Animal Electoral

‘La gente cree que los estudios de opinión son una predicción’

Tres expertos del área, que trabajan para la firma Ipsos, que se encargará de realizar los estudios electorales para La Razón y su red de medios, hablan de las encuestas.

Eric Escobar, Patricia Nuri y Carla de la Torre, en ese orden, en la entrevista con Animal Electoral de La Razón.

Eric Escobar, Patricia Nuri y Carla de la Torre, en ese orden, en la entrevista con Animal Electoral de La Razón. Pedro Laguna.

La Razón (Edición Impresa) / Rubén Ariñez / La Paz

00:03 / 28 de julio de 2014

En punto. Así se da inicio al encuentro. Ipsos Apoyo Opinión y Mercado se considera una de las mejores empresas de estudios de mercado y opinión de Bolivia; quizás esa puntualidad tenga mucho que ver en su prestigio, con presencia en 84 países del mundo.

La entrevista está pactada con el gerente nacional de la firma, Eric Escobar (EE), empero, se suman dos especialistas: Patricia Nuri (PN), analista de investigación, y Carla de la Torre (CT), analista senior de investigación. El objetivo: explicar el sentido de las encuestas, a poco menos de tres meses de las elecciones generales del 12 de octubre. Los resultados son producto de un “equipo”, remarca el jefe de Ipsos en diálogo con Animal Electoral.

— ¿Qué es Ipsos?

— Eric Escobar (EE). Es una empresa dedicada a todo tipo de estudios de posicionamiento de marca, tanto en marketing y otro tipo de asignaciones especiales, como relaciones públicas. En Bolivia estamos casi 17 años.

— ¿Qué tipo de trabajo realizan, en específico?

— EE. No es una cuestión estática; estamos en permanente desarrollo a nivel mundial. A los clientes tenemos que ofrecerles una diversidad en estudios que les permitan lograr sus objetivos, porque lo que nosotros ofrecemos no es un gasto, sino una inversión.

— ¿Por qué no un gasto?

— EE. Porque la información y los estados que arrojan nuestros estudios les permiten tomar decisiones acertadas para el futuro; por eso es una inversión.

— ¿Y en el ámbito electoral?

— EE. El estudio de opinión es para “ranckear” (posicionar) a los distintos candidatos o instituciones para ver quiénes te ofrecen más apoyo y quiénes no.

— ¿En cuántas elecciones participó Ipsos?

— EE. Participamos en varios comicios; no solo hemos estado en elecciones generales, sino en departamentales y referendos. Desde ese año hasta la época casi lo hemos cubierto todo...

— PN. Hemos sido los únicos que cubrimos por primera vez las elecciones judiciales. Era algo nuevo en todo el continente. Nuestra empresa fue la única que hizo el seguimiento en boca de urna y conteo rápido.

— ¿En qué basan su calificativo de ‘mejor empresa’?

— EE. La experiencia y la metodología son las bases fundamentales de esta empresa. Tenemos metodologías probadas a nivel internacional que nos hacen sumamente imparciales.

— ¿Imparciales?

— EE. Por ejemplo, en el estudio que va a salir ahora tenemos un error del 1,79%. El margen de error es bajísimo; entonces, eso es fundamental. Por eso nos contratan, porque muchos clientes que están en Bolivia también están en otros países. Entonces, ya saben cómo trabaja Ipsos; la confiabilidad ante todo.

— ¿Qué tipo de estándares validan su trabajo?

— EE. Manejamos normas internacionales, están en la Esomar (Sociedad Europea de Opinión e Investigación de Mercados). Por ejemplo, mantener el anonimato de las personas encuestadas.

— ¿Alguna norma ISO?

— CT. Hay certificaciones ISO para empresas de investigación de mercado, pero se está implementando recién en Argentina. En Bolivia aún no; así que estamos sujetos a las normas de Esomar. Es el ente regulador de todas las empresas de investigación.

— ¿Qué aspectos norma esta entidad internacional?

— CT. Se abocan a varios aspectos. Por ejemplo, cómo se debe capacitar a la gente, cómo se diseña una encuesta o una muestra, cuál es el proceso para elaborar una muestra, cuántos casos y en qué áreas; cuánto en la rural, cuánto en la urbana; en el caso de estudios de opinión pública, por ejemplo.

— ¿En Bolivia hay una entidad que fiscalice este trabajo?

— CT. En realidad, no hay una entidad, pero...

— EE. Las normas de Esomar; no son muchas, pero son básicas. Tienen que ver con el respeto a la individualidad e intimidad de las personas, y a la libre exposición dentro de una encuesta para que no se vulneren sus derechos. Acá no hay, y creo que en ningún país, un ente regulador de empresas encuestadoras.

— CT. En los casos de elecciones sí está mucho más normado, porque nos regimos en la Ley 026 de Régimen Electoral. Esta ley tiene todo un apartado sobre definición de estudios en materia electoral. Tenemos que inscribirnos y acreditar experiencia; debemos acatar las reglas del calendario, de la reglamentación de encuestas, etc.

— ¿Qué se controla?

— PN. Se especifican las fichas técnicas, por ejemplo. Dónde se ha hecho la encuesta, cómo se ha hecho, a quiénes. No se trata solo de votar el dato: “la gente piensa votar por tal” y punto. Hay que decir en qué fecha se ha trabajado, etc. Es un modo de fiscalizar las encuestas, ver la veracidad del trabajo tanto para nosotros como para los medios que lo difunden.

— EE. De alguna forma, se estandariza una investigación para que todas las empresas que hacemos esto tengamos las mismas reglas del juego, es decir, las normas.

— ¿Qué se entiende por intención de voto?

— CT. Es una fotografía del momento. Consultamos a la gente si conoce a los candidatos, qué percepción tiene de ellos; se les pone en la situación de: “si hoy fueran las elecciones”, “si mañana fueran las elecciones”, “si el domingo fueran las elecciones”... ¿por quién votaría usted?

— EE. Es algo flash, es algo rápido, concreto y conciso. Así tiene que ser concebida una intención de voto. Eso no quiere decir que se va a replicar en la segunda o en la tercera ola. Es básicamente del momento. Puede que se confirme en las elecciones, como puede que no. Por eso hemos decidido hacer tres olas (para La Razón).

— ¿Olas, como las del mar?

— EE. No. Una ola es una medición. Desde que diseñamos el cuestionario y lo aplicamos hasta que sacamos los datos.

— ¿Qué pasos tiene un estudio de intención de voto?

— PN. No puede haber estudio sin cliente. Éste se acerca con una inquietud y nosotros le planteamos soluciones. Lo que Ipsos planteó para este caso fue un multicliente. Tenemos un número limitado de preguntas; es un cuestionario bastante reducido.

— ¿Qué prosigue?

— PN. Trabajamos con muestristas a nivel internacional.

— Muestristas...

— PN. Es la persona que define la muestra, que es una representación del universo, a quienes queremos llegar con la intención de voto.

— ¿Universo?

— PN. Somos todos los votantes, de 18 a más años habilitados para votar en la elecciones. No podemos llegar a todos; entonces, lo que hace la muestrista —respetando la distribución de población por departamentos, municipios y secciones electorales— es sacar un pequeño trocito de cada uno. Éste es el representativo de ese conglomerado.

— ¿Qué garantiza que esa muestra sea representativa?

— CT. Lo garantiza la distribución por población, por género, por edad, por nivel socioeconómico o por ciudad. Tiene que estar equilibrado en proporción a cómo está distribuida la población real.

— ¿Qué prosigue?

— PN. Una vez que tenemos la muestra, nuestro trabajo es tan específico que vemos incluso la accesibilidad a las localidades. A veces no se puede llegar por el tiempo, el estado de las carreteras, etc. 

— ¿Se cubre el área rural?

— PN. Nuestras muestras tienen un componente rural, pero hay lugares dispersos a los que no llegamos porque es muy complicado, pero tomamos áreas que representen esa dispersión; eso es lo que garantiza la muestra.

— CT. Una vez elaborada la encuesta, la gente sale a campo, se revisa que haya funcionado bien. Paralelamente, hay un trabajo de supervisión para verificar si el encuestador aplicó adecuadamente la encuesta. Al mismo tiempo, se hace el trabajo de revisión crítica.

— ¿Y qué tipo de revisión es?

— CT. Se revisa que los datos sean coherentes, que no falten respuestas en el cuestionario y otros detalles. Las encuestas que están bien revisadas pasan al área de digitación, donde se elabora una máscara de ingreso que aparece en las computadoras, con un diseño similar a la encuesta. No se meten datos en Excel.

— ¿Qué resulta de ese proceso?

— CT. Se estructura la base de datos donde ya tenemos todas las respuestas para procesarlas.

— ¿Cómo se hace?

— CT. Le pedimos al procesador que saque una tabla donde se muestre, por ejemplo, por quién piensa votar la gente, pero que esté segmentada por género. Por quién votarán los hombres y por quién las mujeres. Nosotros definimos cómo tienen que sacar las tablas de resultados.

— ¿Cuánta veracidad tienen estos resultados?

— EE. El margen de error es 1,79% de...

— Es un término técnico, ¿cómo se le explica a la gente?

— CT. Es muy complicado medir eso, sobre todo en opinión pública. En elecciones podemos compararlo con el resultado oficial. Nosotros confiamos en nuestros procesos, en la muestra y en lo que nos respondió la gente. Pero sí, las encuestas pueden generar un cambio en la opinión pública.

— EE. Es un cálculo probable.

— CT. Y, claro, un dato puede generar un impacto. “El 70% de la gente piensa que los precios de la canasta familiar están altos”. Eso influye en la percepción; la gente piensa que subieron los precios.

— ¿Podrían subir o bajar a un candidato en las elecciones?

— CT. Es muy relativo. Afecta porque hay gente que no ha decidido su voto y se inclina por el que está ganando, o para contrarrestar la subida del mismo vota por su adversario.

— ¿Cómo se explican los estudios de intención de voto de 2006 y 2009 cuando se calificó a éstos como un “fracaso”?

— CT. Justo porque la gente cree que estos estudios son una predicción. Fueron una fotografía de la tendencia del momento. Por supuesto, puede cambiar. Ha pasado recientemente en Panamá, en Perú, en Estados Unidos. 

— ¿Por qué sucede?

— CT. Es un proceso dinámico, que el dato de ahora puede cambiar la próxima semana. Por supuesto, hay variaciones. Creo que “fracaso” es una palabra muy dura...

— EE. Claro, y es el mal concepto que tiene la gente. Puede estar con un partido en un proceso de enamoramiento, pero llegado el momento de votar, al final hay un cambio. Cuando uno está dentro de un cuarto oscuro ahí toma finalmente la decisión. No creemos que haya sido un fracaso. Reitero, es una fotografía especial y precisa, tres meses antes de las elecciones de las elecciones de octubre.

Encuestas

Razón: Ipsos Apoyo Opinión y Mercado

Rubro: Estudios de opinión

Experiencia: 17 años

Ipsos es una empresa global de investigación de mercados, es la tercera en tamaño entre las empresas globales de investigación. Realiza investigación cualitativa y cuantitativa. Realizó más de 1.300 estudios para al menos 300 clientes.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia