Demanda Marítima

Bolivia ve que Chile ‘confunde y desnaturaliza’ demanda marítima

La Paz respondió con otro documento a la ofensiva mediática chilena. El Gobierno boliviano enfatiza que el Tratado de 1904 es vulnerado constantemente por Chile

Autoridad. El canciller David Choquehuanca muestra un texto chileno ayer en conferencia de prensa.

Autoridad. El canciller David Choquehuanca muestra un texto chileno ayer en conferencia de prensa. Wara Vargas.

La Razón (Edición Impresa) / Rubén Ariñez / La Paz

05:03 / 10 de julio de 2014

Bolivia advirtió que Chile “confunde y desnaturaliza” la demanda marítima que interpuso en su contra, en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con la divulgación del documento Chile y la aspiración marítima boliviana. Mito y realidad que elaboró Santiago. 

“Debemos responder los argumentos sostenidos por el Gobierno de Chile quien (sic) busca confundir con este texto a la opinión pública internacional, además trata de desnaturalizar el objeto de nuestra demanda”, afirmó ayer el canciller David Choquehuanca en una conferencia de prensa

Al inicio, la autoridad explicó el contenido del Libro del Mar, texto que se distribuyó a más de 100 jefes de Estado en la cumbre del G77+China y que reseña los antecedentes históricos del litoral boliviano, que además hace referencia a los principales compromisos asumidos por Chile y explica los perjuicios económicos derivados del Tratado de 1904, entre otros.

Ofensiva. A este escrito respondió la Cancillería chilena con el documento de diez páginas que distribuye el Gobierno de La Moneda. En él se expone que Bolivia tiene acceso al mar desde la rúbrica del Tratado de 1904 que estableció fronteras “definitivas” entre los dos países. Además, señala que Bolivia busca, con la demanda, desconocer este pacto.

El canciller Choquehuanca refutó esos argumentos a través del compendio Chile y la demanda marítima boliviana; una realidad sin mitos, que explica entre otros aspectos que Chile incumple —con flagrancia— el Tratado de 1904. Asimismo, reseña las “pobres facilidades —que tiene Bolivia en los puertos chilenos— que sirven solo como paliativos; sin comparación en lo absoluto con un acceso libre y soberano al mar”, enfatizó Choquehuanca.

La autoridad además afirmó que —a diferencia de lo que sostuvo la presidenta Michelle Bachelet, cuando aseguró que a su país le significa un alto costo el viabilizar el “libre tránsito” estipulado en 1904 y corroborado en la Convención sobre el tránsito, del 16 de agosto de 1937— al país le representan grandes pérdidas por los perjuicios causados por Chile.

Entre ellos, una serie de paros de funcionarios portuarios, exigencias de documentación, restricción del ingreso de vehículos al país vecino, que causaron “daños” al comercio exterior y las importaciones.

Unilateral. “¿Dónde está ese libre tránsito? Estas medidas son confiscatorias de los derechos bolivianos y provocan millonarias pérdidas. En ninguna parte del acuerdo de 1904 dice que se debe implementar de manera unilateral. Ni siquiera nos consultan”, lamentó Choquehuanca.

En abril de 2013, La Paz presentó en la CIJ una demanda con el propósito de que Chile abra una negociación formal para que el país retorne al Pacífico. No obstante, la demanda internacional boliviana no está vinculada con el Tratado de 1904, porque busca un diálogo de “buena fe” sobre el centenario reclamo de volver a ser un país con costa, una cualidad que perdió tras la invasión de Chile en 1879 y posterior Guerra del Pacífico. Santiago insiste en que el legajo toca el tratado en cuestión.

El excanciller boliviano Javier Murillo enfatizó que los argumentos “son sólidos”. La noche del lunes, la presidenta Bachelet anunció la determinación de su país de presentar la excepción de competencia de la Corte radicada en La Haya. Esta medida fue criticada por políticos bolivianos, que indicaron que Chile solo busca dilatar el proceso instaurado en La Haya.

Realidad sin mitos

-Bolivia ha solicitado a la Corte Internacional de Justicia que, sobre la base de los compromisos unilaterales contraídos con Bolivia antes y después del Tratado de 1904, Chile negocie de buena fe una solución traducida en un acceso soberano al mar.

-La demanda boliviana no tiene ninguna relación con el Tratado de 1904.

-Chile usurpó 120.000 km2 de territorio y 400 km lineales de costa con los que Bolivia había nacido como República en 1825.

-Existen violaciones flagrantes por parte de Chile al Tratado a lo largo de la historia.

-Hay autonomía aduanera limitada de Bolivia en los puertos de Arica y Antofagasta.

-El Ferrocarril Arica-La Paz se encuentra suspendido desde 1997 para pasajeros y desde 2001 para el transporte de carga debido a problemas en una sección chilena.

-Chile le hizo a Bolivia, después del Tratado, siete ofertas concretas de devolverle soberanía sobreel océano Pacífico.

-La mayor riqueza económica de Chile, el cobre, está situada exactamente en el desierto de Atacama, que hasta 1879 era propiedad de Bolivia.

Pedido de incompetencia tiene detractores

El anuncio de la presidenta chilena Michelle Bachelet, en sentido de que su país recurrirá a presentar “objeciones preliminares” a la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), instancia en la que Bolivia planteó una demanda con el fin de que Santiago negocie de “buena fe” una salida soberana al Pacífico, tiene detractores dentro del ámbito ciudadano.

“Me parece que es un error político, no solo por el impacto que puede tener en las relaciones bilaterales con Bolivia, que no son de las mejores por cierto. Pero además es riesgosa en término si efectivamente la Corte Internacional de Justicia va a considerar que es incompetente en los planteamientos que ha presentado Bolivia”, señaló el historiador chileno Máximo Quitral.

Una vez conocida la decisión del gobierno de Bachelet, la gran mayoría de la clase política conservadora del país trasandino validó la posición que asume Santiago frente a la demanda marítima.

Empero, Tomás René Hirsch, líder del Partido Humanista de Chile, enfatizó que la presidenta Bachelet cometió “un grave error” al negarle la competencia al tribunal. “Impugnarlo puede llevar a un éxito de corto plazo “y salirme con la mía”, pero con esa acción no hemos resuelto nada y postergamos un problema que se nos vendrá encima en el futuro cercano o lejano y que se nos puede volver en contra cuando cambie la relación de fuerzas”, señaló Hirsch en un artículo publicado por RadioUChile, que comparte con el escritor chileno Darío Ergas.

Aunque aún La Moneda no definió la fecha para presentar el recurso legal ante la CIJ, tiene hasta el 15 para efectivizarlo. Desde La Paz, el equipo jurídico boliviano analiza los procedimientos que asumirá, puesto que previeron la decisión chilena.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia