Nacional

En celdas policiales torturaron a 58 detenidos en cuatro años, dice el ITEI

Estudio. El instituto que investiga el tema señala que se aplicaron 4 tipos de abusos

Operativo. Policías conducen a un detenido a celdas policiales en La Paz.

Operativo. Policías conducen a un detenido a celdas policiales en La Paz. Foto: Archivo Fernando Cartagena

La Razón / Luis Mealla / La Paz

05:40 / 23 de abril de 2012

El Instituto de Terapia e Investigación sobre Secuelas de la Tortura y Violencia de Estado (ITEI) detectó y certificó 58 casos de tortura a detenidos en celdas policiales de La Paz y El Alto, con cuatro tipos de hostigamiento. La Policía niega las aseveraciones.

El estudio fue realizado entre los años 2008 y 2011. El mismo da cuenta de que, de todos los casos, el 82% de las agresiones tiene como autores a policías, mientras que el resto corresponde a administradores de justicia y a otros detenidos en recintos policiales.

Según el informe, en el 71% de los casos el maltrato surge durante la aprehensión, mientras se efectúa la investigación policial.

“De la FELCC (Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen) de La Paz y El Alto, las personas llegan a los centros penitenciarios totalmente golpeadas porque en esas oficinas las hacen ‘cantar’, es decir, les sacan información cuando las implican en hechos delincuenciales”, explicó Marcelo Flores, médico forense del ITEI.

Al respecto, el coronel Jorge Toro, director Nacional de la FELCC, negó que estas prácticas (por lo menos en su gestión) aún estén vigentes y argumentó que, desde la puesta en marcha del Código de Procedimiento Penal, hay instancias como Derechos Humanos y el Defensor del Pueblo que intervienen para evitar éstas y otras irregularidades.

“A la fecha, no conozco torturas. Evidentemente, existen algunas denuncias de que posiblemente policías hacían esos vejámenes a los arrestados, pero en la gestión que me encuentro no hemos tenido quejas ni denuncias”, aseguró el jefe policial.

Toro se remitió a la Ley 101, de Régimen Disciplinario de la Policía que prohíbe realizar torturas o presiones psicológicas.

Sin embargo, el forense Flores, aseguró que esas prácticas continúan y que esta instancia está en plena elaboración de estadísticas actuales sobre denuncias referidas al tema. Recordó el caso de David Olorio, detenido en 2010 por robo agravado y torturado en una celda de la FELCC, de El Alto, en donde luego apareció muerto.

Asimismo, el representante del Defensor del Pueblo en La Paz, Álvaro Flores, está seguro que hay otros casos similares que no son denunciados en esa institución.

“A veces, la denuncia no es remitida porque las víctimas se preocupan más del proceso en sí, pero cuando llega el caso, la Defensoría investiga la vulneración de los derechos humanos y manda requerimientos a la Policía para verificar la denuncia”, dijo Flores.

En tanto, el ITEI identificó cuatro tipos de tortura a la que son sometidas las personas implicadas en un caso policial.

“Existen la tortura física, psicológica, biológica y la sexual. En muchos casos, las víctimas sufren los cuatro tipos de tortura al mismo tiempo. En otros, las personas son golpeadas o sólo padecen agresiones sexuales”, afirmó el forense.

Un ejemplo de agresiones físicas es el caso de David Olorio; quien fue golpeado, maniatado y asfixiado hasta causarle la muerte.

La tortura psicológica consiste en insultos, amenazas, intimidaciones o chantajes. “Muchas veces, los policías amenazan con que violarán a las mujeres o harán desaparecer a algún familiar del detenido”, explicó Flores, del ITEI.

Este hecho se reflejó en el caso de José Antonio Cantoral, ciudadano peruano, quien en 2011 fue acusado por terrorismo y sometido a una serie de vejámenes y represalias por parte de los policías.

En el hostigamiento biológico, los uniformados no tocan el cuerpo, sin embargo, el arrestado no puede usar los servicios higiénicos ni puede alimentarse.

Este caso fue evidente en la detención del subteniente Jorge Castro, implicado en la muerte de su camarada, Gróver Poma; familiares del acusado denunciaron que éste fue incomunicado y no recibió alimentación por muchas horas.

La tortura sexual consiste en toqueteos,  amenazas de violación y vejámenes sexuales. El ITEI atendió al menos tres casos en estos cuatro años. Por ejemplo, en 2008, una mujer que fue trasladada del penal de Obrajes a Achacachi, donde radicó su juicio, en el trayecto fue violada por uniformados en un vehículo policial.

Marcelo Flores manifestó que cada caso se documenta con protocolos internacionales.

Hay más mujeres vejadas

DatoDe acuerdo con el  informe del ITEI, entre 2008 y 2010 se registraron en total 38 casos, de los cuales 24 eran mujeres y 14 varones. En la mayoría, las víctimas tienen entre 18 y 35 años.

TipoSegún el estudio, el tipo de tortura que predomina es la física, con el 63% de incidencia; le sigue la psicológica, con el 21%; sexual, 13%, y la biológica con el 3% de los casos. La Policía ejerce el 82% de la tortura y el administrador de justicia el 8%. El restante 10% es protagonizado por otros reos.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia