Demanda Marítima

Chile reconoce las ofertas de mar, pero niega soberanía

Abogados internacionalistas respondieron a los argumentos de Bolivia, tras asegurar que las propuestas no generan obligaciones de cumplimiento

Info oferta Chile mar.

Info oferta Chile mar.

La Razón (Edición Impresa) / Mauricio Quiroz / La Paz

04:00 / 08 de mayo de 2015

Chile cerró ayer la presentación de sus alegatos ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ). El equipo jurídico del vecino país enarboló, una vez más, el Tratado de 1904, aunque admitió que ofreció un acceso marítimo a Bolivia; subió el tono —incluso con ironía— para asegurar que tales promesas no incluyeron concesiones soberanas.

En esta ocasión, el abogado inglés Samuel Wordwood inició la presentación de la réplica calificando la demanda de Bolivia como “un reclamo cuyo objeto fue artificialmente maquillado”, en alusión a la supuesta intención del país de “minar la santidad de los tratados”. Un extremo que ya fue negado el miércoles por el equipo jurídico del país.

NEGOCIACIONES. Wordwood reconoció, ante los magistrados de la CIJ, negociaciones con Bolivia respecto de una salida soberana al océano Pacífico. Registró así las conversaciones bilaterales de 1920, 1950 y 1975; citó las resoluciones de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre este diferendo, concomitantes con los argumentos expuestos por Bolivia.

“El mero hecho de que sí hubo intercambio en esas negociaciones no puede poner en tela de juicio la situación jurídica existente (en el Tratado de 1904)”, relativizó, no obstante, el juez inglés. Luego insistió en que ninguno de los documentos de esos procesos se constituyen en pactum contrahendo (obligaciones por lo pactado) en referencia a los argumentos bolivianos que precisamente reclaman a Chile cumplir con los compromisos que asumió a lo largo de la historia para resolver el conflicto arrastrado desde 1879, tras la invasión chilena y la posterior Guerra del Pacífico.

Wordwood negó que las negociaciones generen derechos como reclama Bolivia y reiteró que está vigente el Tratado de 1904, que estableció los límites fronterizos y otorgó facilidades a los bolivianos para acceder al mar. Bajo esa lógica, insistió en que el Pacto de Bogotá impide en su artículo sexto llevar a jurisdicción de la Corte asuntos ya resueltos —en este caso el Tratado de 1904— antes de 1948, cuando entró en vigencia este instrumento.

La audiencia de ayer duró una hora y media, la mitad del tiempo de la primera presentación efectuada el lunes, en el marco de los alegatos orales sobre la objeción de competencia planteada por Chile para que la CIJ no resuelva la demanda marítima planteada por Bolivia. El país le ha pedido a la Corte un fallo por el cual se obligue a Chile a negociar “de buena fe” un acceso soberano al mar sobre la base de los promesas establecidas por ese país.

Bolivia argumentó el miércoles su postura para que el alto tribunal internacional declare tuición sobre este caso y hoy se efectuará su segunda comparecencia en el Palacio de la Paz. Además de Wordwood, participaron en la presentación chilena los abogados Daniel Bethlehem (Inglaterra), el francés Pierre Marie Dupuy y el estadounidense Harold Koh. La exposición fue concluida por el agente de Chile ante la CIJ, Felipe Bulnes, quien se despidió de los magistrados de la Corte. 

Bolivia defendió ayer la competencia de la CIJ para tratar la causa marítima asegurando que la demanda contra Chile está asentada en el incumplimiento de los compromisos que ese país hizo para resolver el diferendo marítimo al margen del Tratado de 1904, lo que a su vez demuestra que ese documento bilateral no zanjó el conflicto. Aclaró que existen compromisos posteriores a 1948 que hizo Chile sobre el acceso boliviano al mar.

El jurista inglés, que abordó algunos tópicos sobre la cuestión de fondo de la demanda boliviana  —que se mantiene en reserva mientras se resuelva el incidente de incompetencia de Bolivia— recordó con insistencia que el Tratado de 1904 otorga a Bolivia acceso irrestricto a los puertos. “Cada día Chile cumple con sus obligaciones y estas obligaciones están resueltas”, remarcó en la línea de la campaña mediática que protagonizó Chile durante los meses previos a estas audiencias.

TRATADOS. Otra de las líneas discursivas que la Cancillería de Chile divulgó desde julio de 2014, cuando optó por impugnar la competencia de la CIJ, estuvo marcada por la advertencia sobre los supuestos riesgos de la demanda para la convivencia pacífica. Precisamente, este argumento fue desarrollado ayer por Koh. El jurista afirmó que no hay bases legales para declarar la jurisdicción de la Corte sobre la causa boliviana y de hacerlo —remarcó— “se corre el riesgo de que cualquier Estado de forma unilateral recurra a un tratado de límites. La teoría de Bolivia alentaría intentos unilaterales de volver a litigar la historia”, cuestionó.

En su despedida, Bulnes cerró su intervención pidiendo a los jueces de la CIJ declararse incompetentes para tratar el caso al que calificó de “artificial”, porque —en su criterio— se llevó una demanda “para atraer la jurisdicción de la Corte respecto a temas donde tal jurisdicción no existe”. Bolivia cerrará hoy —entre 09.00 y 10.30— la segunda ronda de alegatos. La CIJ se tomará unos cuatro meses para emitir un fallo sobre este recurso.

Argumentos de Chile

Pacto

Bolivia quiere modificar el Tratado de 1904 con la demanda planteada ante la CIJ. El acuerdo no está incluido en la demanda.

Ofertas

Chile ofreció a Bolivia acceso marítimo, pero sin soberanía. Ese país reconoce que hubo conversaciones en 1920, 1950 y 1975. Niega que existan compromisos de obligatorio cumplimiento.

Campaña

Los abogados recorrieron la ruta de la campaña mediática de Chile. Advirtieron que el caso afecta a los tratados

Muñoz fue excanciller varias horas en La Haya 

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, sorprendió el miércoles por la noche cuando pidió la renuncia de sus ministros, incluido el canciller Heraldo Muñoz, quien tuvo que esperar hasta que despunte el sol para volver al cargo. Poco antes de ser ratificado, Muñoz afirmó ayer, según radio Bio-Bio, que tuvo una “comunicación directa” con la Mandataria sobre esta decisión, pero evitó referirse al contenido. Una vez repuesto como Ministro de Relaciones Exteriores, agradeció luego por la confianza de Bachelet, quien, no obstante, se dio 72 horas para reformar su gabinete.

El Canciller chileno expresó este agradecimiento en la ciudad holandesa de La Haya, donde está junto con la delegación de su país que presentó los alegatos para justificar el pedido para que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) se declare incompetente sobre la demanda marítima de Bolivia.  Muñoz también le dijo a Bio-Bio que su principal preocupación estaba enmarcada en la defensa de los intereses de su país ante la demanda planteada por Bolivia.

El jefe de la diplomacia chilena no estuvo en La Haya, el miércoles, cuando se produjo la primera intervención de Bolivia ante la CIJ. Viajó al Vaticano, donde coordinó la visita del Papa a Chile para 2016. Muñoz habló con el secretario de Estado de la Santa Sede, Paul Richard Gallagher, sobre la demanda marítima. Chile quiere evitar que Francisco se refiera al mar cuando visite Bolivia.  

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia