Animal Electoral

Morales resolvería los problemas de pobreza y Doria Medina, el empleo

Los resultados de la última encuesta de Ipsos reflejan la percepción sobre los candidatos que buscan la presidencia

Info mejores candidatos.

Info mejores candidatos.

La Razón (Edición Impresa) / Mauricio Quiroz / La Paz

03:58 / 03 de octubre de 2014

El presidente Evo Morales y candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS) a la reelección aparece como el líder capaz de resolver, de mejor manera, los problemas de desigualdad y pobreza (62% y 60%, respectivamente); mientras que el líder de Unidad Demócrata (UD), Samuel Doria Medina, obtiene su mejor indicador en el acápite de la eliminación del desempleo (27%), según los resultados de la tercera y última encuesta preelectoral de Ipsos en septiembre para La Razón.

Los encuestadores preguntaron a 3.000 personas, distribuidas en las nueve capitales de departamento y en 88 poblaciones rurales de todo el país sobre qué candidato resolvería mejor los problemas de desigualdad, pobreza, desempleo, delincuencia, corrupción y narcotráfico. En todos los casos, la candidatura de Morales logró el primer lugar, aunque el más bajo indicador se sitúo en el ámbito de la lucha antidroga (39%).

Los encuestados, no obstante, también optaron por no conceder valor alguno a ninguno de los aspirantes que están en la carrera por el voto del 12 de octubre. De hecho, un 36% no cree que los postulantes a la presidencia (Evo Morales, MAS; Samuel Doria Medina, UD; Jorge Quiroga, PDC;  Juan del Granado, MSM, y Fernando Vargas, del Partido Verde de Bolivia) sean capaces de enfrentar al narcotráfico y un 31% niega capacidades de enfrentar la corrupción a los cinco postulantes.

Medición. Según el análisis que elaboró Sociométrica para La Razón, la tabla de problemas incluidos en este acápite configuran un escenario sobre el grado de racionalidad que tiene el elector a la hora de asumir una decisión, un elemento que, incluso, puede ser clave al momento de elegir al diputado uninominal que, en campaña, es capaz de visualizar los problemas que afectan a su circunscripción.

Armando Ortuño, investigador de Sociométrica, revela que existe el riesgo de “una masiva abstención selectiva” de los ciudadanos frente a la elección uninominal, pero sin afectar la tendencia de la elección presidencial. Recordó que en 2009 se produjo este comportamiento.

Desconocimiento y el ‘voto cruzado’

Armando Ortuño

Hay un alto grado de desconocimiento de los ciudadanos sobre las elecciones uninominales. Esta tendencia no ha variado en la encuesta de septiembre de Ipsos. El 84% de los entrevistados dice no conocer en qué circunscripción uninominal tendría que votar, 6% menos que en agosto. Solo el 40% decidió el voto uninominal, 32% duda entre dos o tres postulantes y el 28% está poco interesado o indeciso.

Un tercio de los entrevistados duda entre varias opciones, lo que sugiere que hay potencial para el denominado “voto cruzado”, es decir para una elección de parlamentarios no necesariamente alineada con el voto presidencial.

La mitad de los encuestados no tiene aún una preferencia consolidada, los candidatos del MAS acumularían el 33% de intenciones de voto, UD 9%, PDC 4%, MSM 3% y PVB 1%. Todos los partidos tienen una bajada muy significativa de apoyos con relación a los porcentajes de preferencias para la elección presidencial, 59% frente a 33% en el caso del MAS, o 14% frente a 9% en Unidad Demócrata.

Aunque el “voto cruzado” existe, no son muchas las circunscripciones donde tiene la fuerza suficiente para desalinearse de la tendencia presidencial. Los casos más emblemáticos se dieron en La Paz y en el norte de Potosí donde algunas fuerzas locales lograron triunfar sin necesidad de estar vinculadas a listas presidenciales.

Racionalidad electoral

Armando Ortuño

Se suele especular sobre la “racionalidad” del elector boliviano o más bien sobre su aparente “irracionalidad” cuando sus decisiones no son comprendidas por los analistas o las élites ilustradas. Incluso, se tiende a describir al votante nacional como un personaje guiado solo por las bajas pasiones materiales o rehén de prebendas y regalos.

La decisión política suele ser el resultado de una combinación de pasiones, incentivos sociales, adhesiones ideológicas, demandas programáticas y cálculos tácticos. La campaña electoral de 2014, pese a su aparente monotonía, aporta enseñanzas valiosas.  Por ejemplo, los resultados de la más reciente encuesta de Ipsos ayudan a responder dos preguntas clave para pensar el escenario político que se ira perfilando en los próximos días:

¿Cómo han evolucionado las percepciones de los ciudadanos frente a los cinco presidenciables durante la campaña preelectoral? ¿Cuál es la valoración de los ciudadanos sobre la capacidad de estas personas para resolver los temas y problemas del país? El 12 se sabrán las respuestas.

‘Voto duro’ y potencial

Armando Ortuño

Se entenderá “voto duro” como el porcentaje de electores que con gran convicción dicen que votarán por alguna de las opciones, es decir a los más leales y convencidos en el candidato. En cambio, el “electorado potencial” es un cálculo del porcentaje máximo de electores que podrían votar por esa persona, este porcentaje está conformado por la suma de los ciudadanos más convencidos y los que quizás podrían votar por esa opción bajo ciertas condiciones. Ambos indicadores aportan a la racionalidad de las decisiones.

En tres meses de campaña, ni el “voto duro” ni el “electorado potencial” de Evo Morales se han modificado sustancialmente. El porcentaje de electores fieles al líder masista es de un 40% y su potencial de voto se sitúa en 70%. El 59% de intenciones de voto que se repite desde julio, lo que sugiere que este candidato captó no solo su “voto duro”, sino que fue muy eficaz en ampliar su frontera.

Este fenómeno es bastante común en contextos en los que la reelección de una autoridad se discute en un clima de optimismo social  (autoestima) y de alta popularidad dirigente político.

Percepción de problemas

Armando Ortuño

El postulante oficialista es percibido, por un amplio porcentaje de las personas que respondieron a las encuestas de Ipsos, como el líder que mejor podría resolver los problemas, tales como la pobreza, la desigualdad y el desempleo.

En temáticas como la lucha contra la delincuencia, la corrupción o el control del narcotráfico, en el que hay más dudas sobre sus capacidades para enfrentar eficazmente estos problemas, de todas maneras Evo Morales es el líder más valorado aunque con menor porcentaje, pero sobre todo, en esos casos, no hay nadie que sea percibido como una opción alternativa.

En resumen, la racionalidad del apoyo electoral al Presidente no solo está asociada a una satisfacción global con el momento social y económico que vive el país, sino también con un liderazgo percibido como útil y eficaz para lidiar con los principales problemas del país, e incluso cuando hay escepticismo sobre sus capacidades en algún tema, tampoco la gente percibe que existan otras opciones a la mano para hacerse cargo de esos problemas.

El ‘voto duro’ opositor

Armando Ortuño

El “voto duro” de los candidatos de oposición es pequeño y esto no ha variado en estos meses, al igual que su débil capacidad para entusiasmar a sus potenciales electores. Samuel Doria Medina es el caso paradigmático de estas dificultades: durante dos meses (julio y agosto) su electorado potencial se mantuvo en un apreciable 40%, siendo de lejos el más fuerte de los cuatro postulantes opositores; pero su porcentaje de intención de voto no solo no se amplificó, sino que terminó disminuyendo.

Por otra parte, cuando este potencial se fue erosionando entre agosto y septiembre, presumiblemente por el impacto del caso Navarro, tampoco esto significó un crecimiento grande de los otros candidatos. El expresidente Jorge Quiroga aumentó en tres o cuatro puntos porcentuales, unos puntos parecidos a los que perdió el empresario, pero sin llegar a superar la barrera del 10% en intención de voto y del 25% de electorado potencial. A pesar de estas variaciones, hasta ahora ninguno ha podido superar la mitad de su potencial electoral calculado en la encuesta.

Los Cites de Doria Medina

Armando Ortuño

Los esfuerzos de la oposición por criticar los resultados de nueve años del gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS) y de proponer algunas alternativas a sus políticas, habrían sido en general infructuosas, de acuerdo con la tendencia que refleja los resultados de las tres encuestas que hizo Ipsos entre julio y septiembre.

Sin embargo, existe una excepción en esta tendencia y tiene que ver con el buen posicionamiento que logró Samuel Doria Medina en sus propuestas vinculadas con la generación de empleo y falta de trabajo, en los cuales casi un tercio de los ciudadanos (27%) lo valora como un buen gestor.

La estrategia “samuelista” de los Cites (Centros de Innovación Tecnológica) no parecería reflejarse en los indicadores de intención de voto, acumulados en tres meses y habría que reflexionar sobre el escaso impacto que estaría teniendo este buen resultado (la atención al desempleo) en la percepción global del liderazgo político del empresario,  que ha intensificado el plan de los Cites en lo que resta de la campaña.

Violencia contra la mujer

Armando Ortuño

Los datos de Ipsos son también ilustrativos de la creciente relevancia que tienen algunas agendas de valores para muchos ciudadanos, un aspecto que ni el oficialismo ni la oposición parecerían comprender en toda su magnitud.

El “caso Navarro”, que estuvo asociado a las preocupaciones sobre el aumento de la violencia contra las mujeres, habría sido un elemento determinante en el súbito reflujo electoral que sufrió el aspirante a la presidencia de la alianza de oposición Unidad Demócrata (UD) en las últimas semanas. Su efecto global habría sido de -4% en intención de voto y -8% del “electorado potencial”. Este retroceso habría sido aún más fuerte, por ejemplo, entre los electores jóvenes, en ese grupo la intención de voto de Doria Medina disminuyó en 7% y su electorado potencial cayó del 50% al 37%, y en las zonas urbanas con alta politización del occidente del país.

Un retroceso que pudo echar por tierra el interesante inicio de campaña que logró presentar al candidato en las redes sociales y el eslogan “Carajo no me puedo morir”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia