Demanda Marítima

Bolivia rechaza la impugnación de Chile que dilata la demanda

Juicio. Políticos y analistas bolivianos reafirman la solidez del argumento boliviano

Respuesta. Morales habló sobre la decisión de Chile en Sucre.

Respuesta. Morales habló sobre la decisión de Chile en Sucre. EFE.

La Razón (Edición Impresa) / Luis Mealla / La Paz

04:45 / 09 de julio de 2014

Bolivia rechazó el recurso que anunció Chile para impugnar la competencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) relativa a la demanda judicial que presentó el país el 24 de abril de 2013. Para analistas y políticos, el proceso en La Haya se dilatará.

“Quiero manifestar con firmeza que Bolivia rechaza la pretensión del Gobierno de Chile de desconocer la competencia de la Corte para resolver esta causa”, afirmó el presidente Evo Morales, en Sucre, horas después de que su par chilena, Michelle Bachelet, anunciara la noche del lunes la determinación de su país de presentar la excepción de competencia.  Además, el Mandatario advirtió contradicciones en el Gobierno trasandino que siempre se proclamó como un país respetuoso del derecho y de los tratados.

“Pero simultáneamente rechaza la competencia del principal órgano de administración de justicia en materia internacional para resolver las diferencias (...) entre Estados”, agregó Morales. Horas después, el canciller chileno, Heraldo Muñoz, replicó: “Resultan sorprendentes las declaraciones, pero estamos acostumbrados a escucharlas. Esas declaraciones no merecen respuestas”.

Con todo, la determinación fue criticada por políticos bolivianos, que indicaron que Chile solo busca dilatar el proceso, aunque coincidieron con el excanciller boliviano Javier Murillo en que los argumentos presentados por el país son sólidos y consistentes.

“Está claro que este intento de negar la competencia de esa corte niega la resolución pacífica de controversias entre Estados; esto le da un tiempo de oxígeno a Chile para proseguir con la discusión de la demanda”, sostuvo el senador oficialista René Martínez.

En tanto, el presidente de la Cámara de Diputados, Marcelo Elío, dijo que Chile busca escapar de una demanda dilatándola y evita responder el juicio con argumentos. “El derecho internacional nos asiste (...), nuestra demanda es contundente y se han analizado todas las opciones, y ésta es la mejor. Debemos estar tranquilos porque la historia y la verdad están de nuestro lado”, manifestó el legislador orureño.

En 2013 se instauró la demanda ante la CIJ y el 15 de abril de este año Bolivia presentó la memoria que sustenta el proceso que busca sentar a Santiago en la mesa de diálogo para lograr una salida soberana al Pacífico.

Según el cronograma de la CIJ, Santiago puede presentar hasta el 15 de julio las “objeciones preliminares” para impugnar la competencia de ese tribunal y evitar que conozca el caso. De no hacerlo, Chile debe presentar su contramemoria ante la CIJ hasta el 18 de febrero del próximo año, empero, este plazo desde ahora queda sin efecto.

En criterio de Muñoz, el proceso se “suspende” y comienza una suerte de “minijuicio” que duraría cerca de un año y medio. Empero, el excanciller Murillo expresó que si bien la CIJ no tiene términos definidos para pronunciarse sobre el recurso legal, “hablar de un proceso que dure más de un año es exagerado”.

El lunes, Bachelet argumentó que apelará a este incidente legal en virtud de que ambos países establecieron sus límites definitivos en el Tratado de Paz y Amistad de 1904, en el marco de relaciones de vecindad pacífica y “respeto al derecho internacional”.

No obstante, Morales insistió en que la demanda no “toca” ningún tratado, sino, busca un diálogo con resultados para que esa administración acepte hablar de solucionar el enclaustramiento en el que quedó Bolivia desde la Guerra del Pacífico (1879).

El expresidente Carlos Mesa (2003-2005), encargado de difundir la demanda —a través de Twitter—, minimizó la impugnación. “La excepción de incompetencia presentada por Chile no nos preocupa. La argumentación de Bolivia es sólida”, escribió.

Por su parte, el diputado chileno Jorge Tarud, miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores de esa cámara, afirmó que la “ofuscación” de Morales era previsible, porque no esperaba esa decisión. “Sabe que su demanda no tiene ningún argumento”.

Marco Enríquez Ominami, excandidato presidencial chileno y líder del Partido Progresista —quien apoyó antes la demanda boliviana—, declaró a La Razón que siempre estuvo en desacuerdo con el juicio. “Pero en esta instancia, nuestra expectativa es que Chile defienda sus derechos y en esto seguimos la decisión de Estado que ha tomado Chile. Se debe avanzar con intensidad en integración, diálogo y consulta”.

El procedimiento

Estatutos de la CIJ

Según el artículo 53 de los estatutos de la CIJ, “antes de dictar su decisión, la Corte deberá asegurarse no solo de que tiene competencia conforme a las disposiciones de los artículos 36 y 37, sino también de que la demanda está bien fundada en cuanto a los  hechos y al derecho”.

La impugnación

El texto agrega que “si una parte objeta la jurisdicción de la Corte Internacional respecto de una controversia o su admisibilidad, la Corte decide el asunto en un fallo preliminar”.

El procedimiento

Recibido el recurso planteado por Chile, la CIJ suspende el procedimiento de fondo y se notifica a Bolivia sobre el trámite, lo que abre nuevos plazos para que se sustancie y se defina la impugnación de Chile.

La labor boliviana

Durante ese tiempo, el tribunal establecerá una fecha para que Bolivia dé una respuesta  a la excepción chilena con argumen-tos de “hecho y derecho”, además de descargos y pruebas.

Invitación y fallo

Si considera prudente, —luego— la CIJ invitará a  las partes a debatir todos los puntos comprendidos en el incidente, para después emitir el fallo, que no tiene un plazo.

Karen Longaric: Ahora, Bolivia tiene que responder el incidente

Si la Corte acepta la impugnación, la demanda boliviana queda sin efecto; caso contrario, continúa con el caso de fondo que es el proceso instaurado en 2013 y que luego fue sustanciado con la memoria. Es entonces cuando se fijará un nuevo plazo para que Chile presente su contramemoria. Ahora, el proceso queda en suspenso y la Corte se dedica a analizar el recurso planteado por Chile y las objeciones que Bolivia pueda presentar a esa excepción.

Cronológicamente, los plazos que tiene la Corte para resolver esos incidentes no son rigurosos, pueden ser años; depende de los recursos que puedan presentarse durante ese proceso de análisis.

Cuando Bolivia conozca las excepciones de Chile, podrá responderlas u objetarlas, acompañando observaciones y documentos de apoyo, además de citar medios de prueba, ratificándose plenamente en la demanda que se presentó el año pasado.

Por tanto, Bolivia no puede ser un expectante en esa parte del procedimiento, tiene que responder el recurso interpuesto por el país vecino en el tiempo que la Corte le indique. En este caso, se estará respondiendo a las excepciones preliminares que presentó Chile que buscan la incompetencia de ese tribunal internacional, porque se deduce que Chile cuestionaría  los temas referidos al Tratado de 1904, respecto a los límites territoriales entre ambos países.

Definitivamente, en el momento que Bolivia presentó la demanda y la memoria, los abogados nacionales y extranjeros sabían que Chile iba a objetar esta demanda y usar el mecanismo de las excepciones, en consecuencia, ese equipo jurídico ya está preparado con fundamentos sólidos para una respuesta.

Karen Longaric es especialista en Derecho Internacional.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia