Animal Electoral

Vargas planea cambiar la CPE en favor de la Justicia

Para Vargas, la democracia y el país están en “terapia intensiva” por el “autoritarismo, la imposición y la dictadura del caudillismo”, propiciada por la administración del presidente Evo Morales.

El candidato Fernando Vargas.

El candidato Fernando Vargas. Luis Salazar.

La Razón (Edición Impresa) / Luis Mealla / La Paz

03:18 / 17 de septiembre de 2014

Un poco agitado, pero cargado de energía, Fernando Vargas llegó con 20 minutos de anticipación a la cita con Animal Electoral de La Razón. Salió con anticipación para sortear los bloqueos que los choferes de la zona Sur instalaron ayer en puntos estratégicos.

El candidato a la presidencia del Partido Verde de Bolivia (PVB) habló de sus aspiraciones, en su primera participación en política-electoral. Anticipó que —si gana las elecciones del 12 de octubre— su primera tarea será “recuperar la administración de la Justicia en favor de la sociedad”.

Sin escatimar en detalles, desglosó los cuatro ejes temáticos de su propuesta programática y reveló, que al principio fue tentado por el Movimiento Sin Miedo (MSM), de Juan del Granado, y la diputada disidente del Movimiento Al Socialismo (MAS), Rebeca Delgado, de los “librepensantes”.

Para Vargas, la democracia y el país están en “terapia intensiva” por el “autoritarismo, la imposición y la dictadura del caudillismo”, propiciada por la administración del presidente Evo Morales.

Durante el  conversatorio desarrollado con la participación del  editor de la sección Nacional, Mauricio Quiroz; los periodistas Myriam Chávez, de La Razón-Digital, y Luis Mealla, del impreso, además de Martín Aquino, del periódico Extra, Vargas afirmó que hay “poco” que rescatar de la actual gestión gubernamental.

“Primero, vamos a recuperar  lo más delicado, lo más neurálgico que es la administración de la Justicia, es una necesidad colectiva de nuestra sociedad”, sostuvo. Según el postulante, actualmente los jueces y fiscales están al servicio del Gobierno. Prevé la institucionalización con independencia de los poderes democráticos.

“La selección y elección de los administradores de justicia debe ser por departamento, bajo el principio que reza la Constitución de que somos un país autonómico. Esas personas probas serán designadas tras un examen de competencia y para eso, si es necesario, hay que modificar la Constitución. Se precisa hacer ajustes para bien”, señaló el aspirante, quien asegura que rechazará cualquier posibilidad de una reelección indefinida del presidente del Estado.

Otro de los ejes que propone el PVB  es una economía social, comunitaria e integral y Vargas aseveró que el desafío, en este sentido, cambiar la matriz productiva.

En pocas palabras, emplear “energía limpia”: luz solar y energía eólica, que no contamina. Así surge la tercera propuesta, que es reconciliar al ser humano con la naturaleza y, por último, brindar salud y educación al alcance de toda la población.

Desde su infancia, Vargas trabajó junto a sus padres en la agricultura y ganadería, y a los 14 años decidió dejar el hogar en su comunidad natal El Paraíso, al norte del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS).

Llegó a Trinidad y luego a Santa Cruz, donde trabajó como garzón, cocinero y mozo. Como presidente de la Subcentral TIPNIS, lideró dos marchas (2011 y 2012) en defensa de ese territorio, cuando el Gobierno anunció la construcción de una carretera por medio de ese parque. El Ejecutivo descalificó la movilización y acusó a Vargas por tráfico de madera. El indígena negó su participación en el ilícito.

Ejes temáticos de la propuesta programática del Partido Verde

Recuperar la democracia  y la ética en la política

Para el PBV, “el autoritarismo, el caudillismo, el chantaje y la extorsión ha violentado las institucionalidad de las entidades públicas” por lo que propone recuperar el estado de derecho y la administración de la Justicia para lograr consolidar una democracia plena, para ello, se prevé modificar la Constitución.

Recomposición del hombre con la naturaleza

Para el PBV, el hombre está peleado con la naturaleza, porque ha abusado de ella que ahora se está cobrando la factura con el cambio climático. Propone evitar la deforestación de bosques con políticas de gestión ambiental, y dejar de vivir solo de hidrocarburos y minería, sino de energía limpia.

Economía social, comunitaria e integral

En respeto a la naturaleza, se plantea cambiar la matriz energética hidrocarburífera y mineral por la energía solar y eólica, además de explotar otras áreas como el turismo y ecoturismo, ‘industrias sin chimenea’ que generarán importantes recursos económicos para sectores sociales y empresariales.

Educación y salud para toda la población

En educación se prevé mayor inversión para que los bachilleres se tecnifiquen en niveles medios y superiores en áreas que demande la nueva estructura industrial y de desarrollo que propone el PVB. En salud, promete construir hospitales equipados con capacidad de atender las especialidades.

‘Primero hubo conversaciones con Juan del Granado’

— ¿Cómo se anima a dar el salto de la dirigencia indígena a la actividad político-electoral?

— Nace de la voluntad de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob) que se reunió entre el 7 y 9 de mayo de este año;  ahí se define mi participación por lo que me permití reunirme con diferentes partidos políticos que hablaran nuestro idioma: defensa de la vida, del medio ambiente, del territorio indígena y la biodiversidad en favor del país.

— ¿Con qué partidos se reunió?

— Primero fue con el MSM, con Juan del Granado, pero no pudimos llegar a ningún acuerdo porque el punto neurálgico, en el que no coincidimos fue el tema de la administración de la Justicia en Bolivia. Cuando le planteé una reforma profunda a este problema y meter el dedo en la llaga, Juan me dijo que eso (la Justicia) no debemos tocar, entonces vi que no íbamos a llegar a un acuerdo y me separé. Luego me reuní con Rebeca Delgado y me invitó a ser parte de los librepensantes, pero tampoco llegamos a nada; y a partir del 1 de junio nos reunimos con el Partido Verde.

— ¿Hubo alguna vez simpatía con el MAS?

— Nunca. No le creo a don Evo Morales desde 1992, porque ese año se estableció lo que se llamamos la línea roja (una frontera divisoria) en el TIPNIS para que no ingresen los colonizadores a plantar coca. En ese entonces, Evo Morales era dirigente de esa organización, entonces, y pese al acuerdo firmado no se respetó la línea divisoria y se metieron al parque. También, en 1996 acordamos hacer una marcha conjunta y llegar a La Paz para exigir al entonces presidente Gonzalo Sánchez de Lozada establecer una posición sobre la Ley de Reforma Agraria. Tampoco cumplió y rompió el acuerdo, por eso no le creo.

— No simpatiza con Evo Morales y ¿con el MAS?

— El MAS tampoco me simpatizó porque llevaban a un líder que no tenía palabra ni principios. Otra cosa es que el movimiento indígena sea parte de ese instrumento. Lastimosamente, su líder tiene una posición contradictoria a los principios constitucionales.

— ¿Qué hacemos con la coca que va al narcotráfico?

— Debemos dar una alternativa a los hermanos cocaleros para que frenen la producción destinada al narcotráfico. Hay que impulsar de nuevo el desarrollo y la producción alternativa, pero esta vez garantizando el mercado, minimizando los impactos ambientales e industrializando la producción para generar fuentes de empleo. La coca también debe ser tratada y convertirse en medicina.

Perfil

Nombre: Fernando Vargas Mosua

Nació: 02-04-1964

Cargo: Candidato a la presidencia por el Partido Verde

Dirigente indígena

Es indígena mojeño nacido en la comunidad El Paraíso, del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS). Acabó el bachillerato y su sueño es estudiar Derecho. Es padre de nueve hijos y fue uno de los líderes de las dos marchas contra la carretera por medio de ese parque.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia