Demanda Marítima

Muñoz dijo ‘nos vemos en La Haya’, pero no fue

Los votos disidentes en realidad abogaron por decidir al final del juicio

Santiago. La Presidenta de Chile y su gabinete siguieron el desarrollo de la audiencia de ayer.

Santiago. La Presidenta de Chile y su gabinete siguieron el desarrollo de la audiencia de ayer. EFE.

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Carrasco / La Haya

04:01 / 25 de septiembre de 2015

Hace pocas semanas, cuando Bolivia insinuó la posibilidad de un entendimiento directo con Chile, lejos del ámbito de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), el canciller de Chile, Heraldo Muñoz, en un desplante negó esa posibilidad y se pronunció tajantemente: “¡Nos vemos en La Haya!”. Ayer, el día de la lectura del fallo, el ministro chileno brilló por su ausencia.

Atrincherado en Santiago, Muñoz apenas pudo justificar la derrota legal de su país y, particularmente, de su gestión diplomática. Ayer, sus declaraciones a los medios fueron escuetas a diferencia de anteriores ocasiones cuando le tocó hablar sobre la demanda boliviana.

FALLO. El dictamen definitivo e inapelable de la Corte fue nítido, objetivo e imparcial. En él recogió las argumentaciones de las partes con claridad y, con impecable ruta de lógica legal, llegó a la conclusión de que la excepción preliminar planteada no era tan preliminar y que el juicio entablado por Bolivia contra Chile debería seguir su curso normal. Es más, la CIJ se declaró competente para conocer el caso y desestimó la petición chilena por 14 votos contra dos. En efecto, siendo 15 los magistrados, uno de ellos se excusó (Jaimes Richard Crawford de Australia) reduciendo a 14 más los dos jueces ad hoc que representan a las partes: Bolivia y Chile.

En puridad, se podría decir que fue una decisión unánime, si revisamos el voto razonado de los cuatro jueces que explicaron sus posiciones: Dos de ellos con voto afirmativo: Mohamed Bennouna (Marruecos) y Canado Trindade (Brasil), y dos que votaron negativamente: Giorgio Gaja (Italia) y Louise Arbour (Canadá, juez ad hoc). Estos últimos pensaron que era más ecuánime decidir la competencia de la CIJ a la conclusión del tratamiento de fondo de la demanda boliviana, pero de manera alguna ab initio restaron jurisdicción a la Corte para este caso.

RESULTADOS. En suma, el fallo es una victoria de la cabal interpretación de la jurisdicción de la Corte que el equipo chileno no supo apreciar al apostar por una objeción. Ha trascendido que esa infortunada estrategia jurídica fue impulsada por los jefes políticos chilenos por sobre el criterio de sus asesores legales, incluyendo al propio agente Felipe Bulnes.

Al asumir el riesgo, la presidenta Michelle Bachelet tuvo la saludable precaución de cobijarse bajo el manto de una “política de Estado”. Por ello, en la víspera del dictamen reunió a los expresidentes para que la acompañen. Vencida esa etapa procedimental, la Corte, en virtud del parágrafo 9 del artículo 79 de su Reglamento, fijará por los plazos para la continuación del juicio.

Se prevé que dentro de los próximos siete meses, Chile deberá presentar su contramemoria con las réplicas y duplicas dentro de la fase escrita y oral de rigor. El agente de Bolivia, Eduardo Rodríguez Veltzé, prevé que la nueva fase dure “año y medio más”.

Detalles del dictamen de la Corte

Votos

El recurso chileno de incompetencia, planteado por Chile, fue rechazado por 14 frente a dos disidentes.

Al final

La jueza ad hoc Luise Arbour (Canadá), representante de Chile, y el magistrado italiano Giorgio Gaja no avalaron los argumentos de Santiago y consideraron “más ecuánime” que la CIJ decida una vez que conozca el fondo.

Proceso

La Corte debe fijar una nueva fecha para presentar su contramemoria. Se abrirá el periodo de réplicas y dúplicas escritas y orales. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia