador que ahora aspira. La primera vez rechazó llegar a la Cámara Alta y el escaño recayó en el fallecido periodista Antonio Peredo.

“Sentí que no era capaz, porque hay que tener formación en el tema político, siempre trabajé como periodista, nunca hice vida orgánica y eso, pienso yo, que me iba a dificultar”, afirmó Gonzales.

Y aunque declinó, al final fue seducido por la oferta de Morales. Su convicción de pretender realizar gestión social desde el Palacio lo llevó a aceptar la invitación. “En julio de 2006 fue mi primer quiebre con el periodismo. El Presidente me invitó y terminé como su secretario privado”, recordó.

Si bien se declaró admirador de Evo y firme militante del “proceso de cambio”, señaló que no se inscribió al partido oficialista ni aportó los Bs 5, como lo hicieron los militantes para la financiación de la campaña electoral.

Invitado. “No me considero invitado ni un paracaidista, me siento parte del proceso, el proceso es mío (...). Yo no soy del Evo ni  del MAS; me he internalizado en el proceso y quiero trabajar por él”, dijo el aspirante tras recordar que de los ocho años y medio de la gestión presidencial, él acompañó a Morales durante seis y medio, lo que da cuenta de su nivel de compromiso con el Gobierno.

“No soy del MAS, soy Evista (...), soy una persona que siente cariño y admiración por Evo, ya me ha elegido, no necesito llunkearme ni chuparle las medias (...). Soy Evista porque no respondo a una estructura partidaria orgánica, soy un soldado de este proceso. Mi jefe es el Evo”, indicó, con una sonrisa, el postulante oficialista.

Antes de desglosar algunos detalles de la propuesta preelectoral del MAS, dijo que los principales objetivos son las reformas estructurales en la Justicia, la consolidación de la política económica, la salud y la lucha contra la pobreza, —para él— la principal causa de migración y desintegración familiar.

“Fue entre 1992 y 1993 cuando fui como migrante a Argentina. Aquí no había mucho trabajo y me fui solo. De inicio quise trabajar como periodista, pero esa aspiración para un boliviano en ese país era una utopía, así que empecé a trabajar de operario en una fábrica de quesos, pese a que ya tenía años de experiencia como periodista en Bolivia”, recordó. Mientras era obrero, Gonzales mandaba algunas notas de prensa a un matutino de Buenos Aires hasta que fue contratado. Su situación económica mejoró y pudo reunirse en ese país con su esposa e hija, de apenas nueve años.

Luego, retornó a su país natal y volvió a hacer periodismo hasta que fue invitado, en 2006, a ser cónsul en Buenos Aires, donde estuvo por tres años y cuatro meses, para después irse como embajador a Brasil, donde permaneció por dos años y medio. Retornó e hizo televisión, hasta que fue invitado, de nuevo, para ser senador.

Ya en carrera, reconoció que la política es un camino sin retorno. “De la arena política es imposible volver a sentarse ante un micrófono o una cámara, quizá luego vuelva a hacer radio con programas de música. Es de muy poca credibilidad que una persona que trabaja ahora con Evo luego salga a cuestionarlo. Ahora sí, es un adiós a la carrera”, manifestó.

Programa. Anunció que como legislador tratará de cambiar la imagen del típico político inaccesible y estará siempre abierto a recibir críticas, reclamos, comentarios y propuestas. Además, prometió optimizar el tiempo para fiscalizar la gestión y el tratamiento de leyes. Incluso, sugirió instalar una mesa en la plaza Murillo para recibir las demandas de la gente.

También, con su experiencia como diplomático, indicó que hará gestiones para sugerir a personas con perfiles especializados para representar al país en el exterior.  En cuanto a la Justicia, el MAS propone una reforma estructural del sistema, con la participación de especialistas, exautoridades judiciales, sectores sociales, y las propias víctimas para elaborar una propuesta sobre todos los cambios que se deben realizar y someter el proyecto a un referéndum para su aprobación.

Incluso, no se descarta una reforma a la Constitución Política, que habla de la elección de magistrados mediante voto popular. “Esto pasa necesariamente por una reforma constitucional”. Así, reconoció que la elección de las autoridades judiciales (2011) fue un “fracaso”, porque ello no resolvió la retardación ni la corrupción en el sistema.

“La idea es convocar a la participación social, convocar a los especialistas en Derecho y que se haga una ley marco que vaya a referéndum para ver en qué medida el nuevo sistema judicial es viable”.

Sobre la economía, expresó que la misión ahora, desde el Legislativo, será consolidar la estabilidad con los ingresos que generan los hidrocarburos, dinero que es redistribuido a la población a través de bonos, beneficios que —según Gonzales— continuarán porque cambia “radicalmente” la vida de las familias más pobres.  Además, sostuvo que otra de las proyecciones es que la pobreza extrema no exceda el 9%, la clase media llegue al 60% y casi el 100% de la población tenga acceso a los servicios básicos.

‘Librepensantes somos todos, nunca perdemos esa condición’

Carlos Corz, Mauricio Quiroz, Luis Mealla

— ¿Qué opina de la demanda marítima?

— Salí del colegio en 1979, cuando se recordaba el centenario de la usurpación marítima y crecí con el hecho de que hay un tema pendiente con Chile, que nos ha robado nuestro acceso al Pacífico. Pierdo mi objetividad con ese tema, lo tengo muy encarnizado (...) y sé que lo que hizo Evo con la demanda marítima es un paso histórico que nadie antes hizo.

— Como senador, ¿qué tipo de seguimiento podrá dar a este tema?

— Es un tema delicado y lo más adecuado es que se ventile donde se lo está haciendo, en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), y hay que entender que es un proceso largo. Hay que tener paciencia y esperar que se cumplan los procedimientos respectivos.

— En el tema de la Justicia, ¿fracasó la elección de los magistrados?

— A la luz de los hechos sí. Lamentablemente no se resolvió la retardación ni la corrupción que debía haberse superado con este proceso. Hace unos días, Evo dijo una frase lapidaria, manifestó que ni el poncho ni el sombrero solucionaron el tema de la Justicia. Hay que buscar otros mecanismos y a partir de allí deben emerger las soluciones reales.

— ¿Cómo ve al país de aquí a cinco años?

— Estamos en pleno proceso de cambio y transformación. Lo veo mejor y es increíble porque hace unos años  nadie creía en un teleférico o un satélite, ahora Bolivia tiene caminos y habrá más carreteras, incluso vías internacionales como el bioceánico. Habrá una planta petroquímica que producirá plástico, usando recursos como el gas. Se estima que esto funcionará desde 2019. Además se exportará fertilizantes como la urea, que tiene alta demanda en el sector agricultor.

— Habló de la independencia para la toma de decisiones políticas, ¿se considera librepensante?

— Esa palabra se ha desvalorizado, mucha gente que en principio se planteaba disidente solo tenía un afán de protagonismo, de querer asumir candidaturas y espacios políticos (en alusión a la diputada Rebeca Delgado). Librepensantes somos todos, nunca perdemos esa condición, uno tiene esa libertad. No veo a  nadie que le estén persiguiendo por pensar de una manera determinada. A quienes se persigue es a los que incumplen la norma, a los que escapan de Bolivia dejando cuentas pendientes con la Justicia.

— ¿La oposición lo está haciendo todo mal o hay algo que rescatar de ella?

— A la oposición le cuesta hallar fisuras para que el gobierno se caiga y la gente no vote por Evo, porque siempre le van buscando cosas como el ajuste de precios de los carburantes o las coplas; carecen de una propuesta sólida y, además, es gente que ya tuvo su opción de ocupar distintos cargos, por lo que ya pudo haber hecho las maravillas que ahora promete. 

Perfil

Nombre: José Alberto Gonzales S.

Nació: 08-01-1962

Profesión: Periodista

Actividad: Candidato a senador

Periodista

Gonzales estudió en el colegio San Calixto de La Paz, culminó la secundaria en 1979. Estudió Comunicación Social en la Universidad Católica Boliviana, de la cual egresó en 1985. Trabajó como reportero y presentador en los canales de televisión ATB, PAT, red UNO y en el canal estatal. Fue diplomático.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia