Animal Electoral

24 días antes de jurar Siles Zuazo, las FFAA tenían otros planes

El 16 de septiembre de 1982, el Ejército abruptamente convoca al Congreso de 1980; el 5 de octubre el Parlamento elige a Siles y el 10 lo posesiona

Siles Zuazo y Paz Zamora saludan a sus seguidores desde el balcón del Palacio tras la posesión (Diario, 11 de octubre de 1982).

Siles Zuazo y Paz Zamora saludan a sus seguidores desde el balcón del Palacio tras la posesión (Diario, 11 de octubre de 1982). Hemeroteca-Ricardo Aguilar.

La Razón (Edición Impresa) / Ricardo Aguilar / La Paz

04:08 / 10 de octubre de 2014

El líder de la Unidad Democrática y Popular (UDP), Hernán Siles Zuazo, asume el poder el 10 de octubre de 1982 tras ser elegido por el Congreso proveniente de las elecciones de 1980. Sin embargo, el general Guido Vildoso que le precedió y las Fuerzas Armadas  no tenían una idea clara de cómo debía ser la transición democrática 24 días antes de esa posesión; es más, convocar al Congreso de 1980 ni siquiera era una opción.

Algo sucede entre el 21 de julio de 1982 y el 16 de septiembre que hace que el gobierno de Vildoso cambie sin aviso de planes respecto a cómo concebían la transición a la democracia.

El 16 de julio de 1982, el presidente Celso Torrelio llama a elecciones para abril de 1983; al día siguiente renuncia y el 21 asume Vildoso, quien sigue la misma línea: desechar la convocatoria del Congreso de 1980 (que podía elegir a un presidente) y llamar a comicios.

La propuesta de restituir ese Congreso proviene de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia y es hecha inicialmente durante Torrelio y reiterada con  Vildoso. El 23 de julio, las Fuerzas Armadas vuelven a desestimar esa posibilidad y ratifican los comicios bajo el argumento de que su “gobierno deberá cumplir con el mandato que hizo público al Alto Mando”, según dice el vicealmirante Óscar Pammo (Hoy). El mismo día, el Movimiento Nacionalista Revolucionario de Izquierda (MNRI) propone adelantar las elecciones...

El Gobierno sigue una hermenéutica al menos extraña, pues el primer paso que da es hacer que los delegados de los partidos políticos presenten sus credenciales ante una Corte Nacional Electoral (CNE) que no existía aún (Presencia, 2 de septiembre). En efecto, la CNE recién empezaría a funcionar dos días después.

Queda poco más de un mes para que Siles sea posesionado y esa posibilidad es más que remota. Lo creíble es que haya elecciones en abril o que sean adelantadas, pero que el Congreso del empantanamiento vuelva a funcionar... de eso no hay indicios. Los miembros de la nueva CNE se comprometen a “resguardar la pureza” de los comicios y ratifican la posición gubernamental de no convocar al Congreso de 1980: “la Corte Nacional no está facultada” para eso, se detalla. (Presencia, 9 de septiembre)

El viraje comienza el 11 de septiembre con dudas gubernamentales: “Las FFAA analizan la posibilidad de entregar el poder inmediatamente”, titula su portada Presencia el 12 de ese mes.

¿La razón de la dubitación respecto del plan inicial?: “el agravamiento de la situación económica y la proliferación de los problemas sociales y regionales”. El 14 de septiembre Presencia titula su portada: “Gobierno enfrenta una ola de huelgas sin precedentes” y el 16 la declinación de llamar a comicios es oficial: “Fuerzas Armadas decidieron convocar a Congreso de 1980”. La decisión fue de la Junta de Comandantes y no de Vildoso, a quien se comunicó la determinación.

Luego el traspaso sería vertiginoso: la entrega de credenciales a los parlamentarios el 21 de septiembre, la declaración de legalidad de los comicios de 1980 por la CNE el 23, la instalación de la sesión el 1 de octubre, la votación que gana el binomio Siles Zuazo-Paz Zamora el 5 de octubre y la posesión el 10 a las 15.00...

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia