Demanda Marítima

Chile objeta competencia de la CIJ para evitar el proceso

Mar. Bolivia dice que Santiago tiene ‘inseguridad’ ante la demanda

Pleito. El Canciller informa sobre la demanda, en abril de 2013.

Pleito. El Canciller informa sobre la demanda, en abril de 2013. Pedro Laguna-Archivo.

La Razón (Edición Impresa) / Juan René Castellón / La Paz

02:19 / 08 de julio de 2014

El Gobierno de Chile decidió objetar la competencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) respecto a la demanda marítima de Bolivia y anunció que presentará las “objeciones preliminares” hasta el 15 de julio.

“He tomado la decisión de objetar la competencia de la Corte Internacional de La Haya, presentando para ello objeciones preliminares a la jurisdicción de dicha Corte, dentro de los plazos previstos para estos efectos, que vence el próximo 15 de julio”, dijo en cadena nacional en la parte principal de su alocución la presidenta chilena, Michelle Bachelet.

De esta manera, anoche se conoció de manera oficial una posición del Gobierno trasandino respecto al proceso marítimo iniciado por Bolivia el 24 de abril del pasado año. En esa ocasión, una delegación de juristas y autoridades nacionales llegó hasta la sede de la CIJ, en La Haya, Holanda, para entregar el petitorio jurídico.

“La presente demanda está referida a la disputa entre el Estado Plurinacional de Bolivia (“Bolivia”) y la República de Chile (“Chile”) sobre la obligación de Chile de negociar de buena fe y de manera efectiva con Bolivia a fin de llegar a un acuerdo que otorgue a Bolivia un acceso plenamente soberano al océano Pacífico”, señala de solicitud judicial. Chile arrebató a Bolivia 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de territorio en la denominada Guerra del Pacífico de 1879.

Los principales argumentos que expuso Bachelet en cuatro minutos, al anunciar la decisión de su gobierno de objetar la competencia de La Haya, hicieron alusión a la integridad territorial y al derecho internacional.

“Esta decisión se basa en los principios fundamentales que inspira la acción de política exterior de Chile, y que mi gobierno ha mantenido invariablemente. El primero de ellos es la defensa inclaudicable de nuestra integridad territorial y de los intereses nacionales, éstos coinciden plenamente con principios esenciales del derecho internacional y de las relaciones entre los Estados, incluyendo de manera principal la inviolabilidad de los tratados y la estabilidad de las fronteras”.

El 17 de mayo de este año, ante los anuncios del canciller chileno, Heraldo Muñoz, de una posible demanda de incompetencia de La Haya, el presidente Evo Morales declaró que de ese modo Chile podría quedarse al margen del derecho internacional.  

“Lamentamos que (...) se pretenda desconocer y observar la competencia de una Corte internacional en la cual se resuelven las controversias entre Estados de manera pacífica. Esta situación ubicaría a Chile al margen del marco que rige el derecho internacional”, enfatizó la autoridad. De acuerdo con el proceso planteado por Bolivia, la CIJ sí tiene competencia para ver este juicio debido a que tanto Chile como Bolivia son signatarios del Pacto de Bogotá.

“La jurisdicción de la Corte en este caso se funda en el Artículo XXXI del Tratado Americano sobre Arreglo Pacífico (Pacto de Bogotá) de 30 de abril de 1948, que señala lo siguiente: ‘las Altas Partes Contratantes declaran que reconocen respecto a cualquier otro Estado Americano como obligatoria ipso facto, sin necesidad de ningún convenio especial mientras esté vigente el presente Tratado, la jurisdicción de la expresada Corte en todas las controversias de orden jurídico que surjan entre ellas y que versen sobre: (...); d) La naturaleza o extensión de la reparación que ha de hacerse por el quebrantamiento de una obligación internacional”.

Exautoridades y expertos en derecho internacional reaccionaron en contra de la determinación de Chile. Dijeron que si bien ese país tiene derecho a impugnar, esto muestra su “inseguridad” ante un proceso que tiene sólidos argumentos. Coincidieron, sin embargo, en que este paso dilatará el proceso penal marítimo.

Excancilleres y expertos critican la decisión de Chile

Javier Murillo: ‘Chile da un paso en falso’

“Es una acción de inseguridad por parte de Chile sobre sus argumentos, para tratar de desvirtuar la fundamentación de la memoria que ha presentado Bolivia. Es un paso en falso que hacen, porque tratan de eludir los compromisos que asumieron con el país, por ejemplo en 1950 o 1975”.

Armando Loaiza: ‘Han decidido bajo presiones’

“Chile ha tomado la posición más dura con los grandes riesgos solo por objetar la competencia de la Corte, porque el tema de fondo se va a tocar después. De hecho se va a prolongar el juicio. Pero Chile, presionado por factores internos, no ha tenido otra salida que presentar esta objeción”. 

Karen Longaric: ‘La batalla no va a ser fácil’

“Creo que es parte de lo que ellos tenían programado hacer, porque en realidad la duda que tenían (Chile) era si presentaban la excepción ahora o la presentaban junto a su contramemoria en 2015. No podemos decir que la batalla judicial va a ser fácil, porque sería una falta de responsabilidad”. 

Franco Gamboa: ‘La decisión no es algo nueva’

“La Presidenta (Bachelet) ha enfatizado la no revisión del Tratado de 1904. Esto ha sido reivindicado desde la gestión de Sebastián Piñera, entonces era previsible, no es nada nuevo. Finalmente la Presidenta dice que es definitivo, lo que declara es la continuación de un terreno preparado”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia